viernes, 17 de abril de 2015

LA RAÍZ DEL LÍO FINANCIERO

CAPITULO XIII


La actual crisis económica global tiene sus raíces en Estados Unidos quien sentó el precedente histórico, cuando después del colapso de Octubre, 1929 y la subsiguiente depresión económica de la década de 1930 el gobierno intervino en los medios de producción.  Lo que aparentemente fue una intervención del gobierno estadounidense con inyecciones de fondos federales en el mercado privado para reactivar su economía, esto en realidad fue la implementación de la Reserva Federal FED y sus banqueros tomando completo control del gobierno de Estados Unidos.
Para lograr su cometido: La Reserva Federal cambio el dólar a “Federal Reserve Note” y la inclusión de “Nuevo Orden Mundial” en los gráficos del dólar, por ende el dólar no es moneda de Estados Unidos, es más bien moneda de una institución independiente del gobierno norteamericano. Esto debe ser entendido muy claramente porque eventualmente es La Reserva Federal quien logra poner su moneda como el papel que servirá en todas las transacciones del mundo. Es la Reserva Federal quien en 1930 aumentó el gasto público, bajó las tasas de interés y los impuestos, y creó subsidios a los productores y los bienes básicos de la ciudadanía. 
Franklin Delano Roosevelt, presidente de Estados Unidos aplicó políticas liberalistas con principios comunistas en 1930, las mismas que fueron llamadas políticas keynesianas, en honor al economista John Maynard Keynes. 
Sin embargo, el presidente Franklin Delano Roosevelt cambió las reglas.  Es interesante saber que el actual presidente de Estados Unidos es un primo lejano de Roosevelt.  Bajo órdenes del Sr. Roosevelt se prohibió a los ciudadanos estadounidenses tener oro y plata, y tuvieron que entregarlo al gobierno bajo amenaza de una multa de $100,000 y diez años de prisión.  De hecho, Roosevelt confiscó todo el oro en Estados Unidos (a excepción de monedas raras que fueron exentas) y por los próximos 41 años, poseer oro fue constituido como un crimen para los ciudadanos norteamericanos. Además de ser un hecho espantoso que se escapa la imaginación del porqué, en un país supuestamente democrático su gente permitió siquiera ser subyugados a tal tiranía, esta indignante incautación fue ignorada por otras naciones civilizadas, que continuaron resolviendo sus deudas con oro.  Lastimosamente eso cambió después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se creó un nuevo sistema conocido como el Sistema de Bretton Woods (nombrado en honor de la ciudad en donde se llevó a cabo la conferencia). 
La guerra fue una etapa de enriquecimiento para la élite mundial que controla el mundo, porque el complejo militar industrial estuvo controlando la producción de metales, que servían para la producción de aviones, barcos, bombas, misiles, armas etc. Increíblemente, la persona que estuvo a cargo del plan de reconstrucción de Europa es nada menos que Haberle Arriman, que fue director del Plan Marshall. El mismo Harriman dueño del banco donde Walker trabajaba y padre de la flamante esposa de Prescot Bush, quien en 1932 entregó dinero a Adolf Hitler. 
Fue bajo este tratado de Bretton Woods, que el dólar de EE.UU. fue designado como la moneda de reserva del mundo, substituyendo el oro.  Se estableció un sistema de cambio de tarifas fijas entre las monedas.  Solamente el dólar era convertible al oro, y solamente por los bancos centrales extranjeros.  Otro tipo de circulación podía ser convertido a dólares en tarifas fijas.  Debido a que las monedas extrajeras fluctuaban en valor unas a otras, en su práctica, las tarifas de intercambios tenían que ser ajustadas continuamente. 
En el principio de este nuevo sistema los países europeos experimentaron una “seria escasez del dólar” para realizar negocios sin tener suficientes reservas de dólares.  Estados Unidos tomó una medida audaz, que en retrospectiva podría ser considerada una movida fraudulenta, puesto que inundó a Europa con dólares (a costa de los contribuyentes estadounidenses) en forma de ayuda exterior y préstamos.  Esta es la misma estrategia que se ha venido utilizado para mantener a los países de América Latina endeudados por más dinero cada vez.  Es de vital importancia entender esta realidad, ya que debido a este hecho es que cuando un préstamo por 100,000 millones de dólares es suministrado a una nación del Tercer Mundo, sus monedas sufren una desvaluación tal -en pocos días- que si un país decidiera entregar de vuelta el préstamo otorgado o la supuesta asistencia de Estados Unidos, al tratar de cambiar su moneda a dólares después de unos cuantos días, les costaría tanto más que el doble, debido a que bajo el sistema de Bretton Woods las monedas son devaluadas cada vez que toman más dólares. Por tanto, Estados Unidos usa el mecanismo de “las supuesta asistencia financiera por medio de sus agencias de Desarrollo para mantener el fraude de naciones. Fue usando este mecanismo que dio como resultado una inflación masiva de alta escala tanto en Europa como en Japón, de la cual Japón jamás se pudo recuperar. Como ejemplo se puede citar que en Japón llego al punto que un lote de terreno 4 x 8 en el centro de Tokio – el tamaño de una mesa de comedor – llegó a costar US$1 millón de dólares. 
Después de una inundación de devaluaciones inevitables, la situación fue invertida y los dólares se supervaloraron. Esto le permitió a Estados Unidos importar más de lo que exportaba,  pagando siempre importaciones cada vez mayores, con certificados de valores creados de la nada.  De modo que, la Nota de la Reserva Federal (el dólar) es impresa en cantidades masivas simplemente imprimiendo más certificados ”pagarés”, convenientemente llamados “seguridades” las cuales son vendidas como inversiones clamando que no hay moneda más segura que el dólar, pero de hecho, cuando la gente deje de comprar esos bonos el dólar deja de tener valor absoluto. Ahora el dólar es creado automáticamente en las pantallas de computador de la Reserva Federal y se lo crea de la nada como por arte de magia.
Según explica Richard Duncan en su libro más reciente, La Crisis del Dólar: Causas, Consecuencias, Cura, 'Bajo este arreglo, los estadounidenses no tienen que ahorrar porque pueden seguir usando crédito y sin tener que cumplir el oneroso requisito de producir primero para consumir después.  Su consumo se recompensa con un endeudamiento cada vez mayor del sector privado y del FED para los extranjeros.  Este estado de situación es insostenible y llegará al final con un colapso inevitable del dólar. La caída será muy profunda y aún si logra evitar el desfalco completo, caerá entre el 80% al 90% de su valor. Así, debe quedar establecido y muy claro que no existe absolutamente nada en este mundo que pueda salvar a Estados Unidos del colapso económico ya que su deuda actual sobrepasa los 500% de su GNP. 
La simple y trágica realidad para el rudo despertar del mundo es que, es solamente una cuestión de tiempo antes de que Estados Unidos no sea solvente
Este sistema no es otra cosa que una “LOCURA”. La situación es verdaderamente tan absurda y extraña.  Mientras que el gobierno de EE.UU. ha mantenido el dólar débil, para que sus ciudadanos puedan consumir cada vez más sin ahorrar, gracias a los extranjeros (China, Japón, y los ignorantes economistas de los Bancos Centrales de nuestros países) que compran la deuda de EE.UU., que es vendía convenientemente como “bonos”.  Al mismo tiempo, esta es la razón que ha maniatado los intereses económicos chinos y japoneses que se han visto obligados a comprar la deuda de EE.UU. para mantener débil su propia moneda, ya que al exportar billones de dólares en productos y estar recibiendo billones de dólares diarios, la otra alternativa es tener inflación enorme. Pero en términos de una economía normal y estable esto es imposible de mantener sin que en algún instante se rompa el esquema. En gran parte esto es lo que ha permitido que China y Japón mantengan las exportaciones y sus productos baratos, permitiendo a los estadounidenses comprar bastante mercancía de ellos, creando explosiones económicas.  Pero, todo esto no es más que un espejismo, una simple ilusión. 
Según explica Duncan, "En 2001, el exceso de China con EE.UU. era igual al 7% del GDP de China.  El crecimiento del GDP de China este año fue del 8%.  Sin su exceso comercial con EE.UU., la economía de la China habría crecido a un paso más lento – si acaso".  En 2003, el déficit de cuentas de EE.UU. "era el equivalente de casi el 2% del GDP global. Para poner eso en perspectiva, el GDP global creció por menos del 2% el año pasado.  De modo que, si no hubiese sido por el déficit económico de EE.UU., la economía global se hubiese contraído realmente".   
Las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial instituyeron para su financiación y supervisión monetaria el FMI y el Banco Mundial. Pero ese eventual éxito de las políticas comunistas de corte Keynesianos hay que desenmascararlas. 
Aparentemente el problema se ha creado por la ignorancia de los inversionistas en cómo funciona el sistema de Breton Woods, lo cual llevó a los inversionistas y a bancos centrales a la creencia de que para protegerse contra la pérdida del poder adquisitivo de sus divisas nacionales, ellos deberían acumular depósitos en dólares. Cuando de hecho, mientras más dólares invierten en sus economías, más grande ha sido la devaluación de sus monedas.  

¿Quién es la Reserva Federal?

"La Reserva Federal es una mayor amenaza a las libertades de la gente que un ejército." Thomás Jefferson.
La mayoría de la gente piensa que el dólar es moneda controlada por el gobierno Norteamericano. Desafortunadamente, eso no es correcto porque la Reserva Federal es una institución independiente del gobierno de Estados Unidos. 
La Reserva Federal es en realidad un cartel de banqueros internacionales que controlan el dólar y cobran un porcentaje por su uso. Estados Unidos paga el 6% de senioriage, Ecuador nada menos que 9% por el uso del dólar, aunque en la realidad el costo llega a 17%.
Es cartel fue creado como el Sistema de la Reserva Federal. Increíblemente está basado en que prácticamente no tiene reservas algunas para respaldar la nota federal. Este sistema fue fundado por:
Senador Nelson Aldrich, representante de Rodhe island que es nada menos que el mismo nombre de la histórica isla que controlaban los Templarios.
Abraham Piatt Andrew, secretario auxiliar del Secretario del Tesoro.
Frank A. Vanderlip, presidente del National City Bank de Nueva York (Citibank, y representante de William Rockefeller and Kuhn, Loeb & Co, Banqueros internacionales)  Henry P. Davison de J.P. Morgan Company.
Charles D. Norton, presidente del J.P. Morgan’s Bankers Trust Company.
Paul M. Warburg, socio de Kuhn, Loeb & Company,y representante de los intereses de Meyer Rothschild de la dinastía británica y francesa. Su hermano era presidente de un consorcio de banqueros alemanes y holandeses.
En un discurso pronunciado ante la cámara de representantes de Estados Unidos en junio 10 de 1932, el congresista Louis T. McFadden dijo así: 
"Sr. presidente, tenemos, en este país, uno de las instituciones más corruptas que el mundo haya conocido. Me refiero al Cartel de la Reserva Federal y a los bancos de la Reserva Federal. El cartel de la reserva federal ha engañado al gobierno de Estados Unidos de suficiente dinero como para pagar la deuda nacional."
La Reserva Federal crea el dinero “de la nada” y del interés que carga a quien lo usa. Una forma que logran hacer esto es aumentando la fuente de dinero que siempre se puede hacer disponible mediante un préstamo. Cuando los fondos de un préstamo se depositan en una cuenta bancaria, la fuente de dinero se aumenta –aunque este dinero es creado de la nada.
La economía de Estados Unidos por eso es dependiente del crédito para poder sobrevivir. Así el crédito del gobierno norteamericano es de nada menos que nueve trillones de dólares. Las obligaciones financieras de Estados Unidos (seguro social, retiro de jubilados etc.) sobrepasan los 75 trillones de dólares. 
La reserva federal es un cartel de las actividades bancarias. Un cartel es un grupo de negocios independientes unidos para coordinar la producción, las rentas, la tasación, o la comercialización de un producto para sus miembros – tal como es la OPEP compuesta de países productores de petróleo. La reserva federal es un cartel de banqueros y los banqueros de inversión que coordinan la producción, la tasación y la comercialización del dinero en Estados Unidos y ahora Panamá, El Salvador y Ecuador a pesar que existe un párrafo en el mismo código de ley del estatuto creado por el Congreso que dice que ‘la Reserva Federal debe operar únicamente en el territorio nacional de Estados Unidos”.
Los bancos de miembros son dueños del sistema de la reserva federal. Los inversionistas privados poseen los bancos de miembros. ¿Quiénes son estos inversionistas privados? Nadie lo sabe. Lo único cierto es que la Reserva Federal no es parte del gobierno norteamericano.
Debido a que Ecuador está dolarizado es la Reserva Federal quien emite las políticas monetarias de Ecuador. El decreto de dolarización emitido por Jamil Mahuad renuncia a que Ecuador tenga ni voz ni voto en las decisiones que correspondan a las políticas monetarias de control bancario y monetario en Ecuador. Rafael Correa no está emitiendo las políticas monetarias del país, ni está aprobando leyes que sean de beneficio de los ecuatorianos. Su meta es muy clara: 

                                Incrementar la deuda de Ecuador.
 Incrementar y aumentar el dinero que circula en Ecuador sin incrementar la riqueza de su gente pero incrementando el crédito. 
 Aumentar las responsabilidades financieras (Impuestos, seguros, pólizas médicas, etc.).
 Aumentar los impuestos y crear impuestos camuflados como licencias cada cierto tiempo, licencias para todo tipo de trabajo. 
 Aumentar los gastos del gobierno (gastos en elecciones sin fin, en campañas políticas, en continuas elecciones de la asamblea, de nuevo congreso, de aprobación de la constituyente, de aprobación de la constitución, de referéndum etc.). 
 Aumentar la burocracia (Correa creo cantidad de nuevos ministerios casi todos de planificación), ahora pretende crear cantidad de alcaldías, municipalidades, nuevas regiones, distritos metropolitanos.
 Enormes gastos en proyectos (la refinería que Correa propone comprar de Chávez habla de un costo de 5 mil millones de dólares antes de siquiera negociar, cuando refinerías de capacidad similar a las que Correa menciona han sido vendidas por solamente quinientos millones en Estados Unidos)

Ecuador ha perdido sus libertades y ahora esta siendo subyugado a la pobreza y servitud de su gente a los intereses económicos de banqueros internacionales.  Mientras Ecuador este dolarizado, toda política económica está en manos de la Reserva Federal y por ende tal como dijo Nathan Mayer, poco importa qué leyes y quién las haga, mientras tengan el control de la moneda controlan el país, tal cual lo hacen en Estados Unidos. Ecuador no tiene soberanía como tal mientras exista control de su moneda, pues estaremos sometidos a los deseos de los banqueros internacionales.  

Las Burbujas Financieras

Según el NYSE y el NASDAQ, los mercados en Estados Unidos han perdido sobre $8 trillones de valor en 2006 y sobre quince trillones de valor en 2007. El problema que enfrentarán los Hedge Funds dejará al problema hipotecario como juego de niños. Si el derrumbe no ha sucedido todavía, es principalmente porque los chinos, japoneses y rusos están contra la espada y la pared, un colapso del dólar significa cerrar las fábricas, desempleo masivo y sin encontrar solución se mantienen comprando tiempo para colocar al mundo a su mayor beneficio.   De modo que, continúan comprando derivados de EE.UU. aunque saben muy bien que carecen de valor. China esta en realidad perdiendo como 4 mil millones mensuales en su compra de bonos norteamericanos. La volatilidad del mercado es claramente visible y tal como aconteció en Febrero 28 de 2007, un desplome del 9% de la bolsa de valores de Shanghai causó un colapso en la mayoría de mercados del mundo. Casi el mismo estuvo a punto de suceder en 2008 y en un acto de desesperación, la Reserva Federal bajó los intereses como acciones de emergencia de la noche a la mañana. El resultado fue que en cuestión de dos días cerca de un trillón de dólares se esfumaron en pérdidas. 
Las bolsas de valores del mundo en realidad está viviendo una burbuja financiera que nadie parece querer confrontar pero que es demasiado evidente. Por un lado, tenemos inversionistas norteamericanos comprando compañías chinas al 40% de su valor. Por el otro, tenemos los enormes Fondos Privados de Inversión que juegan con reservas de todo tipo de inversionistas y compran compañías con enormes deudas. Mientras inversionistas norteamericanos compran acciones con préstamos a sus tarjetas de crédito y con márgenes (préstamos extendidos por brokers), inversionistas chinos están hasta hipotecando sus casas para invertir en el mercado chino.

La Economía No Es Un Casino

El derrumbamiento financiero del mundo es inevitable y los déficit anteriores de Rusia,  Argentina y Asia son solamente el preludio de una espiral que se mueve en un descenso irreversible, que se llevará todo consigo puesto que, como todo derrumbamiento económico,  tendrá un catalizador que haga arrancar el movimiento destructivo que encienda en fuego la economía.  
Todas las señales  están a nuestro alrededor, pero lo más desafortunado es que el congreso de Estados Unidos no hizo nada sobre el asunto, cuando fue bastante obvio que la administración de Bush nunca estuvo capacitada a comprender las realidades del mundo.  Seamos honestos, la administración de los neocons fue crear guerra y despilfarrar miles de millones de dólares –todo obtenido a crédito- en su aventura de Irak, Afganistán y la expansión del proyecto PNAC construyendo bases, triplicando el presupuesto de defensa, duplicando la reserva petrolera para causar la enorme subida del costo de petróleo, cuando el costo de mover al ejército norteamericano en todas las operaciones militares se ha convertido en el mayor consumidor de gasolina en el mundo. 
Sin embargo, otros países están agenciosamente realizando pactos para su seguridad y su defensa, como los acuerdos realizados entre China e India en un pacto estratégico y económico que pretende crear un bloque digno de cambiar el orden mundial. A esto se junta el pacto de Rusia y China en un acelerado desarrollo tecnológico de armas. Varios acuerdos apuntan a que aún existe cooperación con Japón ya que China reemplazó a EE.UU. como el principal socio económico de Japón.  China ha hecho cuantiosas inversiones y acuerdos con México, Brasil, Argentina y Venezuela.  Es sumamente obvio que estos países están haciendo todo lo que está a su alcance para reducir los inevitables daños económicos que causarán el colapso del dólar, y es muy claro que están en "preparaciones para lo inevitable".  El derrumbamiento tiene una ruta  muy claramente establecida al patrón que tomará.  No obstante, en Estados Unidos no se puede esperar cambios ahora que inicia el proceso de elecciones y la administración de Bush no puede hacer cambios, pues hacerlo sería admitir su incompetencia e incapacidad. Lejos de tener un plan concreto de desarrollo económico y de defensa estratégica, Estados Unidos bajo la dirección de Bush dejará de herencia cifras astronómicas de deuda, déficit, desempleo, inflación e inestabilidad. La misma oficina de auditoria del congreso de Estados Unidos ha emitido un informe donde muy claramente admiten que un derrumbamiento del dólar es inevitable. Así, las condiciones han sido dadas para los siguientes acontecimientos a venir. Mientras más grande el colapso más posible los siguientes escenarios.

· Desplome del dólar.
· Desplome de la Bolsa.
· Dificultad crediticia.
· Fusión derivada en un banco principal (JP Morgan/Citicorp...) · Guerra Nuclear.
· Un ataque terrorista de gran magnitud en EE.UU. (químico, biológico, nuclear)
· Gran Incumplimiento de Deudas por Corporaciones
· Gran Incumplimiento de Deudas Municipales
· Desecho de los Bonos Extranjeros
· Alza de la taza de intereses

Una ley económica básica explica que toda deuda debe ser compensada.  Las burbujas financieras son creadas por las deudas que no se pagan, por ejemplo, los derivados de EE.UU. actualmente sobrepasan los 375 trillones de dólares.  Pero, ultimadamente esto debe terminar, porque eventualmente son deudas de financiamiento y déficit tan exorbitantes, que nadie puede solventarlas. Para agregar leña al fuego tenemos los siguientes problemas:

· Cantidades masivas de derivados.
· Devaluación del dólar.
· Supervaloración de la Bolsa de Valores.
· Acumulación masiva de la deuda corporativa.
· Acumulación masiva de la deuda personal.
· Programas de jubilación bajo financiamiento insuficiente.
· Burbuja de valores inmuebles.
· Niveles bajos de efectivo de fondos mutuos.
· Ganancias pobres.
· Deflación.
· Déficit Gubernamental y Municipal

El incremento a la liquidez ha solucionado los derrumbamientos económicos alrededor del mundo y en Estados Unidos.  No obstante, esta solución solamente hace que el derrumbamiento económico en curso sea mayor.  La realidad es muy simple, la Reserva Federal ha optado siempre, automáticamente, por poner a funcionar sus máquinas de imprenta para prevenir cualquier problema.  La Reserva Federal se concede ese derecho de falsificar dinero – inventarlo de la nada- y cobrar intereses para quien lo use. 
Todos estos problemas han tenido características similares - fueron repentinos y solucionados por la Reserva Federal con mayor liquidez.  Pero cuando tres acontecimientos sucedan al mismo tiempo, entonces el desenlace será inevitable ya que el resultado será una reacción en cadena atómica de los mercados.  La chispa será un anuncio, sea de China o Japón, que ya no comprarán los derivados de EE.UU. puesto que no pueden permitirse tomar tales pérdidas enormes. Después de todo, han perdido sobre 95 mil millones de dólares y cada caída del dólar significa para ellos más pérdidas. Pero no solamente son los chinos, es cada Banco Central de cada país que mantiene reservas de dólar. Eso nos llevará a un momento de desecho precipitado de derivados estadounidenses por parte de los inversionistas alrededor del mundo.  Las impresoras de la Reserva Federal  simplemente no tienen la capacidad de imprimir tantos dólares para pagar la insuperable deuda y déficit en trillones de dólares en cuestión de días.  De acuerdo a cálculos realizados por Shadow Statistics aún si cada ciudadano norteamericano pagara 30,000 dólares anuales para cubrir esa deuda tomará más de 60 años en pagarla. Como resultado, el dólar de EE.UU. caerá precipitadamente al abismo de la banca rota. Eso es inevitable, solo es cuestión de cuando.
En años recientes, la enorme inflación del dólar ha sido manifestada por una gigantesca burbuja de la bolsa, que ha hecho desaparecer sobre $22 trillones de dólares en capital de los accionistas desde que George Walker Bush está en la presidencia de EE.UU.  Ahora estamos viendo que la inflación se manifestó en el enorme aumento de precios de las propiedades inmobiliarias, sin embargo el problema es tan grande que ahora se esta sintiendo efectos deflacionarios que obligan a la caída de los precios de las viviendas. Eso es una distorsión económica notable, Estados Unidos trata de vender el concepto de que es necesario reajustar los precios porque eran solo el producto de una burbuja financiera. Eso es mentira pues los precios necesitaban elevarse para compensar la devaluación enorme del dólar y la pérdida de valor adquisitivo. Al bajar los precios y reducirlos a precios de hace una década, significa el empobrecimiento organizado de la riqueza de sus ciudadanos y patrocinado por el mismo gobierno norteamericano. No obstante, cuando el dólar se estrelle, se llevará consigo las propiedades inmobiliarias sin importar si son sobre valuadas o devaluadas, junto con una gran cantidad de bancos, hipotecarios accionistas e inversionistas en bienes raíces.
Lejos de estar buscando soluciones, la Reserva Federal ha contribuido a la burbuja más grande de la historia, haciendo la situación mucho peor.  Demasiada liquidez condujo inicialmente a la sobre valoración de viviendas, compañías, y aún productos. Demasiada liquidez al inicio del siglo hizo que las tasas de interés sean tan bajas, que corporaciones e individuos adquieran obligaciones financieras inmanejables.  Demasiada liquidez impulsó a crear las burbujas que ahora el gobierno alude son el problema de bienes inmuebles.  Demasiada liquidez contribuyó esencialmente a la devaluación del dólar. En cierta forma, el principio básico de la economía le cobró al dólar un alto precio por inundar el mercado de los billetes verdes de la Reserva Federal (sin importar su lema impreso de Nuevo Orden Mundial-Novus Ordum Seclorum). La adición de más liquidez no solucionó nada porque la prosperidad clamada por Bush al inicio de su gobierno era financiada a crédito y se convertía en un problema fundamental para la economía, esto apenas retrasa el inevitable desenlace.  
Sin embargo, la Reserva Federal ha estado ocupada asumiendo el control de pequeñas naciones, de hecho estando en posible violación de la Ley de la Reserva Federal, puesto que la misma estipula claramente, que el FED debe funcionar solamente dentro de los territorios de EE.UU.  Sin embargo, en un evidente movimiento desesperado, han chantajeado a esos países a entregar todas sus reservas de oro a la Reserva Federal, como es el caso de Ecuador y El Salvador, han dolarizado esas naciones sin la autorización del Congreso de EE.UU., que se supone debe regular sus acciones.
Al igual que el acto desesperado de tratar de controlar la situación, el nuevo director Ben Bernanke inició un proceso de incrementar las tarifas de intereses, bajo el pretexto de detener la inflación. En realidad nunca hizo eso porque al mismo tiempo que se le vendía esa mentira al pueblo norteamericano y al mundo, se inició la guerra de Irak y cifras enormes nunca declaradas bajo el manto de seguridad nacional eran apropiadas y entregadas al Pentágono para la guerra de Irak. Las consecuencias fueron frenar la economía y entrar rápidamente en una aguda recesión que nunca admitió ni Bush ni Bernanke hasta que la evidencia era tan grande, que iniciaron nuevamente el proceso de bajar las tasas de interés por dos motivos. Sin impulsar la economía los republicanos no tienen ninguna posibilidad de ganar las elecciones, y sin la baja de intereses el colapso sucedería en el mismo gobierno de Bush. En pocas palabras están comprando tiempo.
Se podría debatir que el derrumbamiento ya ha comenzado. El enorme aumento de precios del petróleo acelerará la inflación en la mayoría de las naciones, imponiendo una presión enorme sobre las economías de países del tercer mundo ya de por sí acosadas por el monto de deuda extranjera, recesión, hambre y desempleo.  La deuda sigue acumulándose.  El mercado sigue siendo sobre valorado.  El dólar sigue decreciendo.  Y desgraciadamente, en vez de buscar soluciones, la Secretaría de Haciendas de Estados Unidos, tan solo hace tres meses pretendía que la economía "es más fuerte que nunca".  La administración de Bush está mintiendo y la mentira es más grande que armas de destrucción masiva en Irak, la verdad está frente a sus ojos.
Los catalizadores ya están en movimiento. El desastre de Irak es un lío que ha puesto una enorme carga financiera sobre Estados Unidos, pagando $2.32 mil millones de dólares diarios en intereses a una deuda que sigue en aumento, ya que gasta cerca de dos mil millones de dólares por día en Irak y Afganistán.  Estados Unidos ya estuvo muy cerca del desastre con la desvaluación del dólar el año pasado en el mercado de obligaciones. Corea del Norte se está aprovechando de la situación, y cada vez está vociferando más alto en contra de EE.UU. China está muy ocupada estableciendo relaciones de lado a lado y de norte a sur, haciendo acuerdos desde económicos, estratégicos y geopolíticos para su defensa. Mientras que, esta administración clama haber reducido la amenaza del terrorismo. La realidad es que Irak cada vez más se acerca a una guerra civil completa. Igualmente el Talibán esta regresando a controlar ciertas zonas de Afganistán. El flujo de drogas en opio y heroína sigue siendo la única industria de Afganistán. Es solamente una cuestión de tiempo hasta que nuevamente regresen los mismos niveles de desafío del terrorismo organizado.  
Con un mercado tan sobre valorado, el potencial para un desplome de la bolsa es más que una posibilidad, es muy probable. La situación de los derivados se está poniendo peor, actualmente suman a más de $150 trillones de los diez bancos principales de EE.UU., según el contralor de la moneda.  Esto equivale  a diez veces más que el GDP total de EE.UU. 
Si bien se espera que no estalle una bomba atómica pronto, la bomba de los derivados está a punto de estallar y será usada en contra de Estados Unidos de América.  Una fusión de derivados se llevará consigo todos los bancos principales.  El fracaso financiero del Banco Baring y la falta de capital a largo plazo nos ha demostrado que los derivados pueden causar un desastre financiero.  Los principales bancos han abusado del sistema,  que no tiene casi ninguna regulación federal sobre derivados. Las bombas de tiempo financieras en derivados están a punto de estallar.
En vano varios bancos asiáticos, europeos y norteamericanos simplemente han borrado enormes cifras de pérdidas tanto en los mercados como en hipotecas. Pero los parches económicos nunca dan resultado porque no son acciones correctivas de la falencia económica, es nada más una falsificación de números entre los trucos financieros que ahora se practican.
Es obvio que China y Japón, necesitan detener las pérdidas en sus inversiones y eso no es posible mientras mantengan sus reservas en dólares. Es otra bomba de tiempo, tarde o temprano ellos comenzarán a deshacerse de esos derivados. Ya no es una cuestión de que si lo harán o no, sino más bien de cuándo; cuando esto suceda, las tasas de interés de EE.UU. se dispararán.  Lastimosamente, esto causará también un efecto de dominó. El desecho de la deuda extranjera de EE.UU. podría elevar las tasas de interés en todo el mundo creando una calamidad sin nombre.  Esto probablemente causará el desplome del dólar además de impulsar el deterioro o colapso del mercado.  El dólar se ha estado debilitando la mayoría del año en curso, se ha devaluado cerca del 30% de su valor cumulativo superior. Parece ser que algunos países con cerebros pensantes en el gobierno han empezado el desecho de la deuda estadounidense.  Pero en el caso de Ecuador, el capitán al mando del barco financiera ha dicho “Ecuador se mantendrá en la dolarización” cual capitán del Titanic, hasta que el bote se hunda por completo, aunque apostaría que Correa termina asilado en algún lugar cerca de Harvard donde podrá dictar clases de cómo ser un caballo de Troya. 
Es también preciso entender el tipo de destrucción que conlleva para la economía un mercado en caída a largo plazo.  Hay una vieja broma que dice, una recesión es cuando su vecino pierde su trabajo, una depresión es cuando usted pierde el suyo.  No existe un fácil arreglo para lo que aflige la economía de EE.UU. La adición de liquidez es la única respuesta del FED, sin embargo, demasiada liquidez es la causa del problema, no la respuesta.
El punto clave es que aquellos que esperan proteger sus recursos van a sufrir enormemente.  Este no es el tiempo para jugar con fuego y con el peligroso combustible del colapso económico.
Entonces, ¿qué podría desencadenar el colapso del dólar, contrario a una depresión lenta?  Existen una variedad de posibles detonadores.  

La Crisis Económica Ya Se Ha Desatado

La crisis económica internacional del 2002 tan solo fue un preámbulo de las cosas a punto de desatarse. En 1997-99 el derrumbe de las economías periféricas, del sureste asiático [Tailandia, Malasia, Indonesia], de Rusia, Colombia o Ecuador, fue capitalizado en la forma de migración masiva de capitales hacia Estados Unidos.
La dolarización de Ecuador y El Salvador transfirió todas las reservas de oro de las dos naciones a las cajas de seguro de la Reserva Federal en Dallas, Texas. Aparte de una enorme deuda para financiar la transferencia del dinero y bajo el pretexto de respaldar la banca ecuatoriana. 
Es casi inconcebible que los grandes economistas de las naciones no adviertan el sucio truco de la Reserva Federal. Tan solo basta un incremento del 0.5% en la tasa de interés de los bonos para que súbitamente los especuladores y los bancos centrales compren los bonos de Estados Unidos. Pero dejemos de una vez por todas muy clara la verdad. Los US Securities, bonos de Estados Unidos se les vende como inversión pero son para todo propósito: La deuda, inflación y déficit de Estado Unidos. 
Por un lado tanto en Europa como Estados Unidos  el 99, 2000 y 2001 fueron años de auge en las apuestas de Wall Street, que aprovechó la desgracia de los demás para jugar con la economía igual que con la ruleta rusa. Pero esta vez la succión de capitales provocada por los escándalos de ENRON, XEROX, TYCO, etc., y varias compañías más, incluyendo la compañía de contabilidad Anderson que desastrosamente era la misma compañía que proveyó servicios de contabilidad a las compañías de Bush y a la compañía de Dick Cheney. Esto aceleró la crisis a desatarse. La recesión no ha podido ser contenida porque la base fundamental de la economía está ausente y es la razón primordial que está acarreando a todo la economía mundial consigo misma. 
La próspera economía de apuestas de Nueva York comenzó sin embargo a frenarse por el aumento de los precios del petróleo. A pesar de todo tipo de manipulación de Estados Unidos el oro y la plata finalmente comenzó a disparase de precio. En parte es un requisito para compensar la enorme caída del valor adquisitivo del dólar, por el otro porque es el respaldo intrínsico del valor real de los metales. 
A pesar de las pérdidas de más de seis trillones de dólares en la primera administración de Bush, este volvió a ganar las elecciones porque pudo más la propaganda del miedo que sin Bush en el poder los terroristas –reales e imaginarios- atacarían Estados Unidos. Ahora la suma de pérdidas sobrepasa los veinte trillones de dólares. Las repercusiones de ello son la marcada inflación y deflación en diferentes naciones. Pero las grandes transnacionales petroleras multiplicaron sus ganancias como nunca antes. Bush y sus amigos no han perdido nada, el plan les ha salido a pedir de boca porque Exxon y la mayoría de compañías petroleras han percibido ganancias como nunca antes vistas. 

Estados Unidos el Responsable del Incremento del Costo De Petróleo

Las decisiones incoherentes de la administración de Bush que usaron los pretextos del terrorismo para inventarse que Irak poseía armas nucleares y armas de destrucción masiva, todo para iniciar una guerra unilateral en contra de Irak con el propósito muy claramente delineado en el documento de PNAC de apoderarse del petróleo y recursos ha sido un fracaso rotundo a pesar de haber logrado su propósito de establecer bases militares en Irak, Kosovo y otros países para controlar el “mundo”. 
Así lejos de lograr incrementar el flujo de petróleo para influenciar la caída de su precio fue un fracaso, lejos de lograr 100 mil millones de dólares en ventas de petróleo Iraquí anualmente para recuperar los costos de la guerra, como lo anunciaba el ahora ex arquitecto de la guerra de Irak, ex director del Banco Mundial Paul Wolfowitz.
El resultado es todo lo contrario, el costo del petróleo ha subido a precios nunca antes vistos y con ello la inflación y desastre económico que conlleva. No solamente la elevacíon de costos, producida por los altos precios del petróleo, sino fuerzas más poderosas del interior de la misma economía han empezado a desatarse.
La desenfrenada “globalización” producto de la ola de privatizaciones de áreas estratégicas en todos los países incrementó la explotación de los trabajadores de todo el mundo, al mismo tiempo que disminuyó los empleos debido a la utilización tecnológica: electrónica, automatización, computadoras, Internet, telefonía celular, telecomunicaciones. Esto significó drástica reducción de empleos aunque se haya visto mayor productividad en algunos campos a razón de la tecnología.
Pero las ganancias económicas de las nuevas tecnologías comenzaron a ser decrecientes, los mercados mostraron sus límites y la tasa de ganancia comenzó a descender a finales del 2001. 
Además, los fallidos experimentos económicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Asia, en Rusia, en Argentina, en Ecuador y Turquía han demostrado que dichas instituciones lejos de hacer el bien son la causa de varios desastres económicos, nuevamente se debe definir que el FMI en realidad ha servido para causar las crisis de los países. Su forma de operación es el uso de las reglas de juego de Breton Woods y del dólar estadounidense. Cuando un país es otorgado un préstamo, la moneda local es devaluada directamente proporcional a la cantidad de dólares que reciben debido al incremento de dinero flotante que la nación debe imprimir. Esto permite crear una inflación y devaluación instantánea. Así se puede citar el caso de Ecuador cuando al recibir los préstamos del Fondo Monetario Internacional y de otras instituciones, la moneda nacional de Ecuador, el Sucre, que tenía un intercambio de $25 sucres por dólar y eventualmente llego a $5,000 sucres por dólar. Con estas devaluaciones impuestas por el Fondo Monetario Internacional al igual que otras entidades de préstamos internacionales han logrado cobrar hasta cinco veces el monto real de las deudas nacionales. Por dar un ejemplo lo he puesto en formula a lo que sucedió en Ecuador en 1980.
Monto de deuda x cantidad de intercambio de la moneda= deuda en sucres 200 millones de dólares X $25 sucres= cinco mil millones de sucres. 
Solamente días después de recibir el préstamo el FMI designo que el monto del dólar seria valorado en 100 sucres por dólar, en cuestión de días el préstamo en realidad tenía ahora un valor de solamente cincuenta millones de dólares. Pero el Ecuador tendría que pagar los intereses y la deuda en dólares. Creando así en forma automática una enorme deuda de la cual los países nunca pueden salir.
En Argentina, Ecuador, Venezuela, Bolivia, Perú y Chile el FMI ya había matado hace años la gallina de los huevos de oro y no hay ya nada de gran valor que privatizar. Pero como todo evento económico es cíclico, las mismas compañías multinacionales que compraron por nada las compañías estatales de todos esos países ahora se ven enfrentadas a la necesidad de invertir en infraestructura. Su crecimiento se hace imposible sin hacerlo. 
La solución es dar la bienvenida a los gobiernos del Socialismo XXI, Chávez, Morales, Correa. Los caballos de Troya pueden hacer que los países hagan el gasto. La nacionalización de los recursos es nada más una fase de su mecanismo de aprovechar al máximo la inversión. 
La mediática entre los caballos de Troya será la confrontación, se les permitirá que hablen mal del tal mentado capitalismo y estos hablaran superficialmente de la nueva gran teoría de otro sociólogo alemán, quien se auto titula de tener, “La capacidad mental que solo Einstein y él entienden la dialéctica de Marx” y es que tanto admira a Engels y Marx que si estuviesen vivos muy seguramente les declararía su amor incondicional. Pero sin embargo, los préstamos a Chávez, Morales o Correa no han sido detenidos, muy convenientemente son aprobados porque es así como funciona el plan. Necesitan y desean que construyan la infraestructura para explotar los recursos, tanto como necesitan que las nuevas empresas estatales creadas por Chávez, Morales y Correa sigan incrementando sus deudas, porque así se irán madurando para el momento perfecto donde estén en la quiebra y Exxon, Texaco, Mobil, Chevron, Conoco, Occidental entonces regresarán a comprar por centavos de dólares devaluados las grandes falacias inventadas por los caballos de Troya.
Pero mientras eso sucede se mantiene el circo y el lavado mental. Mientras pudo el FMI impuso recetas a la Argentina de rebajar los salarios de los trabajadores, nada novedosa en el menú del FMI, se le agregó la realización de maniobras de tropas norteamericanas en territorio argentino y una base estadounidense en Tierra del Fuego. 
En Ecuador el decreto ilegal de Jamil Mahuad, un graduado y actual profesor de la Harvard University, declaró la dolarización unilateral de la pequeña nación Sur Americana. Más allá de la ilegalidad de que una institución independiente de Estados Unidos, creada por una ley del congreso norteamericano como una corporación independiente y regulada bajo leyes federales y creando distritos bancarios haya asumido control completo de la economía de una nación soberana, los resultados de un gobierno manipulado por la Reserva Federal han dado como resultado el 70% de ecuatorianos viviendo bajo la pobreza, en un país que vende sobre 400,000 barriles de petróleo diario y eso significa 146,000.000 barriles al año, lo cual a un sólo dólar debería representar una enorme bonanza para el país, pero el dinero se esfuma por obra y gracia del Todopoderoso. 
El dinero se esfuma a so pretexto de gasto, los presidentes ecuatorianos desfilan y más duran en campaña que en el puesto presidencial. Así entre 1999 hasta 2006 Ecuador tuvo seis presidentes: Abdalá Bucaram, Fabián Alarcón, Jamil Mahuad, Gustavo Noboa, Lucio Gutiérrez, Alfredo Palacio. Todo fue un proceso de preparación para dar la bienvenida al Caballo de Troya. Las masas no saben y desconocen como funciona la “diplomacia norteamericana” y las organizaciones como la OEA y la ONU, que fueron creadas supuestamente para defender contra estos abusos de una nación poderosa contra una débil, han mantenido el pleno silencio. 
Con todo, fueron por las propias empresas privatizadas de Latinoamérica por donde se derrumbaron las esperanzas de estabilidad perpetua. La crisis Argentina, por ejemplo, derribó la Bolsa de Valores de Madrid en razón de las inversiones españolas devaluadas en Buenos Aires. Las caídas de las Bolsas han bajado las barreras numéricas, de 10 mil puntos del índice Dow
Jones en Wall Street el 6 de abril y el 7 de septiembre del 2007; los de 8 mil del IBEX en Madrid el 6 de septiembre de 2007; los 5 mil del FTSE de Londres y los 300 de MerVal de Buenos Aires, 10 de septiembre del mismo año; y el nivel más bajo en 17 años del Nikkei de Tokio.
Todas estas crisis son las que siembran la semilla del descontento y la desesperación humana, lamentablemente la fruta que han dado en últimas décadas es el terrorismo, las guerrillas, el narcotráfico, los refugiados, la migración de nuestra gente a trabajar de sirvientes del mismo sistema capitalista que alimento su desgracia. Nuestra juventud crece con un sentimiento de pesimismo social y una creciente resistencia contra el capitalismo, las transnacionales, los monopolios y la globalización. 
Desafortunadamente, pocos saben que los grupos izquierdistas, los marxistas y comunistas de hoy en muchos casos son agentes infiltrados o simplemente oportunistas que se aprovechan de ideologías caducas para destruir las vidas de varias generaciones. 
Quizás el descubrimiento y revelación de cómo se conduce esta política de intervencionismo por parte de Estados Unidos, es un llamado a nuestros pueblos de reconocer que estamos en un cruce de cuatro esquinas. 
Es quizás la encrucijada histórica que nuestros pueblos han necesitado para reconocer que necesitamos nuestro propio latinoamericanismo. Una ideología autóctona y propia que busque el progreso de nuestros pueblos sin la explotación de nuestros ciudadanos. El inicio de un acto conciente de todos en lanzar el desarrollo de nuestras naciones usando la creatividad y capacidad de nuestra gente. 
Es el momento de convertir las esperanzas de nuestros pueblos en el combustible que alimente el motor del cambio. 
Es hora de desplegar nuestras energías en busca de un cambio radical pero humanista, revolucionario pero pacífico, agresivo pero justo, completo pero no absoluto. 
Es momento que nuestras nuevas generaciones inicien un nuevo movimiento político y económico donde puedan articular catalizar y revitalizar esos movimientos dispersos de cada nación y como bloque latinoamericano cuestionar el orden impuesto por esos organismos que sirven intereses de esa élite financiera encarnadas en las políticas globalistas, neoliberales y usurpadoras de la riqueza de nuestras naciones.  

Colapso Económico Mundial

Las crisis del sistema financiero mundial están a punto de desatarse y pueden causar daños mucho más grandes que los vividos en la Gran Depresión de 1930.  Las continuas pérdidas de los mercados financieros norteamericanos y del resto del mundo sobrepasan el 20% desde octubre del año pasado. Miles de millones de dólares se han esfumado en los mercados y a esto se suma las cuantiosas pérdidas en préstamos de hipotecas, préstamos comerciales y préstamos de autos. Cuando en Enero 22 los mercados asiáticos perdieron entre el 4% al 8% en un solo día, la junta de la Reserva Federal actuó de inmediato para recortar la tarifa de interés. En parte para prevenir una caída similar en Estados Unidos. Pero debemos analizar qué significa esto y que se debe hacer al respecto. Los efectos para el sistema global y específicamente para Ecuador deben ser estudiados de inmediato.
En la mañana del 22 de enero la Reserva Federal bajó los fondos federales y las tasas de interés de descuento como acción de emergencia por primera vez desde 2001. Esta también es la primera vez en toda la historia que la tarifa de fondos federales se ha bajado ¾ de un punto en la base, desde que la tarifa de fondos del FED se convirtió en la herramienta de las políticas fiscales. Así el interés es ahora del %3.50. Y los préstamos para los bancos es %4.  
La pregunta ahora es, ¿cómo le afectará a Ecuador?
¿Por qué en Ecuador también no bajan los intereses?
Primero, leamos detenidamente la declaración del FED: "El comité llevó esta acción en vista del debilitamiento de las perspectivas económicas y del incremento en las desventajas al crecimiento. Mientras que las tensiones en mercados de financiamiento a corto plazo se han calmado en parte, las condiciones del mercado financiero a largo plazo han continuado a deteriorarse y el crédito se ha contraído para los negocios y casas. Por otra parte, la información entrante indica una profunda contracción de la vivienda así como cifras blandas en mercados de trabajo."
La sabiduría convencional es pensar que el FED respondió y uso este mecanismo para evitar la caída de sus propios mercados financieros, después de las enormes pérdidas en Asía y Europa en Enero 21 y 22. Pero debemos analizar por qué los mercados están perdiendo tanto dinero. La respuesta está en el enorme riesgo de las instituciones bancarias que han perdido miles de millones de dólares. La declinación en los mercados financieros es solamente un síntoma de la enfermedad, pero no la enfermedad.
No es la bolsa de valores.
 Aunque la relación es fácilmente confundida a que la Reserva Federal reaccionó así debido a las enormes pérdidas de los mercados financieros en todo el mundo.  La realidad es que  la enfermedad es la “deflación” económica debido a la enorme deuda de Estados Unidos. La combinación de sobre nueve trillones de dólares en deuda fiscal (9,195,402,488,662.48) oficialmente, aunque las responsabilidades fiscales sobrepasan los 75 trillones de dólares. A esto se suma las enormes pérdidas de  crédito de hipotecas de prestamistas secundarios, y se debe adicionar las pérdidas no solo en viviendas pero las propiedades inmobiliarias comerciales, las tarjetas de crédito y a los préstamos de automóvil. 
Si bien es cierto que las compañías con fuertes balances comerciales pueden adquirir préstamos, según el diario The Wall Street, las compañías se ven confrontadas con tarifas más altas, más colaterales y menores préstamos.  
Todos estos factores en conjunto apuntan a un inevitable Colapso Financiero en todo el mundo. El inicio de esta deflación monetaria puede acarrear todo el sistema consigo.
La situación no será limitada a Estados Unidos pero será una crisis global porque la economía flota en dólares. Una caída del dólar por tanto significa el colapso abrumador en todo el mundo. El déficit comercial de Estados Unidos sobrepasa los 700 billones de dólares. El déficit al igual que la deuda norteamericana que increíblemente es comprada como “INVERSION” en su versión de bonos, es por tanto financiado por los bancos centrales de los países que siguen comprando Bonos. 
China y Japón se encuentran prisioneros del sistema, porque son los principales actores en la prolongación del esquema imperante, al ser quienes siguen financiando la deuda y el déficit. Si dejan de comprar bonos los norteamericanos dejan de comprar productos chinos y japoneses. El ejemplo más claro de esta situación es exactamente el colapso de las hipotecas y préstamos de vivienda. Lo que Estados Unidos no admite es que fue precisamente cuando los bonos de Fannie Mae y Freddy Mac (los dos mayores prestamistas de hipotecas) fueron prohibidos de vender dichos bonos en Europa y Asia, cuando se acabó el dinero para hacer préstamos de hipotecas y fue el inicio del problema hipotecario.
Si el dólar se colapsa entonces millones de gente quedaran en desempleo en China, y en varios países asiáticos porque miles de fábricas se cerrarán. 
Como si fuese poco, la pesadilla para Hong Kong y China es que una recesión en Norteamérica significa un fuerte golpe para los exportadores. El índice de Hang Seng  sufrió perdidas del 8.7%, o 2,061.23 puntos a 21,757.63 puntos en un solo día. Los inversionistas continuaron a desechar sus inversiones de bancos temiendo cuantiosas perdidas y las posibles  pérdidas de de bancos asiáticos envueltos en los prestamos hipotecarios de Estados Unidos.
Una cosa poco entendida en el resto del mundo es que los japoneses, chinos y de hecho todos los países que compran BONOS americanos son los verdaderos perdedores del colapso y desfalco de préstamos de hipotecas. Todos los países que tienen fondos en dólares están perdiendo en tres frentes: 

1.- La devaluación del dólar.- Cuando en este mes de Enero de 2008 la Reserva Federal por un lado emite cien mil millones de dólares para los bancos norteamericanos y el gobierno de George W. Bush anuncia otros ciento cuarenta mil millones para créditos, este dinero es creado de la nada, pues no existe respaldo alguno a dicho dinero inventado. Debido a que no existe respaldo económico se necesita una devaluación del dólar. La pérdida del valor adquisitivo significa muchas menos ganancias para todos los países, mientras que los norteamericanos pagan más por sus importaciones perciben menos por sus exportaciones.
2.- Los desfalcos y colapso del sistema de crédito en Estados Unidos afecta directamente a quienes hayan comprado bonos. Los perdedores al final son quienes facilitaron los préstamos por intermedio de comprar la deuda norteamericana como inversión.

3.- La deflación monetaria en Estados Unidos causa un acelerado desbalance en los mercados, enormes pérdidas del valor de la moneda y enormes pérdidas a los inversionistas y a los bancos. Esto da como resultado la hiperinflación que puede ser vista en los siguientes meses. 
En Asia por ejemplo,  El Banco Industrial y Comercial de China cayó el 11.11%. o 54 centavos. El Banco de China perdió el 8.6%, o 29 centavos. Después de pérdidas de más del 6% el día lunes. Todo esto a consecuencia de reportes en los periódicos de que se anunciaran cuantiosas pérdidas en las inversiones de hipotecas en Estados Unidos. Igualmente HSBC Holdings (nyse: HBC - news people ) cayó el 6.3%, o (92 centavos de dólar), de acuerdo a
Forbes los mercados financieros asiáticos no tendrán una recuperación hasta llegar a niveles de Agosto 2007. Mientras tanto en Estados Unidos el Bank of América (nyse: BAC - news people ) reportó pérdidas  de sobre el 95% de ganancias anteriores, o $268 millones, lo cual representa cinco mil millones de dólares en pérdidas. La compañía necesitará levantar capitales especialmente para completar su compra de Countrywide Financial (nyse: CFC - news people ), que está al borde de la banca rota por enormes pérdidas en préstamos.  El Banco de Wachovia (nyse: WB - news people ) también reportó una caída del 98% en sus ganancias, o $51 millones en pérdidas y nada menos que $1.7 mil millones de pérdidas en préstamos.
La pregunta es cuanto tiempo tiene el dólar y aunque se hace difícil pronosticar porque se están jugando todo tipo de trucos financieros para detener ese evento, la verdad es que el colapso del dólar es inevitable. Solamente que nadie sabe cuando. Por un lado se hace imposible el comprender por qué los países asiáticos siguen comprando dólares. La explicación quizás es el hecho que el mundo está inundado de dólares, haciendo imposible una alternativa ya que todas las monedas del mundo no pueden cubrir la cantidad de dólares que existen y sigue subiendo con las “apropiaciones” diarias del gobierno norteamericano. Nadie sabe qué cantidad realmente existe y Estados Unidos sigue imprimiendo dólares sin hacer excusas del fraude siendo perpetrado en el mundo. Las condiciones actuales de Estados Unidos son verdaderamente alarmantes: Colapso de hipotecas; millonarias pérdidas de los bancos; gigantescos gastos en la guerra de Irak y Afganistán; enormes caídas y pérdidas en los mercados; colapso de Hedge funds, lo cual será mucho peor que las pérdidas en préstamos de viviendas; enorme deuda del gobierno norteamericano; enorme devaluación del dólar.
Sin duda que China está conciente del peligro y por eso ha estado diversificando sus fondos monetarios y aumentados sus reservas en otras monedas e incrementando sus reservas de oro. Caso similar sucede con países como Dubai, Suecia y Noruega. Países como Rusia e India vienen por años reduciendo sus reservas en dólares y han evitado incrementar su comercio con Estados Unidos. Pero bancos centrales de otros países como varios países suramericanos incluyendo Chile, mantienen grandes reservas en dólares. Quizás el mayor peligro lo sufre Ecuador por estar bajo un sistema de dolarización que pueden convertir a la pequeña nación en el más grande perdedor del colapso a venirse.

Ecuador puede quedar enfrentándose a los siguientes problemas:

 Sus reservas monetarias (el oro) secuestrado en la caja fuerte de la Reserva Federal de Dallas Texas.
                               No tener moneda alguna en el eventual colapso del dólar.
 Ser partícipe de la deuda norteamericana pues al estar dolarizado la deuda del dólar es deuda ecuatoriana.
 No tiene política económica propia y ésta es dictada en Estados Unidos ya que el acuerdo de dolarización no le concede ningún derecho a Ecuador.
      Colapso bancario de bancos ecuatorianos que tienen todas sus reservas en dólares.