domingo, 12 de abril de 2015

Alguien que me diga que es Alianza Pais?


Por Germánico P Vaca
Me atrevo a sugerir que ha llegado el momento que los ciudadanos ecuatorianos debemos seguir el consejo de John Locke, pues fue quien dijo “Ya que el gobierno existe por el consentimiento de gobernar y no por derecho divino o de un rey, sus ciudadanos tienen el derecho de retirar su consentimiento si un gobierno falla en sus deberes de proteger sus derechos.”

Ecuador está secuestrado por tres fuerzas demasiado fuertes y es donde se librará una batalla por la lucha del poder en el mundo:
1.       La Reserva Federal de Estados Unidos es de propiedad de los banqueros Rothschild líderes de los Illuminati, Dueños del Banco Central del Ecuador desde el instante que el Ecuador se dolarizó.
2.       La enorme deuda a China debido a que Correa ha hipotecado la riqueza de la nación.
3.       La tercera fuerza es el socialismo XXI lo cual es un falso socialismo a la americana.

Debemos entender de una vez por todas que el socialismo XXI impuesto en el Ecuador es parte de un plan siniestro. No es más que la culminación del proyecto “Camelot” iniciado por la CIA en los 60”s. Su propósito hoy es visto muy claramente y prepárese a asustarse lo claro que se ha llevado a cabo el plan sin que usted se haya dado cuenta.
El socialismo a la americana es un método a largo plazo de apoderarse de todos los recursos de una nación. La meta final es destruir la república y esclavizar a sus ciudadanos.  Vamos paso por paso y usted se va a quedar atónito. Para que sea entienda claramente por qué debemos empezar de cómo se llegó al plan.
Razones de este socialismo XXI
En 1960 el experimento llevado a cabo por los Illuminati siendo implementado por sus agentes Henry Kissinger, Robert McNamara y Zigniew Brezinski dio como resultado la militarización de once naciones en Sur América. Pero los resultados de miles de desaparecidos en Chile, Argentina y Bolivia no era nada placentero. Así la Oficina de Investigaciones de Operaciones Especiales del Ejército Norteamericano (SORO) inició un plan en la American University que reunió un grupo de los más expertos sociólogos Kazarios Zionistas para postular un plan “supuestamente académico”. Pronto Universidades como Yale, Harvard, Columbia, Brown. Columbia. Michigan e Illinois estaban envueltas.
El objetivo era el siguiente: Crear un sistema socialista que permita a los Estados Unidos controlar, predecir e influenciar el desarrollo económico y social de cualquier nación.

El propósito: Crear un sistema por medio del cual se pueda manejar a los ciudadanos de una nación para que voluntariamente gasten y paguen por toda la infraestructura necesaria para poder explotar todos sus recursos y que sirva de beneficio a las multinacionales en el proceso de construir dicha estructura, beneficiándose de los contratos, ganando para sí mismos los dineros que se faciliten por medio de préstamos, hasta endeudar la nación totalmente.  (Alianza País, la tal revolución ciudadana)
La meta: Una vez completada la fase de infraestructura; construcción de carreteras, construcción de puentes, construcción de plantas eléctricas y de refinerías iniciar la nueva fase de explotación para lo cual se hace necesario un “cambio de gobierno” para asomar de hecho que los Estados Unidos vienen como la nación salvadora que nos va a dar la mano para sacarnos del depravado socialismo, que ellos mismo crearon. (El plan de Correa y la razón por la cual no se podía lanzar de candidato)

El proceso: Al mismo tiempo para que el sistema pueda seguir trabajando se enfatizaba la necesidad de entrenar tecnológicamente en los campos científicos, financieros, económicos a las mejores mentes de la nación en Universidades donde se pueda amoldar las mentes de quienes sean selectos a continuar el plan. (He ahí las becas)

El propósito era construir la infraestructura necesaria para explotar un país por medio de enormes préstamos que deben pagar los ecuatorianos, dicha deuda servirá para clamar que el país es insolvente y querrán embargar sus riquezas.

Tal como ahora se pretende en Venezuela, para luego reemplazar al caballo de Troya imperante, con un nuevo títere que prometerá regresar a una nueva supuesta democracia y su meta será la privatización, en este proceso se venderá todo lo que se construyó con los enormes préstamos y la enorme corrupción con el claro objetivo de vender por centavos de dólar todo lo que los ecuatorianos han pagado miles de millones.

No cabe duda que Rafael Correa se cree Thomas Hobbes,  un escritor inglés quien escribió Leviathan, entre otros escritos. En su versión del “contrato social” creía que el “mandatario” disfrutaba total control sobre sus ejércitos, sus leyes y aún sobre las escrituras sagradas. El ciudadano común para Hobbes al igual que ahora Correa no era más que un “pobre, infeliz, bruto y pequeño” él creía que el peor déspota es mejor a que no haya ningún gobierno. Claramente Correa se adhiere a la idea de Hobbes.

Correa ha fallado en comprender los principios más básicos de la economía. Adam Smith en su obra “La riqueza de las naciones” dijo que “La riqueza de una nación viene de trabajo de su gente no del oro ni de sus tierras. Es el suministro y la demanda la que regula los precios de los bienes. Correa sin duda alguna no ha hecho nada que pueda hacer crecer económicamente al país. Se ha creado una enorme burocracia para mantener soporte a su agenda, mientras ha lanzado un ataque brutal contra toda otra forma de empresa privada, todo comercio, contra las exportaciones, ha incrementado las importaciones, ha cedido contratos multibillonarios a las multinacionales, ha incrementado impuestos, aranceles, regulaciones, sistemas de controles, ha gastado y mal gastado. Pagado y sobre pagado 100%, 200% y más en casos de lo que cuestan en otros países, a tal extremo que 11.5 kilómetros de vía al nuevo aeropuerto se pagó 200 millones de dólares. Cuando alguien dice, pero ha habido crecimiento. Por supuesto porque el país ha estado recibiendo enormes prestamos, hipotecando su petróleo, oro y recursos para crear la noción de riqueza. La meta era claramente endeudar la nación y ahora va a empezar recién la fase verdaderamente de explotación completa, absoluta y total del Ecuador. Por eso ahora necesitan iniciar la fase de venderlo todo, a las buenas o a las malas, por venta o remate Ecuador es for sale.

Correa quien clama ser socialista en realidad es un mercantilista que pretende un gobierno que impone infinitas regulaciones que lejos de ir a favor del ciudadano van en contra pues solamente suben sus costos, altísimos aranceles que quitan al ciudadano lo que gana trabajando para pagar más por todo lo que compra importado, enormes impuestos que le imponen por trabajar, comerciar, levantar industrias y crear empleos, toda clase de controles monetarios y bancarios que solo sirven para que vayan quitándole más centavos la Reserva Federal que son los dueños del dólar.

Nuevamente Adam Smith nos iluminó en ese sentido cuando dijo que “No hay sociedad que pueda florecer cuando la mayor parte de su gente es pobre y miserable.” Porque las rutas, los puentes y las enormes plantas de energía tienen un solo propósito y han sido hechas gastando y pagando dinero de todos los ecuatorianos a las multinacionales y tienen el propósito de explotación de los recursos y riqueza de la nación y si Correa no entrega esos a la oligarquía mundial será reemplazado por un nuevo títere que lo haga bajo el pretexto de la privatización. Así si usted va a dar su voto por Moreno, debe estar consciente que está votando para seguir siendo esclavo de este pervertido sistema del falso socialismo.

Ecuador está hiendo lentamente pero muy seguramente a un mandato de terror. Las presiones internas están hirviendo bajo la olla de presión que se ha impuesto con impuestos, regulaciones y aún con el poder judicial secuestrado de justicia, tal es así que cualquier acto inmoral y de corrupción es tapado, mientras los ciudadanos del país quienes intentan sacar a flote las enormes falencias de este falso socialismo, y la enorme corrupción son acusados, humillados y ultrajados por expresar su derecho constitucional de oponerse a la corrupción imperante que no conoce límites de ambición. Al mismo tiempo que las presiones económicas por la caída del petróleo han sacado a relucir el fracaso del sistema socialista ante los retos económicos mundiales.

Estamos enfrentando el inminente colapso del dólar, al mismo tiempo que Ecuador está secuestrado sin tener moneda propia y bajo las órdenes de políticas económicas del usurero universal, la Corporación independiente de la Reserva Federal que ni es Reserva, ni es federal. La Reserva Federal no es una entidad gubernamental de los Estados Unidos como se cree en Ecuador. La Reserva Federal es el gobierno sombra detrás del gobierno americano. La Reserva Federal es de propiedad de los banqueros mundiales, es propiedad de la oligarquía internacional y con sucias artimañas lograron apoderarse de Ecuador por la firma del traicionero Jamil Mahuad, el judas de la patria que vendió por centavos de oro a su nación. La Reserva Federal ahora inunda al mundo con inflación en su desesperado último acto de apoderase del acervo de todas las naciones a quienes transfiere toda la deuda de incalculables proporciones de los Estados Unidos.

Los enormes préstamos obtenidos a altas tasas de intereses que Correa ha hecho de China pronto empezarán a vencerse y Correa deja de herencia al próximo mandatario un país muy cerca a la insolvencia. Es posible que China haya conducido un ambicioso proyecto de neutralizar a la Reserva Federal. Pero Ecuador en manos de los chinos no va a tener ninguna ventaja a ser esclavos de los norteamericanos o de la elite mundial.

 Aunque los ecuatorianos han ignorado las realidades que su patria ha estado siendo el campo de batalla de una guerra financiera de divisas internacional. Las fuerzas oligarcas que controlan el Proyecto Camelot aka socialismo XXI y que han tratado de tomar control de las enormes riquezas de oro y petróleo tan solo para sumir a los hermanos venezolanos a la pobreza y pretenden hacer lo mismo en la diminuta nación ahora se encuentran neutralizados de poder hacerlo por los enormes prestamos que China ha hecho a un incompetente economista Illuminati, que aunque le han envestido hasta el cansancio que ya parecía más una parodia barata de darle Doctor Honoris Causa hasta que se les acabo los dedos de las manos y pies para contar cuantos diplomas inútiles le habían dado para levantarle el ego y mantenerlo contento en su enfermizo narcisismo se pasaron parodiándolo de gran sacerdote masón.

Poco a poco su gente se va liberando del hechizo maligno de su poder y empiezan a librarse del espejismo falso proyectado al mirar claramente que están ante una forma ingobernable e insostenible. Lamentablemente las ignorantes masas seguirá clamando que papá Correa ha hecho grandes obras para el país. Por supuesto que tenía que hacerlo, es exacto para lo que le pusieron e caballito de Troya la elite mundial. Por supuesto que hizo un gran trabajo y hubiera sido mejor si se hubiera al menos ahorrado los millones que gasto en inservible propaganda y más inútiles sabatinas.

Pero 500,000 burócratas y sus familias viven alimentándose de la riqueza de la patria, empujando impuestos, regulaciones y controles cada vez más grandes, financiados por enormes préstamos, siguiendo políticas económicas dictadas por la Reserva Federal y por el contundente plan creado en 1965 por los mejores científicos y sociólogos de Estados Unidos. Acaso creía que todo eso lo sacó Correa de su cabeza de chorlito si apenas puede decir “dad is gud” tata.

Ecuador no tendrá ninguna forma de poder salvar la economía del país si esto continúa. Correa está destruyendo todo vestigio de la nación. Por supuesto que como líder de la supuesta revolución ciudadana se clama el gran revolucionario. Pero por sus acciones no sería nada extraño que empiece a arrestar y hasta ejecutar a quienes demandamos reformas justas y simplemente respeto a la ley, respeto a la constitución, a los derechos humanos y una vida pacífica porque amamos a nuestras familias y queremos lo mejor para ellos. Al ver el desastre que muy claramente se puede deslumbrar en el horizonte no podemos seguir cruzados de manos y callados. Por eso debemos demandar que este gobierno actué de inmediato al menos en tres cosas importantes:

1.       Crear la moneda de oro ecuatoriana para salvar la economía de Ecuador.
2.       Respeto total a la constitución, los derechos humanos y una prensa libre.
3.       Restaurar la autonomía de las Cortes de justicia y de los poderes del estado.
¿Dónde está la igualdad de los ciudadanos?
¿Dónde está la justicia cuando los jueces fueron escogidos a gusto del presidente?
¿Dónde está el estado de Derecho?

Esta nación está siendo conducida por un déspota, tirano que utiliza sabatinas radiales y televisadas para denigrar, insultar, humillar a cuantos ciudadanos él quiera destruir con nombres y apellidos para detener la oposición a su mandato. El derecho democrático es la libre expresión y es una violación de la constitución el utilizar el poder para el despotismo. Solo un demente puede hacer eso. Su sed de poder es insaciable, su apetito por controlar las vidas de su pueblo es descontrolado, sus celos contra quien tenga algo de dinero es enfermizo, su orgullo paranoico contra quien difiera en la más mínima manera a sus palabras es peligroso, su derecho auto otorgado de insultar y denigrar a quien él se le ocurra rebaja a la presidencia del Ecuador, su envidia contra el verdadero intelecto es palpable, su manera tan falsa y mezquina es absurda contra todo un país que puso la confianza en este hombre, su doble standard moral y ético en cada acto que realiza es notorio. Estamos ante un claro y grave peligro en el Ecuador.

Cuando Correa ganó las elecciones su gobierno prometió curar todos los males de esta patria. La promesa de liderar con transparencia y contra la corrupción para poder brindar y satisfacer todas las necesidades de la vida de sus ciudadanos ha sido reemplazada por los actos de corrupción más grandes en su historia. Correa prometió que Ecuador tendría la mejor educación. Empleos para todos y progreso. Pero la Utopía no se ha dado. Nunca podía darse porque Correa ha estado sirviendo de simple marioneta de la elite mundial y el día que los ecuatorianos entiendan eso, será el día que entiendan todas y cada una de las acciones del caballo de Troya Rafael Correa.

Hoy debería empezar la verdadera revolución. Una revolución de auténticos patriotas y no solamente de cartelones y pancartas pagadas a costilla de sus ciudadanos. Ya no hay dinero para derrochar en una inventada revolución ciudadana comprada con bonos de cincuenta dólares mensuales y millones comprando propaganda política. Hoy debe empezar una revolución que no se quedará callada antes las injusticias, la corrupción, el malgasto, el nepotismo, el absolutismo y el comunismo camuflado de borregos verdes neón quienes están destruyendo la nación. No debemos quedarnos callados ante tanto abuso. No al despotismo, ante la violación de leyes y de la constitución. Es cuando los ciudadanos deben organizarse para recobrar la confianza y la fe en nuestros compatriotas y nuestra nación. No podemos seguir viviendo con el miedo que la sirvienta y el peón nos denuncien y el gobierno nos venga a matar. Debemos rescatar nuestro país y debemos hacerlo con nuestra voz, con nuestro nombre en alto, debemos hablar, gritar y cantar a los cuatro vientos que esta es nuestra patria y nadie nos van a arrebatar sea socialista, comunista o sea un caballo de Troya vestido de socialista. Usaremos la paz como nuestra arma, pero con todo el derecho debemos protestar las acciones equivocas de este gobierno.


Es hora de recobrar nuestra capacidad de pensar, esto no es socialismo, ni es capitalismo, este es un experimento más que empezó como el Proyecto Camelot y luego se implementaron partes del Proyecto Cóndor en los sesentas.  Este es otro juego sucio de la elite mundial.