miércoles, 3 de junio de 2015

LA VERDAD CUBANA


de mi libro Conspiración publicado 2007
CAPÍTULO III

  

Cuba siempre ha estado bajo control absoluto de Estados Unidos. En un libro muy interesante “La Gran Mentira Cubana”, se expone la verdad de cómo Batista fue escogido, entrenado y manejado por una élite financiera que conducía los destinos de Cuba. Para 1958, la Unión Soviética iniciaba una expansión del comunismo que conducirían a la confrontación inevitable con EE.UU. por la supremacía del mundo.  La CIA necesitaba crear un espía que por un lado este aislado del mundo para controlarlo, al mismo tiempo que se vuelva miembro del plan expansionista de la USSR para así, mantenerse informados de cualquier plan y mantener el control absoluto de toda persona con inclinaciones comunistas en Latinoamérica. La mejor manera era crear un líder comunista que sirva los intereses de Estados Unidos. La única forma de lograrlo era inventarse un comunista que se oponga al capitalismo y a EE.UU. 

El experimento en Cuba en 1959 necesita ser recreado ahora que Fidel Castro tiene poco tiempo para vivir. Así se puede ver el paralelo con Hugo Rafael Chávez pero por su volatilidad muy claramente se crea la necesidad de tener el suplente  Rafael Correa.

Al hacer un análisis de cómo se logró consolidar a Fidel Castro como el gran líder cubano, tengo que admitir que parece una novela de ficción y sinceramente es impresionante que Castro haya logrado mantenerse cerca de cincuenta años en el poder, sirviendo a intereses extranjeros. Pero como se podrá ver claramente una vez que se descubre la verdad es imposible escapar la realidad que Castro ha sido el mejor agente secreto en la historia del espionaje.
Las incongruencias y contradicciones son tan grandes que Fidel Castro se le puede llamar un acertijo envuelto en un enigma. Para que usted mismo responda y encuentre la lógica y la respuesta acertada debemos hacer preguntas:
 
 ¿Cómo es posible que el hijo de un rico hacendado, educado en colegio de Jesuitas se hiciera comunista? 
 ¿Cómo es que un abogado cubano rico, casado a una familia adinerada y que vivió un tiempo en Estados Unidos se hizo revolucionario? 
 ¿Cómo es que alguien que vivió una vida privilegiada pueda entender siquiera la lucha del pueblo cubano?
 ¿Cómo es que entre sus amigos, antes de la revolución cubana, estaban el agente de la CIA William Wieland, quien financió el viaje de Fidel Castro y su amigo homosexual Guevara (no el Ché Guevara y no hay relación familiar) al Bogotazo en Colombia en 1958?
 ¿Cómo es que no se sabe cómo vivió y qué hizo Fidel Castro cuando vivió en Nueva York por año y medio? Pero se sabe que conocia a Rockefeller.
 ¿Cómo es posible que Estados Unidos haya reconocido a Fidel Castro como el nuevo líder de Cuba el 7 de Enero de 1959, un día antes de que Castro llegue de regreso a la Habana?
 ¿Cómo es posible que el jefe de la CIA en Cuba haya sido Pro Castro y haya facilitado ayuda de Estados Unidos a Castro con entregas de armas, y evitando que el Congreso norteamericano tome acciones contra Castro?
 ¿Cómo es posible que el NYT, a través de Herbert Matthews, haya escrito y reportado tan extensamente acerca de Fidel Castro?

De acuerdo a datos desclasificados tanto en Estados Unidos como en la USSR, ahora se sabe que la misma KGB tenía serias dudas de que Fidel Castro sea comunista, porque no tenían conocimiento alguno de Fidel y el partido comunista de Cuba se había opuesto a Castro. Por ello, sospechaban que sea una espía ya que no “cumplía con el proceso estándar de confianza”. Sus sospechas se basaban en que el 12 de Octubre de 1948, mientras aún era estudiante de la Universidad de la Habana, se casó con Mirtha Díaz Balart. A los pocos meses de su graduación, Castro viaja con su esposa a Nueva York donde no existen datos algunos de donde residió, vivió o qué hizo en todo ese tiempo.  Castro jamás ha hablado de su tiempo viviendo en Estados Unidos. Es por eso que muy posiblemente la CIA inventa el rumor de que Castro fue jugador de béisbol para un equipo norteamericano, pero no existe ningún dato que indique que eso sea cierto. En todos estos años, nadie incluyendo sus familiares y amigos ha podido dar cuenta de ese tiempo en la vida de Castro. Más extraño aún, porque es el único periodo en la vida de Castro, quien durante toda su vida se había caracterizado por llamar la atención y vivir de la admiración de los demás, que en ese tiempo, no haya hecho absolutamente nada, al punto de que no haya ningún rastro de lo que hizo y no exista record alguno de su vida.

Al analizar el reconocimiento del gobierno de Castro por parte de los Estados Unidos es irreconciliable que lo hayan hecho, ya que el gobierno de Batista cayó el primero de Enero de 1959 y el mismo embajador de Estados Unidos en Cuba, Earl T. Smith un amigo personal de John F. Kennedy, había cuestionado las razones del porqué existía "apuro en reconocer a Castro" como el nuevo líder de Cuba. Inclusive, ante el congreso de Estados Unidos, Smith había acusado a agentes de la CIA de ayudar, contribuir y patrocinar a Castro ya que habían suministrado cincuenta mil dólares a hombres de Fidel en Santiago de Cuba y habían entregado armas y municiones a Castro en las montañas de la Sierra Maestra por intermedio de Internacional Armaments Corporation, una corporación creada por Samuel Cummings, un ex operativo de la CIA.  Cuando Estados Unidos reconoce el nuevo gobierno y a Castro como su líder, no solamente que Castro aún no estaba en la Habana siquiera, pero el gobierno no estaba en sí operando todavía. De hecho, a lo largo de la historia Estados Unidos ha reconocido otros gobiernos; únicamente cuando otros gobiernos latinoamericanos hayan reconocido a dicho gobierno y cuando haya recibido garantías de que el nuevo gobierno cumplirá las obligaciones internacionales y acuerdos bilaterales. En el caso de Castro, Estados Unidos lo reconoció en ausencia.
Es sus memorias el embajador de Estados Unidos Smith comenta que, durante su misión en la Habana, era tan evidente la asistencia de la CIA a Castro que de broma le llamaba al jefe de la estación en la embajada “fidelista”. Bajo juramento y en testimonio ante el congreso en Agosto 30 de 1960, Smith afirmaba que la CIA ayudó, cooperó y financió a Castro. Igualmente, que fue la CIA quien estaba incentivando y promoviendo revueltas de oficiales navales de Cuba en contra de Batista. El Embajador no solamente acusó, pero responsabilizó al Departamento de Estado, a varios periodistas, a miembros del Congreso, a la CIA de ser los directos responsables de que Castro haya logrado el poder.

Igualmente, en un análisis de agentes de la KGB con respecto a la fallida invasión de Abril 7 de 1961, llegaron a la conclusión que la operación de la CIA fue llevada a cabo para destruir la oposición de 1,400 exilados cubanos. De acuerdo a ciertos detalles de dichas conclusiones, se creía que la operación de la CIA estaba destinada a librarse de esa gente que podía crear seria oposición a Castro, mientras podría convertirse en una fuerza vociferante en Miami y podía llamar la atención mundial a la verdad cubana. Analistas contrainsurgentes de la KGB estaban extremadamente molestos pero increíblemente, sus superiores decidieron mantener las relaciones con Castro.
El análisis de la KGB concluía que la operación tenía que haber sido creada para el fracaso, los analistas basaban las conclusiones en que las armas que fueron provistas a la Brigada 2506 de exilados cubanos eran de 30 diferentes tipos de municiones. Todas fueron en una sola embarcación que fue la primera en hundirse.  El transporte aéreo era obsoleto, los botes y embarcaciones eran totalmente decrépitos bajo el pretexto de que era "para que nadie se de cuenta que habían sido proveídos por Estados Unidos", aunque tal cosa era imposible ocultar pues todo mundo sabía que los exilados cubanos estaban en Estados Unidos. El mismo concepto de que 1,400 hombres podían ganar control de un país de siete millones de habitantes y enfrentarse a un ejército de más de 400,000 hombres que Castro clamaba tener en 1960 es un plan absolutamente imposible.
Quizás la prueba contundente de que la operación era más bien para beneficiar a Castro es que el mismo análisis de la operación mencionaba que “en el evento que la invasión falle el prestigio y fuerza de Castro se verían reesforzada consistentemente. El mismo subsecretario Chester Bowles había cuestionado al secretario de estado Rusk que la operación parecía diseñada y planeada para fallar, lo cual solo podía ser contraria al objetivo de la operación y lograr dar prestigio a Castro.
A todo eso se junta los documentos desclasificados de la CIA en donde se ha verificado que en 1960 Richard M. Bissell, Jr., como subdirector de la CIA era responsable del Frente Unido de exilados cubanos anti castristas; llamado “Consejo Revolucionario Cubano” basado en Estados Unidos y coordinaba las acciones de más de 100 organizaciones anti castristas. Todos junto con los líderes de la invasión, fueron mantenidos en una base militar en Florida, sin comunicación alguna por varios días antes de la invasión, no fueron informados, ni se les permitía comunicación fuera de la base durante la operación, y se les comunicó solamente después de haber fallado la invasión, evitando así que haya cualquier contacto entre los exilados y la gente en Cuba. De esa manera, se evitó que puedan alertar de alguna forma a células anti castristas dentro de Cuba. 
Extrañamente, el libro publicado en 1960 por John F. Kennedy, “La Estrategia para la Paz” comparaba la revolución de Castro a la revolución norteamericana, aludiendo además que era un legado de Simón Bolívar. Es muy interesante que aún ahora la CIA pretenda que Kennedy quería destruir a Castro, cuando en su libro demuestra admiración y sus acciones hicieron todo lo posible para que Castro pueda triunfar sobre los exilados.
Al mirar la secuencia de los hechos es demasiado claro y obvio que sin las acciones de Estados Unidos, Castro jamás hubiese ganado legitimidad ni credibilidad alguna. No solamente que la invasión ayudó a crear una imagen positiva de Castro,  pero al mismo tiempo, destruyó totalmente el movimiento anti castrista, tanto en Cuba como en Estados Unidos. Es gracias a la invasión que se logró neutralizar la oposición y se neutralizó a las voces que más se oponían a Castro. Extrañamente, Mario Díaz Balart se convirtió en congresista de Estados Unidos y ahora sus dos hijos, Mario Díaz Balart, Hijo y Lincoln Díaz Balart, son congresistas de Estados Unidos.
Los analistas de inteligencia soviéticos sabían que ni el Imperialismo Yankee, ni las condiciones económicas de Fidel Castro podían ser las causas y razones del supuesto sentimiento comunista de Fidel Castro. Más extraño aún era el hecho que el mismo partido comunista de Cuba nunca se opuso al gobierno de Batista y más bien se oponía a fuerzas guerrilleras como las de Castro. La pregunta al enigma es cómo es que un país donde el partido comunista se oponía "a la revolución" haya obtenido el poder utilizando la  revolución.
En una de las incongruencias más grandes de la historia, Fidel Castro se mantuvo por casi 50 años en un constante enfrentamiento con el país más poderoso del mundo. Mientras ha habido más de 10,000 operaciones de la CIA por año y gobiernos latinoamericanos, caribeños, africanos, asiáticos han ido cayendo a gusto y disgusto de la CIA, Castro se ha mantenido inmovible sin consecuencias personales. Es el pueblo cubano el que ha sido afectado.  Mientras se han publicado libros y artículos de supuestas operaciones de la CIA en Cuba, y mientras la CIA no ha dejado frontera sin remover, ni nunca ha encontrado presupuesto muy costoso para sus operaciones, o jamás ha encontrado obstáculos militares para efectuar operaciones en Cuba teniendo una de sus bases  más secretas en Guantánamo nunca han hecho nada contra Castro. 
No me cabe duda alguna que Fidel Castro fue entrenado como agente, y que siempre ha sido un agente secreto de la CIA. Fidel Castro es quizás el mejor y más efectivo agente de espionaje que ha habido en la historia y robándose el libreto de Troya, la CIA ahora quiere crear dos “caballos” más con Chávez y Correa. 
E. Howard Hunt, The Last Confession of E. Howard Hunt by Erik Hedegaard. Y Tarpley  http://www.tarpley.net/bush8b.htm involucran muy claramente a George H.W. Bush como uno de los ejes de varios acontecimientos mundiales. Sin duda es asombroso ver la posibilidad de que George Bush haya estado involucrado, de alguna manera en la invasión de la Bahía de Cochinos, al asesinato de John F. Kennedy, al robo de Watergate, al atentado contra el Presidente Ronald Reagan, a la venta de drogas y compra de armas ilegales de Irán-Contra.
Tal como promulga PNAC que se necesita crear los pretextos perfectos para mantener el poderío militar de Estados Unidos. Tal como se inventó el cuento de los Contras en Nicaragua y se clamaba la posible invasión de los sandinistas a Estados Unidos. Muchos se preguntarán cuál es el motivo. La razón está ante sus ojos. El perfecto espía norteamericano Fidel Castro hubiera sido el primero en saber cualquier plan soviético de ataque a Estados Unidos. Es precisamente por eso que Castro mantenía constante contacto de todos los izquierdistas de Latinoamérica. Es precisamente Castro quién facilita el trabajo de la CIA desde 1960, porque gracias a Castro tienen los nombres de todo grupo subversivo, de todo plan socialista, de todo grupo que se oponga a la voluntad de Estados Unidos.  
A todo esto se complementaba todos los datos e información recopilada por la operación Cóndor y operaciones similares en todo país latinoamericano. La evidencia demuestra que el socialismo, comunismo y marxismo nunca ha triunfado, porque precisamente sirve intereses de la oligarquía mundial - hasta ahora cuando se implementa el proyecto Camelot-, pero el triunfo del socialismo XXI obedece a que es exactamente lo que había diseñado la CIA en 1964; crear un estado socialista para eventualmente crear la guerra civil y entre países, para después manufacturar el colapso social y económico, que no puede dar otro resultado que la pobreza y miseria de los pueblos, entonces será Estados Unidos quien asomará como el gran amigo, el gran asistente que nos brindará las soluciones. La nueva democracia, las nuevas privatizaciones, las nuevas aperturas del mercado, el nuevo neoliberalismo.
Todo plan izquierdista ha sido un fallo total hasta que asoma el caballo de Troya Chávez. Ahora que Castro está llegando a su crepúsculo de la vida se necesitaba reemplazarlo con gente del mismo tipo de personalidad. Chávez y Correa son paralelos exactos. Desde 6 letras en sus nombres; la misma personalidad egocentrista, la misma megalomanía, la misma admiración por Mussolini; las mismas ambiciones de ser líderes de sus países por mucho tiempo; las mismas fobias, complejos y traumas psicológicos de no ser reconocidos como las grandes eminencias que creen ser; la misma capacidad de memorizar las cosas; la misma habilidad de seducir a la gente con su carisma y su discurso (aunque esto sea producto del aparato propagandista de la CIA).
En un ejemplo muy claro de cómo se cambia la historia, como se nos dice qué pensar y como se manipula la opinión pública es el evento de misiles en Cuba. En Estados Unidos se habla de este evento como un momento heroico por parte de Kennedy al haber evitado “el fin del mundo y la primera confrontación nuclear”. Pero al leer las siguientes cartas se puede ver claramente que Castro había enviando cartas a Khrushchev en Octubre 26, no solamente sugiriendo que la USSR debía atacar a Estados Unidos, pero como se puede ver en la respuesta del líder soviético, dictaminando así la destrucción total de Cuba y su gente, en lo que el mismo Khrushchev le dice, es algo opuesto a las creencias del socialismo y aún la ideología marxista. 

Carta de Fidel Castro:
…Si los imperialistas invaden Cuba con el objetivo de ocuparla, el peligro que esa política de agresividad posa contra la humanidad es tan grande que siguiendo ese evento, la Unión Soviética nunca debe permitir que en esas circunstancias los imperialistas lancen el primer golpe nuclear./ Le digo esto porque creo que la agresión imperialista es extremadamente peligrosa y si ellos de hecho atacan e invaden Cuba en violación de la ley y la moral internacional, ese sería el momento para eliminar ese peligro para siempre a través de un acto claro y legítimo de defensa, sin importar que tan grave y terrible sea la solución, porque no hay otra. 

La respuesta de Khrushchev a Castro en Octubre 30 dice así:
En su cable de Octubre 27 usted propone que nosotros seamos quienes lancemos el primer ataque nuclear contra el territorio del enemigo. Usted, por supuesto, debe darse cuenta donde eso conduciría. Antes que un simple ataque, sería el inicio de una Guerra mundial termonuclear.  Estimado Camarada Fidel Castro: Yo considero esa propuesta incorrecta, aunque entiendo su motivación. Nosotros hemos vivido a través del momento más serio donde una Guerra nuclear pudiese haber empezado. Obviamente, en ese caso, Estados Unidos hubiera sostenido enormes pérdidas, pero la Unión Soviética y todo el campo socialista hubieran sufrido grandemente. En cuanto a Cuba, es difícil decir en términos generales lo que esto significaría para ellos. En primer lugar, Cuba hubiera sido quemada en el fuego de la Guerra. No hay duda alguna que la gente cubana hubiera luchado valerosamente o que hubieran muerto heroicamente. Pero nosotros no estamos luchando contra el imperialismo para morir, sino para tomar ventaja de todas nuestras posibilidades, para perder menos en la lucha y ganar más para sobrellevar y lograr el triunfo del comunismo.

No puede caber duda alguna que a pesar del carácter totalitario del gobierno soviético, el argumento esencial de Khrushchev es claramente la oposición a la Guerra como instrumento de lucha contra el imperio norteamericano. No puede caber duda que el líder soviético está más bien reprendiendo a Castro y dejando en claro que “uno debe estar listo a morir por el país, pero no dejar al país morir por mí”. 

Castro sin embargo le contesta a Khruschev así:
Yo no sugería, Camarada Khrushchev, que en medio de la crisis la Unión Soviética debería atacar, lo cual es lo que su carta parece decir; más bien, que siguiendo un ataque imperialista, la USSR debería atacar sin vacilación y nunca debe cometer el error de permitir que las circunstancias se desarrollen para que el enemigo ataque con bombas nucleares primero contra la USSR. En ese sentido, Camarada Khrushchev, yo mantengo mi punto de vista, porque entiendo que es la verdad y una justa evaluación de la situación especifica. Usted puede convencerme que estoy equivocado, pero no puede decirme que estoy equivocado sin convencerme. 

En Estados Unidos existe un término que dice que a todo mundo le gusta jugar a ser el “Monday quarterback” es decir, que después de que todo ha pasado le gusta hacer conjeturas.
Pero en el caso del Dr. Fidel Castro Ruz considero que al enumerar sus logros se demuestra que fue, es y siempre ha sido un agente secreto o encubierto de Estados Unidos que logró infiltrar la Unión Soviética:
Convenció a la USSR a construir la base de misiles que como se demuestra en las cartas anteriores, promovió para que los rusos cometan errores. Después del enorme gasto de construir los misiles, antes de que sean puestos en sus plataformas de lanzamiento y el mismo día de estar siendo transportados, muy conveniente fueron fotografiados por la CIA.
Cuba recibió subsidios de petróleo, gas, metales, aluminio y varios recursos como incentivo para promover el comunismo.
Cuba recibió armamentos, entrenamientos militares, entrenamiento para miles de médicos y profesionales en todas las ciencias financiado en su totalidad por la Unión Soviética.

Castro infiltró y mantuvo contacto, planeamiento, logística e intercambio de inteligencia con todo grupo izquierdista, comunista, marxista, subversivo de todos los países latinoamericanos, garantizando así su eventual destrucción.
Castro infiltró varios grupos comunistas y terroristas africanos. Casi sin excepción, poco tiempo después de la presencia cubana en los países africanos, los revolucionarios eran destruidos.
Castro garantizó la destrucción del sandinismo porque la CIA siempre tenía conocimiento del tipo de armas, la cantidad de municiones, las estrategias que los sandinistas intentaban.
Castro ha mantenido contacto, venta de armas, y estrategia logística con las FARC de Colombia, garantizando que tengan armas y se mantengas como un elemento destructivo de la sociedad, pero siempre en la incapacidad de hacer algo significativo.
Castro ha ayudado a financiar a Chávez inicialmente, y ahora al movimiento bolivariano.