jueves, 23 de abril de 2015

1% del PIB por usar el dolar


El  mundo está llegando a una situación económica crítica que la mayoría desconoce. Los bancos centrales del mundo están conduciendo políticas que no puedo llamar más que “psicopáticas”. Todos han caído en una trampa muy bien manufacturada o todos lo están haciendo “estúpidamente”. La impresión de bonos de gobierno de los bancos centrales no resultará en otra cosa que el colapso, según David Stockman, director de presupuesto de la Casa Blanca durante la administración Reagan.

Tal como he venido advirtiendo en mi blog desde hace años, detrás de esta expansión monetaria esta la Reserva Federal porque pueden imprimir dinero de la nada y para diluir la deuda infinita de Estados Unidos, inyectaron trillones de dólares en su estrategia de Q1, Q2, Q3. Este es un mecanismo para devaluar todas las monedas del mundo y eso se ha duplicado aún más cuando los bancos centrales de otros países  han decidido hacer lo mismo ampliando sus balances colectivos a 22 mil millones. Es el equivalente a falsificar dinero y presentarlo como moneda.

 Tal como sucedió en el año 2008 los gigantes como Merryl Lynch, JP Morgan y Golden Sachs han creado sus “bancos falderos” donde ellos depositan sus deudas, lo financian como bancos especializados en bonos y otros instrumentos financieros, con el único propósito de que existan para el momento preciso quebrarles y así desaparecer sus deudas.

Ladrones de la clase política y financiera están encantados de ayudar a sentar estos bancos que saben que son bancos creados para asumir los excesos de cifras monetarias. Mientras la Reserva Federal está cargando cifras “criminales de hasta el 1% del PIB” a Ecuador por la impresión (señoreaje) y uso de la moneda, lo que equivale a un mínimo de 9% de cada dólar, curiosamente en Ecuador la Reserva Federal permite el uso de monedas ecuatorianos y un centavo como mecanismo de ahorrarse lo que de todas maneras le cargan.  Es triste que el Ecuador paga por el privilegio de usar una moneda que es creada de la nada y por su emisión adquiere más deuda, la misma que no puede reembolsar

Evidentemente, los banqueros centrales están ebrios de poder. No puede caber duda alguna que la Reserva Federal no tiene ninguna intención de pagar un solo centavo. ¿Cuál es la evidencia para decir eso? Siguen imprimiendo dinero sin parar y nada han hecho para solucionar la crisis inflacionaria ni pagos al resto del mundo. Claramente otros banqueros han decidido adoptar la misma medida, pero eso solo ha hecho más fuerte al dólar. Todo resultará en un colapso de la economía mundial en proporciones que el mundo no se imagina.


Nada podrá detener el desplome del mercado y la bolsa de valores. Los ecuatorianos muy pronto se darán cuenta que Correa era solo títere de las mismas fuerzas luciferinas que controlan la Reserva Federal, quienes desde el año 2000 han estado dictando la política económica del Ecuador. Correa solo empeoro más las cosas.