viernes, 10 de febrero de 2017

La Gran Estafa de la Refinería



De acuerdo a los expertos de petróleo y dos publicaciones de la industria de petróleos el costo actual por una refinería es de $12,000 por cada barril de petróleo por día. Eso significa que una refinería de 300,000 bpd como demanda Correa tendría un costo de solamente $3,600 millones a precios actuales. Eso es el precio de una refinería totalmente nueva.

Pero se hace necesario estudiar en comparación a otra inversión y para ello se puede comparar las tres refinerías de propiedad de Citgo en Estados Unidos. Las tres refinerías con capacidad para procesar 750,000 barriles diario de petróleo, además de contar con 48 instalaciones de almacenamiento, tres oleoductos y participaciones en otros tres oleoductos. Sin contar que también como parte de sus activos cuenta con la marca posicionada y con contratos de compra de sobre 6,000 estaciones de servicio de gasolineras a lo largo de todos los Estados Unidos.

Según Standard & Poor’s, las condiciones económicas de Venezuela dueña de las refinerías, combinado con las condiciones de las refinerías deben demandar un valor de no más de $3,000 millones. Esto significa que por solamente esa cantidad Ecuador podría literalmente comprar tres refinerías, gasolineras, oleoductos por ¼ del valor que pide Correa para una refinería con menos del 35% de producción de estas refinerías. ¿Tiene algún sentido para usted?

Según Juan Fernández, un ex director ejecutivo de planificación de PDVSA, Citgo como negocio podría tener un valor entre los $7,000 millones y los $8,000 millones, menos los pasivos que podría tener. Combinando con los valores estimados del informe de Standard & Poor’s, las deudas de Citgo suman unos $2,300 millones, lo que recortaría el valor de la operación a entre $4,700 y $5,700 millones.

Por supuesto Nicolás Maduro demanda y espera recibir entre $10,000 y $15,000 millones. Parte de la estrategia es que pretendían venderle una sola de ellas a Ecuador por los $13,000 millones, pues eso es lo que perseguía Chávez cuando firmó el acuerdo con Rafael Correa.

Pero expertos coinciden en que el precio de la empresa con sede en Houston no debe ser más que entre los $5,000 y $6,000 millones, aunque este valor es solamente si la venta incluye la entrega y suministro a largo plazo de Petróleos de Venezuela (PDVSA) de seguir proporcionándole crudo a sus refinerías.


“Los $10,000 millones que ellos esperaban de Citgo son muy optimistas”, afirmó Jorge Piñón, director del Centro de Política de Energía y Medio Ambiente de la Universidad de Texas en Austin.
“Expertos de varias compañías en Houston es que el precio de mercado es entre $3,000 y $5,000 millones”, No obstante, las autoridades venezolanas han dejado entrever que ellos tienen en mente un rango de precio que es tres veces mayor. La única razón es porque han estado esperando engatusarle a Rafael Correa que una sola refinería cuesta $13,000 millones.

Por supuesto que parte de la crisis económica de Venezuela es debido a la escasez de dólares que ha conducido a la aguda crisis de inflacionaria y de desabastecimiento de productos que aflige a los venezolanos. No cabe duda que los miles de millones que generaría la venta podrían ayudar al gobierno de Maduro mantenerse en el poder.  Algo que sin duda ahora los gobiernos de Trump no desean. Piñón explicó que en las últimas cinco ventas de refinerías realizadas en Estados Unidos, las instalaciones han sido vendidos a cerca de un 30 por ciento del precio de reponer la misma capacidad de refino con equipos nuevos.

En pocas palabras una refinería totalmente nueva de 750,000 bpd debería costar alrededor de $9,000 millones de dólares.

A todo esto, las ambiciones de otras compañías, presiones del gobierno y el colapso financiero de Venezuela hace creer a algunos expertos que Venezuela podrá obtener solamente $2,700 millones por las tres refinerías que Citgo posee. De acuerdo a cifras de calificación de riesgo Standard & Poor’s sobre la empresa. Sin olvidar que esos valores serían válidos siempre y cuando PDVSA se comprometiera a seguir suministrando las refinerías estadounidenses con crudo, al menos en un corto plazo.


lunes, 6 de febrero de 2017

Se debe Investigar a Gabriela Rivadeneira



La mayoría de gente conoce ahora de las revelaciones hechas en los Panama Papers (Marzo/ 2016), pero dicha información partió de mi investigación ocho meses antes, cuando presenté una solicitud al departamento de estado, a la misma Reserva Federal y a otros organismos, aquí el artículo que escribí en junio del 2015. http://cambiorealamerica.blogspot.com/2015/06/socialismo-xxi-usando-trucos-de.html

Ese artículo, en realidad fue basado en la carta que envié al departamento de estado e inclusive a la casa blanca. No cabe duda alguna, que se me escuchó, se investigó y eventualmente se produjo los Panama Papers. Pero dicha información resultó en 24 investigaciones por supuestos actos de corrupción en el interior de Petroecuador. Debería haber mucho más, pero el gobierno ecuatoriano ha hecho todo lo posible para no investigar la enorme corrupción. La razón es porque envuelve a los más altos personajes de la política, al fiscal Galo Chiriboga que siendo ingeniero no tiene nada que hacer en la fiscalía, porque fue quien estuvo a cargo de Petroecuador, luego del ministerio de Hidrocarburos cuando Petrobras y Odebrecht robaron cantidad de dinero al país.

Ahora expongo ante la prensa; tres enormes casos de corrupción y solicito se investigue por la gravedad del asunto. Es precisamente las investigaciones que se han hecho en contra de Álex Bravo y Carlos Pareja Yanuzzelli las cuales demuestran que los implicados han involucrado a familiares y amistades íntimas para evitar ser detectados, sabiendo que ellos tendrían que prestar declaraciones o se podría investigar sus bienes patrimoniales. Eso me llevó a la conclusión que debía averiguar con ciertas amistades de gente del gobierno para saber que está pasando en Imbabura.

En parte es muy triste, que la gente no se da cuenta que los 11,5 millones de archivos de los Papeles de Panamá son provenientes de una sola firma de Panamá, existen muchísimas más firmas de abogados dedicados a crear entidades de fidecomiso y compañías LLC. Así que es apenas una minúscula parte del enorme tempano de hielo de cuentas en Panamá. Por eso se continúa haciéndolo y siguen creando fidecomisos y LLC en Panamá, simplemente otras compañías están manejando aquello. Pero eso no es todo, existen muchísimos bienes dentro del país, que simplemente han sido puestos a nombres de familiares y amistades íntimas. Por tanto, existen una enorme cantidad de transferencias, actividades, proyectos, propiedades con cuentas vinculadas a familiares y amistades de funcionarios del gobierno y del poder legislativo y judicial.

He estado realizando investigaciones en Imbabura y las siguientes referencias han sido confirmadas por tres diferentes personas a quienes no voy a involucrar, porque podrían terminar acusadas. Yo resido en el exterior y al publicar desde el exterior no tengo porque someterme a la ley de comunicación de Ecuador. No existe jurisdicción porque tanto el medio como la publicación se origina y están fuera del país.

Mis investigaciones me han conducido precisamente a Gabriela Rivadeneira, quien ha estado luchando tan arduamente intentando pasar la “ley de datos de Ecuador”.  ¿Porqué persigue con tanto ahínco?  La razón es que nadie puede perder más que ella si se realiza esta investigación. Ahora no cabe duda que quizás mucha gente está haciendo lo mismo. Los meses y el tiempo nos dirán y no me sorprendería que Correa, Glas, Chiriboga y varios otros ministros tengan a varios familiares de testaferros.

La primera fuente vino de una amistad íntima de Gabriela Rivadeneira en la provincia de Imbabura, quien en una fiesta había relatado casualmente de ciertas propiedades y proyectos que tenía Rivadeneira en Urcuqui. Una vez que me alertaron de ello logré contacto con esa persona. Inicialmente esa persona rehusó darme información; al presionar por más datos se obtiene la información que toda la inversión de un complejo turístico en Imbabura es de propiedad de Rivadeneira y su esposo, pero que estaba a nombre de sus familiares y amigos íntimos para evitar ser detectada del crimen de enriquecimiento ilícito, peculado, prevaricato y conflictos de interés. Estos familiares y también funcionarios algunos ex funcionarios quienes habían trabajado con ella, cuando fue gobernadora de la provincia, le estaban ayudando a realizar un complejo turístico y un complejo de vivienda en varias hectáreas obtenidas de Yachay en forma gratuita, a pretexto de conducir proyectos requeridos por la supuesta corporación independiente de Yachay. Todas estas tierras se han repartido entre correistas.

Aquí descubrí otro enorme acto de corrupción, el cual en verdad ya lo sabía, pero esto me confirmó: 20 hectáreas han recibido el “Choclo” Ortiz, dueño de farmacias económicas y quien supuestamente tiene un acuerdo con Correa, su amigo íntimo desde la infancia y a quien Correa le ha visitado varias veces en el complejo de Imbaya. A cambio de tratamiento preferencial y costos reducidos de las farmacéuticas del País, las mismas que son empresas públicas. Ortiz le entrega el dinero por abajo a Correa en intercambio por los enormes descuentos que recibe de las farmacéuticas ecuatorianas. Entonces veinte hectáreas le fueron entregadas para un supuesto proyecto bio natural, medicina alternativa etc.

Entonces ya está claro que varias hectáreas de yachay han sido repartidas a los íntimos de Correa, no de Glas. Y dichas hectáreas están a nombre de Ortiz y varias hectáreas están a nombre de familiares de Rivadeneira y de su esposo, madres, hermanos y hasta primos/as constan como los propietarios.

Luego el plan es crear un complejo turístico y un complejo de vivienda, según lo que ha dicho Gabriela Rivadeneira es que va a “hacer un CUMBAYA pero en Urcuqui”. Todo es de su propiedad, pero para ocultar todo está a nombre de sus familiares y amistades. Es un enorme peculado y se han valido de todos los funcionarios que estuvieron con Rivadeneira en todo el proceso político, y que de hecho inició cuando era gobernadora de Imbabura. Esto significa que empieza alrededor del 2008, continua hasta la fecha y que se encontrará tanto en registros de propiedad, cuentas bancarias y permisos en los diferentes municipios de Urcuqui, Antonio Ante, Otavalo y Cotacachi. 

Ahora, según lo que sospecha su propia amiga, basada en otras cosas que ha dicho en Otavalo el esposo de Rivadeneira entre tragos con otros amigos que el “dinerito les cayó de un contratista brasileño” (presuntamente Odebrecht en el proyecto de Mandariacu) y deben investigarlo bien, es que lo que pasa es que (coincide las fechas) que el mismo Lula da Silva le había llamado a Correa, para que le permita regresar a la compañía brasileña (Odebrecht), pero Correa necesitaba aprobación de la asamblea y le tuvo que dar billete a Rivadeneira, así que por esa razón Rivadeneira recibió la coima y compró la casa que tiene en Quito y decidió iniciar el proyecto en Urcuquí en las hectáreas que ya había obtenido en Urcuquí, cuando era gobernadora y se había lanzado Yachay. Ahora tenía el dinero que sería usado para el proyecto, pero que tenía que hacerse a nombres de los familiares del esposo y de la misma Rivadeneira para no ser descubiertos, pero que ella mantiene la propiedad, control y manejo de todo.

Luego al haberme enterado de eso, hace par de meses había estado intentando conseguir más información para verificar y necesitaba al menos dos personas más que me lo confirmen. Finalmente, logramos eso por casualidad en una fiesta en Quinchuquí al encontrar a otra amiga de Rivadeneira de Otavalo. Ella dijo que sí, que todo era cierto, que un enorme proyecto está todo a nombre de los familiares y amigos pero que es en realidad de Gabriela Rivadeneira.

Ahora necesitaba que una persona que no tenga vínculo alguno me pueda confirmar y así saber con certeza que, si es cierto y si puede confirmar, así que esa otra persona finalmente la conseguí y es alguien con un cargo muy alto y de conocimiento en todo lo financiero en la provincia de Imbabura, esa persona muerta de pánico me dijo que solo me podía decir si le prometía no decir su nombre porque le puede costar el cargo y hasta la vida.

Sucede entonces que confirmó todo y es exactamente así y finalizó diciendo que “es el secreto más conocido en Imbabura”y me contó algo más. Dijo que hay tanto robo en los hospitales, porque todo es pantomima, ósea cobran por los equipos en el hospital de Ibarra, de Esmeraldas, de Napo etc, pero en si no hay esos equipos, los mismos equipos que fueron presentados en la inauguración del hospital de Esmeraldas les llevaron a Napo y luego los llevan a Ibarra, para asomar como real pero es todo un circo. No hay esos equipos más que en un solo hospital, todo lo demás es mentira, las construcciones son tan pésimas que han tenido serios problemas en todos los hospitales. Esa persona calcula que hay millones en robos.


No puede caber duda que existe “supuestos delitos” que se desprenderían de actos de corrupción en la forma de enriquecimiento ilícito, delincuencia organizada, lavado de activos, peculado, cohecho, prevaricato, conflicto de intereses y perjurio.