viernes, 17 de abril de 2015

EL CABALLO DE TROYA

CAPÍTULO VI

“Es un absurdo decir que el país puede emitir bonos que respaldan el dólar, pero no emitir su propia moneda; porque los primeros enriquecen a la Reserva Federal, la segunda opción es tener moneda propia que trabajaría para beneficio del pueblo ecuatoriano”.- Germánico Vaca



Aristóteles fue uno de los primeros "científicos" en analizar la ciencia política en su obra didáctica “Tópicos”. Me permito usar una de sus sabias premisas para iniciar este análisis del gobierno de Correa.

Aristóteles ya había dicho que, “Quien use la retórica debe usar premisas comunes y conocidas para poder convencer a los demás, en lo que se considera de conocimiento común de la verdad. Pero solamente quien sepa -las consecuencias- de sus actos y de sus palabras puede considerarse digno del poder y del conocimiento, de lo contrario se debe considerar su retórica ignorante".

Primeramente, debo decir enfáticamente que al igual que muchos ecuatorianos deseosos de ver el progreso del país hice el intento de contribuir con el gobierno y por ello le envié al flamante presidente Rafael Correa, varias ideas y sugerencias por intermedio del gobernador de una provincia. Inicialmente, fue grato saber que “según él” había habido “buena acogida de parte del Presidente y algunos ministros”. 

Pero pocos días más tarde, me quedé sorprendido cuando eventualmente Correa postuló algunas ideas que le había enviado, clamando que eran suyas y que eran parte de su plan de gobierno. Esto dio origen a mis sospechas de Correa. 

Por un lado se proponían enormes cambios prácticamente a diario. Sin embargo, cada idea que le había enviado ha sido utilizada en ruedas de prensa, discursos y pronunciamientos en su constante parodia demagógica donde tira todo tipo de ideas y propuestas.  Eso no concordaba con la forma tan ordenada y sistemática que se ha estado implementando ciertas acciones gubernamentales.  Con ello nace la sospecha que Correa no era quien estaba detrás de tantos planes y tantas ideas. Luego, al comparar las posiciones de sus aliados más cercanos como Patiño, Acosta y Larrea tampoco pude encontrar evidencia que ellos hubiesen formulado el plan de gobierno. Aparte de descubrir que Gustavo Larrea recibió entrenamiento en operaciones de inteligencia. Así la pregunta a responderse era, ¿Quién estaba a cargo de formular y crear el plan de gobierno? ¿Quién había creado esa maquina tan efectiva de cambio?

Al empezar a investigar y realizar varias “búsquedas” en el Internet encontré varios enlaces que me  apuntaron en la dirección a un viejo proyecto llamado Camelot. Al principio parecía coincidencia, pero al analizar el trabajo de Robert Nisbet, documentos desclasificados de la CIA, las obras de varios autores quienes habían estado involucrados en el proyecto Camelot, varios documentos acerca de Cuba y Venezuela, la combinación de eventos similares comenzó a desvelar la imagen de que Correa está trabajando para intereses extranjeros. 

En verdad, al analizar la evidencia no podía llegarse a otra conclusión.  Datos desclasificados y documentos existentes definen el plan de gobierno de Correa, la existencia del partido de Correa, la adopción de socialismo XXI y lo que poco a poco ha ido desarrollando Correa en su gobierno son la implementación del proyecto Camelot en Ecuador y esto hace de Correa “el caballo de Troya ecuatoriano”. 

A esto se adicionó las acciones cuestionables de Correa, quien clama ser socialista, y durante la campaña de la primera vuelta se llamaba un cristiano humanista, pero constantemente está creando leyes que distan absolutamente de ser los dos preceptos. Al analizar a fondo se puede ver que las medidas económicas y políticas de Correa son exactamente lo que se promulga en el plan Camelot.
 
Una vez determinado que existía dicha posibilidad que Correa sea un caballo de Troya, decidí consultar a dos especialistas en el asunto. Primeramente, un analista retirado de la CIA y un ex empleado del Departamento de Estado de Estados Unidos que trabajó en Chile y Ecuador. Por su protección y las leyes no divulgo sus nombres. Pero gracias a esa consulta obtuve una definición clara de lo que debía buscar e investigar para llegar a una conclusión, la misma que me podía demostrar si estaba correcto. Así comparto exactamente lo que me fue proveído.

Un caballo de Troya en términos generales del espionaje es considerado un agente psicopolítico.  Este tipo de agente es en realidad el agente más peligroso porque por un lado, sabe que puede cometer enormes daños contra la humanidad en perfecta impunidad, porque psicológicamente cuando el ser humano se siente respaldado de la potencia más grande del mundo y sabe que ha sido confiado lo que ante sus ojos es el control absoluto de su país, obtiene mentalmente un sentido de insensibilidad y supremacía absoluta. Un agente así debe tener las siguientes características:

 Un alto grado de inteligencia, preferiblemente una memoria fotográfica, adepto a la persecución del conocimiento.
 Un profesional de credenciales intachables, graduado de universidades notables y preferiblemente en las ramas de sociología, economía, antropología o psicología. O en su defecto, un militar de alto rango con estudios notables, preferiblemente ya entrenado en inteligencia. 
 Un alto narcisismo, con tendencias egocentristas, adepto a la megalomanía, un individuo que busque y persiga constantemente la atención, ser el actor de la película, el constante adepto a ser el sabelotodo.
 Una persona incapaz de conceder estar errado, que trate de hacer prevalecer sus propios conceptos a cualquier costa, se convierte en el candidato ideal porque se vuelve adepto a lavar el cerebro de una persona, de un grupo, de un partido, de los habitantes de su país.
 Una persona entrenada en mantener la disciplina de conceptos y preceptos aceptados, así ayuda a mantener el dominio sobre ideas.
 Una persona altamente capaz de trabajar por su cuenta, prefiere ser quien obtenga todo el crédito.
 Una persona que se sienta cómoda en el papel de líder. Convertirle en experto en como mantener esquemas de fidelidad y lealtad exigidas a los individuos o grupos que estén bajo su control.
 Una persona que se vuelva experto en usar los servicios de inteligencia, contrainteligencia, militares, políticos y siempre ejerza sus técnicas de control mental.
 Una persona capaz de usar la violencia contra el cuerpo o la mente, adepto a degradar y envilecer a otros.
 Una persona adepto a controlar todo, y con la capacidad de manipular a otros para conducirles a sus diseños.
 Una persona capaz de usar la religión para lograr la obediencia, fidelidad, lealtad y conducta deseada.

Sin duda alguna Correa cumple con muchos de estos requisitos. Pero no es suficiente para acusar a alguien, se necesita identificar si en verdad esta persona puede estar llevando a cabo lo que el proyecto Camelot tiene como objetivo. Por ello revisé nuevamente los antecedentes y se hace necesario buscar si el proyecto Camelot está siendo aplicado en Ecuador.

El plan Camelot es el producto de varias décadas de trabajo, con la participación de decenas de sociólogos y científicos en varias partes del mundo que participaron en el proyecto, para eventualmente crear un plan dinámico y absoluto de cómo controlar un país dotándole de un sistema social, e instalando un líder que sea como un caballo de Troya sirviendo los intereses de Estados Unidos. Aunque como se citó anteriormente, el desarrollo del proyecto se lo hizo con la pretensión de ser nada más un estudio académico y que su alcance es crear un programa de contrainsurgencia global preventiva. Sin embargo, como se cubrió anteriormente se le anunció al mundo que el proyecto fue cancelado, aunque eso nunca sucedió. Al leer los varios libros de sus participantes se vuelve obvio que si se llegaba a implementar el proyecto, este tendría que contar con la presencia de personal de las varias ramas que permitan monitorear todo evento, contingencia y probabilidad. 

Esto entonces significa la presencia de elementos del ejército de Estados Unidos; Ecuador es el único país en Sur América donde el ejército tiene presencia y acuerdos que le permiten operar en el país por el acuerdo de la base de Manta, el mismo que opera con la participación de dos brigadas ecuatorianas como se citó anteriormente.

A esto se suma que varias de las agencias que implementaron el proyecto Camelot han sido incluidas en otras agencias, y la única agencia con el poder presupuestario de financiar la misión en secreto es nada menos que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), que sospechosamente y curiosamente tiene sus únicas oficinas en Sur América, nada menos que en Quito, Ecuador.

Además, para que la operación sea un éxito necesitarían monitorear todo tipo de comunicación en el país. Esto explicaría la presencia de la NSA en Ecuador y no se debe olvidar que los teléfonos están en manos de una compañía norteamericana, la misma que en Estados Unidos ha estado involucrada en dar acceso completo a la NSA a todo su sistema para que puedan interceptar todas las llamadas.

Las posibilidades se van volviendo más claras, primeramente no hay explicación posible alguna para que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados tenga una oficina en un país extranjero cuando su trabajo es exclusivamente monitorear las conversaciones telefónicas, y toda las comunicaciones entre individuos incluyendo teléfonos celulares. En Estados Unidos hubo investigaciones y serias críticas cuando se descubrió que la compañía AT&T, junto con otras compañías norteamericanas habían entregado a la agencia acceso a todas sus comunicaciones. 

Claramente la investigación empieza a aumentar en su número de probabilidades. Como ejercicio mental al mismo tiempo que investigativo, decidí re escribir lo que había descubierto del proyecto Camelot con una variante, llenar los blancos en las premisas y adicionar –Ecuador o gobierno de Correa-. Este es el resultado: Alcance del proyecto Camelot en Ecuador:

a)             Creación de un sistema "dinámico socialista" (socialismo XXI) capaz de detectar "los
indicios de condiciones y tendencias" que podrían llevar "a la guerra interna" en Ecuador.
b)             Análisis de los probables efectos que tendrían "diferentes medidas gubernamentales
del gobierno de Correa sobre los procesos sociales de la cultura autóctona ecuatoriana."
c)             Implementación de las dos cosas anteriores en Ecuador, una vez que hayan sido determinadas las "interacciones dinámicas" del gobierno de Correa, al recopilar los datos e información y cuando se haya detectado, programado y entrenado “al gobierno de Correa (a los actores sociales)” permitir que implementen y obtengan "una base segura para la planificación y la política".

No cabe duda alguna que eso resume exactamente al gobierno de Rafael Correa. 
Por la naturaleza de los objetivos que se persiguen, el proyecto Camelot tomó varios años y su implementación jamás podía realizarse abiertamente. Esto implica que para lograrlo, los servicios de inteligencia que recopilaron la información serían quienes la implementen. Los objetivos a largo plazo son los únicos que tienen importancia. La meta final nunca es pronunciada, porque se sobreentiende que todo este proceso es para obtener una ganancia financiera, política y económica en beneficio de los intereses económicos y estratégicos de la élite que gobierna el mundo.

 Convengamos entonces que en el proceso, la CIA ha obtenido amplia experiencia al conducir experimentos y operaciones de infiltración de grupos izquierdistas y hasta creación de falsas entidades marxistas. En varios países hasta se han manufacturado golpes de estado. Una vez que han tenido un gobierno en su bolsillo se han llevado a cabo “diferentes medidas gubernamentales” -como explícitamente consta en el proyecto Camelot-. Un ejemplo son la “nacionalización de los recursos” no es nada nuevo. Esto se ha venido haciendo desde hace mucho tiempo y el verdadero objetivo ha pasado desapercibido por la prensa y medios de comunicación. Es hora de revelar como funciona.

Una de las primeras instancias se encuentra documentada en el libro “End of Innocense, 1954 Coup in Guatemala”. Copias de los cables y comunicaciones de la CIA han sido desclasificadas.  Tanto la razón que motiva el golpe de estado, como las repercusiones de esa experiencia es que el presidente Jacobo Arbenz Guzmán había seguido la política de liberación del pueblo guatemalteco al decretar una ley de reforma agraria, donde el mismo Arbenz había entregado más de siete kilómetros de tierras de propiedad de su esposa. 

La CIA inicialmente había visto con buenos ojos a Arbenz creyéndole un oportunista que seguiría los designios de la CIA. Pero la ley de reforma agraria afectaba todo el territorio del país y por ende, se dictaminaba la expropiación e indemnización de tierras  de la United Fruit Company, que en ese entonces era dueña de millones de hectáreas en todo Latinoamérica e incluía propiedad de ferrocarriles, líneas de ferrocarril, etc. Arbenz en realidad había ofrecido una indemnización justa al declarar que el gobierno guatemalteco pagaría a la United Fruit exactamente el monto que la compañía había declarado en su declaración de impuestos de 1952, lo cual era $3 dólares por hectárea. El Departamento de Estado y la CIA realizaron el golpe de estado con el pretexto de que estaban actuando en defensa de la expropiación ilegal de las propiedades de la United Fruit Company, a la cual la United Fruit y el Departamento de Estado habían puesto el nuevo valor arbitrario de $75 dólares por “acre”, la hectárea tiene al menos tres acres y por tanto, la demanda de Estados Unidos era nada menos que de $12,589.700 dólares.

Desde entonces se ha venido usando esta misma artimaña como el pretexto que, a corto o largo plazo, eventualmente les ha creado una bonanza financiera sin precedentes. Al dar el golpe de estado se recupera las tierras o se establece un nuevo valor a las propiedades. Si por el contrario el golpe de estado y el líder colocado en el gobierno es quien declara la nacionalización de petróleo; recursos mineros; servicios eléctricos y telefónicos, etc., entonces el propósito es parte de un plan a largo plazo y funciona así.

¿Porque la expropiación de concesiones mineras, petroleras y recursos?

En el caso de Ecuador esto ya ha sido efectuado anteriormente y en diferentes formas cuando una compañía extranjera (canadiense, japonesa, china, brasileña) ha detectado una riqueza considerable de cierto recurso, tal como ha sucedido con los descubrimientos de enormes cantidades de oro, cobre y plata por parte de compañías canadienses. En primera instancia, Estados Unidos necesita crear una operación para que esas concesiones terminen en sus manos. Allí un caballo de Troya es lo más efectivo, pues a pretexto del mentado nacionalismo se elimina las concesiones y cuando sea ideal terminará en manos de compañías norteamericanas. Si esto falla, se manufacturará una manera de adquirir la compañía dueña de las concesiones. 

Pero a eso se adiciona el problema que enfrentan las multinacionales en el enorme costo de infraestructura que conlleva la explotación de minerales, entonces se requiere de un audaz plan donde la compañía puede lograr sus objetivos, sin realizar los gastos que implican la construcción de infraestructura. Así se da la bienvenida a las nacionalizaciones para que sea el país quien realice el gasto de toda la infraestructura.

Cómo y Porqué

Cuando un recurso natural es detectado, tal como es el caso de la enorme cantidad de oro, cobre, uranio y otros minerales encontrados en Ecuador en la última década, además de nuevos yacimientos petroleros, el mayor problema es el costo de la infraestructura necesaria para poder explotarlos. Costo imprescindible e inevitable, pero al mismo tiempo es un gasto que no puede ser recobrado por las multinacionales. Sin electricidad no funcionan las plantas y las minas, sin puentes y carreteras no se puede sacar el producto. Sin expandir el puerto no hay facilidades para expandir la exportación. Una compañía minera por ejemplo, necesita enorme cantidad de energía eléctrica, carreteras, puentes y vías que le permitan el fácil acceso al recurso. A esto se suma la necesidad de personal especializado y trabajadores capacitados. Además, necesita leyes favorables que le permitan las mayores ganancias posibles. Esto implica una inversión de millones de dólares y tiempo de inversión antes de que se pueda obtener la producción de las minas. Todo esto sin que exista por ahora las leyes, garantías políticas, económicas y de inversión que satisfaga a las multinacionales. 

La solución como es demasiado obvio, se le ha presentado a Ecuador con un gobierno aparentemente populista que desea crear leyes nacionalistas para beneficio total y absoluto de Ecuador. Pero lo que se le está ofreciendo es un espejismo. Porque la nacionalización del petróleo es una mentira ya que PetroEcuador mantiene control del 75% de la producción de petróleos ecuatorianos, sin que Ecuador perciba las ganancias del recurso pues el dinero se esfuma. 

Esto demuestra y deja en evidencia que la expropiación de concesiones y el cambio de ley minera en Ecuador nada tiene que ver con obtener beneficios para el país.  La meta principal es desapropiar a las compañías nacionales y canadienses que en el proceso de exploración descubrieron las cantidades de oro, cobre y uranio. Con un plumazo de la Asamblea Constituyente  dominada por Correa se “robó descaradamente” el trabajo de años de muchas de esas compañías, sus esfuerzos y su inversión. Sin contar que la prospección fue hecha con fondos de subsidios entregados por Canadá y gobiernos europeos. 

La CIA mientras tanto, ha utilizado espías entrenados en Cuba para posar como los grandes protectores del medio ambiente. Pero su único fin ha sido mermar cualquier intento de compañías japonesas o canadienses de explotar el recurso. 

El propósito es dejar que sea Ecuador a través de enormes prestamos, tales como los que están siendo aprobados al gobierno de Correa, que construya la infraestructura: Así se construirán las vías de acceso a la cordillera del Cóndor; así se construirán las autopistas para la nueva refinería aun antes de decir donde estará ubicada; así se aprobarán las carreteras y autopistas necesarias entre los puntos planificados; repentinamente asomarán las aldeas necesarias para albergar a los mineros, aunque al principio sean mineros artesanales quienes empiecen el proceso de migración a donde ya se sabe está el recurso; por eso se reparte y anuncian la construcción de las nuevas plantas hidráulicas necesarias para la explotación; por eso se anuncia repetidamente la firma entre Venezuela y Ecuador de la mega refinería para los nuevos productos; por eso se firmó el contrato de expansión del puerto de Manta con la Hutchinson.   

Se el antecedente de cómo empezó este esquema de explotar a nuestros pueblos, Inició con el conflicto de Arbenz en Guatemala. Simplemente, la CIA manufactura un golpe de estado y el gobierno aprueba la nacionalización. La evidencia histórica de Ecuador demuestra más allá de cualquier duda, que precisamente lo que acabo de proponer, sucedió de inmediato en el gobierno militar impuesto en Ecuador desde 1972 a 1979.  La clave principal del gobierno de Rodríguez Lara fue la introducción de cambios estructurales a través de un proceso de desarrollo que impulsó la construcción de infraestructura como nunca antes vista en Ecuador. Simultáneamente, se construyó la refinería de petróleos en Esmeraldas, el Oleoducto nacional desde el Oriente ecuatoriano al puerto de Manta, el proyecto hidráulico más grande del país con la construcción de la planta hidráulica de Paute, la construcción de carreteras, puentes, desarrollo en telecomunicaciones, desarrollo en la exploración de nuevos yacimientos petroleros (enfatizo exploración no explotación) e igualmente prospección minera (no explotación minera). Se lanzó un programa de construcción de alcantarillado, asfaltado de las carreteras y vías principales del país, construcción de escuelas, colegios, hospitales, estadios, coliseos, puentes. Se lanzaron proyectos de salud y varios proyectos de desarrollo en todo el país.

Todo parecía indicar que había un nuevo y verdadero proceso económico que garantizaría el desarrollo económico de Ecuador por muchas décadas. Las ganancias de las financieras y los bancos eran exorbitantes. El crecimiento económico del país era de nada menos que el 10% anual en el PIB. Pero todo era parte de un plan a largo plazo, muy bien concertado por esas élites económicas internacionales que pacientemente esperaban que se cumpla y termine la fase de construcción de infraestructura para explotar los recursos y aprovechar del país. Cuando eso estaba concluido, solo entonces el país despertó a la realidad, que durante esos años se había estado acumulando una enorme deuda. Lo que la gente simplemente aceptó como verdad sin hacer preguntas fue que, los militares se “robaron el dinero” y la riqueza del país. 

Ciertamente que cierto enriquecimiento ilícito si sucedió, sería de ingenuos pensar que eso no sucedió. Pero lo que debemos también saber es que en todos esos años las multinacionales estuvieron operando muy felizmente en el país, pues fueron las multinacionales las que no perdieron nada, se mantuvieron prestando servicios muy bien pagados en contratos que podían recibir del gobierno militar que tenía muy estrechos lazos con la oligarquía guayaquileña. La construcción del oleoducto, de la refinería, de la presa hidráulica y todo tipo de compañías de construcción que construyeron puentes, carreteras y demás, cumpliendo el propósito de garantizar que se construya en efecto la infraestructura necesaria. La deuda del país sería la garantía de que una vez que el gobierno militar sea depuesto, una nueva fase de privatizaciones iniciaría donde se pueda explotar los recursos por nada. 

Precisamente la presión en los gobiernos fue tan grande que estos se vieron obligados a bajar los impuestos a las multinacionales para que reinicien la exportación del oleoducto.  Una vez dadas las condiciones para la nueva crisis financiera, las compañías estatales se enfrentaron a la quiebra, los bancos empezaron a irse a la quiebra y las financieras se redujeron considerablemente. Todo esto tenía el propósito que para entonces el gasto de infraestructura había sido concluido, ahora las compañías fueron rematadas por costos absurdos porque nunca se tomaba en cuenta el enorme costo de la infraestructura. Así a la llegada de las políticas del neoliberalismo las compañías extranjeras compraron y adquirieron por centavos del verdadero costo. Andinatel, Paciftel y Telecsa siguen operando bajo dichos nombres pero los accionistas verdaderos son los conglomerados multinacionales. Ahora que se necesita hacer el enorme gasto de una nueva red de fibra óptica nuevamente se hace un consorcio donde el estado participa, porque será quien construya la infraestructura y al final será el pueblo quien pague.   Así se repite la secuencia de la década de los setenta cuando los gobiernos militares en todo Latinoamérica fueron puestos en el poder para precisamente construir la infraestructura el momento mismo que Estados Unidos llegó a su peak oil. Cuando se vieron confrontados a la realidad que la producción de petróleo caería notablemente, entonces desencadenaron los grandes proyectos de infraestructura en todos los países. Los pueblos pagaron con enormes préstamos aprobados convenientemente por el Fondo Monetario Internacional, creando   sucesivamente la bonanza de unos pocos años de poder y control de los recursos en manos de los militares, el auge de las nacionalizaciones llegó a su fin el instante que se acabó de construir la infraestructura, entonces se introdujo la privatización de las empresas, las nuevas políticas de neoliberalismo emitidas desde Londres y Washington DC para comprar por centavos lo que tanto gastaron los pueblos, las riquezas se explotaron mientras se pudo. Pero el desarrollo y la clave es que ahora los mayores productores de petróleo acaban de pasar su peak oil. Ahora el mundo se enfrenta a una considerable caída de la producción de petróleo y el costo mucho más grande para extraerlo, así países como Ecuador que no ha llegado a su peak oil se convierten en el blanco de estas políticas y por ello la imperiosa necesidad de controlarlo. 

La evidencia clara que apoya mi argumento es el hecho que los cuatro años del gobierno de Rodríguez Lara, menos del 1% del terreno cultivable cambió de manos a pesar de estarse implementando la supuesta Reforma Agraria. Igualmente, es en el gobierno de Rodríguez Lara donde enormes préstamos financiaron proyectos de infraestructura notable, la refinería de petróleos y el complejo petroquímico en Esmeraldas, el asfaltado y construcción de carreteras Quito Tena-Puyo, la planta hidráulica de Paute, la creación de la corporación estatal ecuatoriana CEPE. 

Si bien es cierto que se renegociaron las concesiones petroleras con la Texaco-Gulf en el Oriente, e inicialmente se incrementó los pagos de regalías e impuestos de las compañías extranjeras, en parte fue para la aprobación de los enormes préstamos destinados a la construcción de la infraestructura. 

Aquí se debe hacer un paréntesis y hacer mención de documentos desclasificados de la CIA que demuestran su frustración y hasta intentos de asesinato contra el General a cargo del Ministerio de Hidrocarburos Gustavo Jarrín Ampúdia, quien a pesar de las constantes amenazas de muerte y enorme presión por parte de la CIA, trató de establecer incrementos de los pagos al gobierno de una forma justa, incrementando hasta el 51% los pagos para Ecuador. La respuesta lamentablemente fue que al no dar efecto la presión y la CIA no lograr su cometido, las compañías extranjeras suspendieron drásticamente las exportaciones por más de nueve meses, causando una escasez de gasolina y un costo multimillonario de pérdidas para el gobierno, forzando así al triunvirato a remover a Jarrín Ampúdia del gobierno y acto seguido, anunciar que los impuestos a las compañías petroleras y sus exportaciones serían recortados considerablemente. 

En papel, la historia culpa a los gobiernos militares de enorme despilfarro, de enormes gastos públicos que intentaban impulsar la industria ecuatoriana y que en realidad fue aprovechada para crear monopolios. Todo esto era financiado en parte por las exportaciones petroleras, pero en su mayor parte por deuda externa. A lo anteriormente citado, a los proyectos de infraestructura se sumaron los gastos en construcción de escuelas, colegios, estadios, sistemas de alcantarillado, coliseos, puentes, vías. Por citar un ejemplo concreto, en la Provincia de Imbabura se llevaron a cabo cantidad de proyectos, entre los mas importantes están: Asfalto de la vía Quito-Ibarra, construcción de un nuevo puente sobre el Río Guayllabamba, alcantarillado de Otavalo e Ibarra, adoquinamiento de las varias ciudades: Ibarra, Otavalo, Cotacachi, Atuntaqui, construcción de la vía Otavalo-Selva Alegre, proyección para la construcción de la vía Ibarra-San Lorenzo, reconstrucción del ferrocarril Ibarra- San Lorenzo, construcción del Coliseo Luís Leoro Franco, construcción del Colegio Técnico del Norte, construcción de la Universidad Católica de Ibarra, construcción de la Universidad Técnica del Norte, construcción del Colegio Técnico de Señoritas 17 de Julio, construcción de estadios olímpicos en Ibarra, Otavalo y Cotacachi. Construcción del puente del Chota. 

Las decisiones tomadas con respecto a las enormes deudas, fueron inducidas por los organismos financieros internacionales para el agresivo endeudamiento externo, que tenía como propósito dual eliminar al gobierno militar y preparar al país para la aplicación del neoliberalismo y con ello, la privatización de todas las industrias estatales que después de multimillonarias inversiones de construcción e infraestructura podrían ser compradas por centavos de dólar. 

Ahora se empieza el nuevo proceso, se necesita nuevamente iniciar una segunda fase de desarrollo estructural y de construcción de infraestructura. Por eso es que Correa se cree invencible, porque sabe que este proceso es patrocinado por la élite financiera mundial que podrá construir toda esa infraestructura, pero nunca se ha detenido a pensar en que estamos en un mundo donde miles de ecuatorianos hemos estado viviendo por décadas en otros países y nos hemos expuesto a las jugadas financieras del mundo. Aquellos que podemos identificar que el pueblo está siendo sacrificado como un borrego ofrecido por Abraham a su Dios Hebreo. Así, los ecuatorianos que hemos tenido la suerte o tragedia de estar viendo lo que acontece en nuestro país desde afuera, no somos presa fácil que puede ser burlada con las continuas operaciones de la CIA, simplemente el plan es demasiado agresivo ante la evidencia histórica de intervencionismo en Ecuador. 

Así el gobierno de Correa se ha convertido en un espejo del gobierno de Rodríguez Lara al anunciar la construcción refinería, carreteras, construcción de otras dos presas hidráulicas y la conclusión de otra. Es por eso que se firma contratos para la construcción de autopistas aunque no sean para unir puntos vitales de la economía del país. Es al fin de cuentas, la razón que Correa está como presidente. 

Pero no debemos olvidar esta vez que se oculta el enorme déficit del país y la deuda que estos proyectos conllevarán. Sin duda que a corto plazo no tendrían mayor repercusión y muy seguramente las masas pueden creer que todo está mejor, pero será la repetición de los setenta. Esta vez sin Abba y sin Julio Jaramillo.

Aquí es demasiado evidente que los principios utópicos de Correa de querer explotar la minería con una sola compañía nacional, no están basados en ninguna lógica económica. Es lo que la élite financiera mundial desea. Es algo tan irracional que ningún país en el mundo lo ha intentado pues la inversión que eso conlleva es tan enorme, y los resultados tan inciertos que el objetivo no puede ser lo que promulga Correa, es muy posible que se lo haga, tal como se despilfarró millones con CEPE. Pero precisamente sería la garantía que eventualmente dicha compañía controle las minas y metales del país, con leyes creadas específicamente para favorecer enormes ganancias, esas leyes serán aprobadas supuestamente para beneficio del país porque son empresas estatales, pero cuando terminen en manos de los monopolios extranjeros, cuando llegue la privatización, garantizará que ellos se lleven todas las ganancias. Mientras que el pueblo no percibe lo que realmente está haciendo Correa. Eventualmente, el propósito es que todo esto termine en manos de las multinacionales norteamericanas, aunque no se debe olvidar que la élite financiera controla compañías europeas, canadienses, australianas. Al igual que PetroEcuador termina esfumando todos los dineros del petróleo que solo se entrega al país centavos de dólar por barril, así sucederá con las empresa estatal de minas que Correa clama será la gran solución. 

La realidad es que se debe crear tratados justos para todas las partes, con compañías de la más alta integridad y con países que se adhieran al máximo respeto de la soberanía de Ecuador y las leyes internacionales. Ecuador no se puede aislar ni detener industrias que son de vital importancia para el desarrollo integral de la nación y se debe seguir conduciendo negocios con quienes lo hacen honestamente, equitativamente y profesionalmente. De lo contrario, los objetivos de las élites financieras nos conducirán a la eventual crisis absoluta de la minería y el petróleo y serán quienes tengan el control completo del destino económico del país

Las Violaciones de la Constitución y Destrucción de las Instituciones Democráticas.

En consideración de lo expuesto decidí partir de los siguientes puntos para analizar a Correa:

1.     Correa está "pretendiendo" gobernar el país, cuando en realidad sabe perfectamente que solamente sirve ciertos intereses que pueden lograr sus objetivos solamente con poderes dictatoriales. Pero de todas maneras, tiene el poder y con ello se cree poseedor de "la verdad absoluta" y todos quienes se opongan a sus "principios" están errados. Así, no puede haber críticos contra el poder. Eso es opuesto al socialismo que está supuesto a ser el gobierno de las masas.

2.     Principios y procedimientos constitucionales fueron violados al destituir con decreto ejecutivo a 57 miembros del Congreso con el sólido propósito de impulsar el proceso de la consulta popular. Tal como se explica anteriormente, la eliminación del congreso tenía el firme propósito de establecer los poderes dictatoriales, igualmente no son medidas que son estrictamente socialistas.

3.     Nuevamente, bajo decreto ejecutivo se aprobó un estatuto para la creación de una Asamblea Constituyente, con el "único" propósito" de redactar una constitución a ser aprobada por referéndum. Y dicha asamblea debe ser disuelta en un máximo de 240 días (decreto 148). Inmediatamente notifiqué y envié carta al presidente de Estados Unidos porque quería ver que respuesta recibía, absolutamente ninguna cuando veces anteriores he recibido contestación aunque sea formal. Mi alarma fue porque la asamblea tenía “plenos poderes”, esto ha sido precisamente usado para que los asambleístas se auto califiquen de ser el nuevo poder legislativo del país, emitiendo decretos y mandatos. Algo que explícitamente no fue parte del mandato popular obtenido por votación, que explícitamente expresó que era “el único propósito de redactar una carta constitucional”.
4.     En plena violación del derecho cons
titucional del Ecuador, el Presidente pide la disolución del Congreso y clama ahora que la asamblea constituyente tiene plenos poderes. Algo que expuesto ante organismos de defensa de los derechos humanos y órganos de expertos en lo que constituye derechos constitucionales, muy claramente han expuesto como una seria violación a la democracia y los derechos humanos. 

5.     En plena violación de los códigos, estatutos y de la constitución, el Presidente Correa hizo campaña, gastó dineros del estado haciendo campaña para miembros de su partido. Su objetivo era obtener control absoluto de la constituyente y eso definitivamente lo logró, mientras se intentaba criminalizar y eliminar a "candidatos" que hagan el menor intento de hacer campaña.

6.     Correa está usando el estado como una maquinaria burocrática de opresión y sometimiento de sus ciudadanos, abrogando el mandato de mantener el monopolio legalizado del uso de la violencia y del derecho a tomar la vida de los demás.

7.     Al analizar las acciones de Correa es imposible no ver en dichas acciones las premisas centrales que se habían declarado en el proyecto PNAC, el proyecto Camelot, y el Proyecto Socialismo XXI. 

Desafortunadamente, no podemos llegar a otra conclusión que Rafael Correa no es el creador del plan de su gobierno, no es el arquitecto de los enormes cambios del país, es el líder figurativo de socialismo XXI y los objetivos no pueden dar otros resultados que las claras metas establecidas en el Proyecto Camelot como parte de los planes geoestratégicos de dominación mundial. Es por eso que la retórica de Correa jamás responde las acciones ni explica el alcance y objetivo de ellas. Correa recurre al enfrentamiento verbal porque él mismo no entiende ni sabe los objetivos finales del proyecto y por ende donde terminará su gobierno, por eso no mide sus palabras y las consecuencias de ellas, dando origen a actos y acciones que solo pueden dar como consecuencia la división de los ciudadanos, la eventual dictadura y la anarquía del país.

Proceso político de implementación del sistema socialista de Camelot.

Si bien la economía no es una ciencia, es más bien una práctica humana que de vez en cuando ofrece resultados. Lamentablemente, al caminar siempre a la par de la política también atrae más farsantes y fanfarrones que aquellos que imitan a Elvis en Las Vegas. Si tratamos de medir los logros de la ciencia económica, nos encontramos con experimentos comunistas de Stalin y Lenin que dejaron a varios millones de muertos y sumieron al pueblo ruso a varias décadas de calamidades, -ergo con el total apoyo de las masas inicialmente- aunque muchos prefieren recordar los grandes logros armamentistas, sin explicar donde está la lógica de tener a un pueblo en opresión y pobreza, mientras se gastaban billones de billones construyendo armas atómicas y nucleares en competencia con Estados Unidos. Los únicos beneficiados fueron en realidad las compañías de armamentos que cobraban enormes sumas por todos esos misiles, armamentos y tecnologías.

La guerra fría se desarrolló entre la USSR y Estados Unidos y sin embargo, fue la batalla clásica de dos jóvenes inmaduros que sin detenerse a pensar se retaron a ver quien tiene el misil más grande. El resultado fue una lista enorme de misiles nucleares y atómicos que podían destruir el mundo cientos de veces. Al final del colapso de la Unión Soviética se desmantelaron muchísimos de esos misiles y muchos quedaron en manos de países que por ello se desataron en la guerra que diseminó sus poblaciones. En ese proceso de las guerras de Kosovo, Serbia, Bosnia nuevamente la élite financiera y el complejo industrial militar cosecharon grandes ganancias monetarias.

Estados Unidos quedó como el imperio supremo, donde algunos políticos con inclinaciones napoleónicas desean crear ese imperio de supremacía absoluta y control total del mundo tal como anunciaba George H. W. Bush el día que se inauguró como presidente, diciendo que era el inicio de “Un Nuevo Orden Mundial”. Los representantes de esas élites financieras siempre están presentes de consejeros en los gabinetes presidenciales. Muchos de ellos tienen hasta ciudadanía dual de Estados Unidos e Israel tal como Paúl Wolfowitz. Sin embargo, tomaría  otro libro entero para describir las raíces genéticas judías de muchas de las familias Illuminati.

La lógica exigiría que ante el fracaso del comunismo en la Unión Soviética, nadie pudiera seguir adoptando el comunismo. Aunque China aún se declara comunista, es demasiado obvio que está practicando su propia versión de capitalismo y lo ha venido haciendo desde que creó la zona libre de Hong Kong y porque no decirlo, la zona tecnológica de Singapur. Por todas estas razones expuestas, siempre me ha parecido extraño toda esa evidencia que parece indicar  que todavía hay socialistas y comunistas al doquier, especialmente en Latinoamérica donde aunque nunca ha existido el proletariado (unión de trabajadores de fábricas y minas), mucha gente quiere creer que una doctrina creada por el judío alemán Karl Marx pueda servir de solución. Pero como hemos visto en capítulos anteriores, muchos de estos llamados grupos izquierdistas, comunistas y marxistas han estado siendo manipulados, financiados, controlados y en algunos casos hasta creados por la CIA. Es por eso que el socialismo XXI escrito por Heinz Dieterich Steffan es adoptado por Chávez y súbitamente se lo anuncia como la gran doctrina para el desarrollo de los pueblos. Pero es una cortina de humo para ocultar el verdadero plan Camelot y para servir de carta seudo ideológica para los caballos de Troya que sirven al imperio. Planes que obedecen operaciones de la CIA, es el plan originado por los académicos que participaron en el proyecto Camelot, es un plan detallado y concertado a destruir cada nación donde se la implemente. Socialismo XXI es el nuevo comunismo a la americana. 

Esta doctrina creada como socialismo XXI tiene como objetivo final causar la miseria de los pueblos y reducir a los países a aceptar las soluciones que entonces vendrán. Como se podrá ver en este estudio casi todas las decisiones tomadas por Chávez y Correa tienen el propósito fundamental de favorecer económicamente a esa élite financiera. Sería bueno recordar en Ecuador que el Nazismo en Alemania tenía como nombre oficial Socialismo Nacional y existe mucha evidencia que recibieron dinero y fueron financiados por esa élite financiera de los bancos del judío Rothschild, el Banco de Londres y los bancos del judío nacionalizado estadounidense Jacobo Schiff, en consorcios que involucraban a los Rockefeller, Roosevelt (primo lejano de Bush), los hermanos Harriman, y sus empleados Walker y Prescot Bush.

En el otro lado de la moneda, tenemos el depravado capitalismo del siglo XX con el cual las masas fácilmente se identifican para culparle de todos los males que le aquejan. También es fácil vender el concepto de que nuestras naciones han sido víctimas de las prácticas depredadoras de monopolios. A todos estos ingredientes se le suma el calentamiento de la tierra y los graves efectos de la globalización. El resultado es una sopa de amargura que ponen a la gente hambrienta por un aperitivo más fácil de tragar. Quizás eso explica el éxito de Rafael Correa en Ecuador, pues Correa llegó a ofrecer y brindar soluciones a todos esos males, lamentablemente la gente muchas veces escucha sin alzar a ver, si pusieran los ojos en el verdadero objetivo, entonces podrán deslumbrar que socialismo XXI es la fórmula más rápida para el deterioro de nuestras sociedades.

El carisma de Velasco Ibarra y de Jaime Roldós era real; las convicciones de Velasco Ibarra y de Jaime Roldós Aguilera eran originales y patrióticas. La popularidad de Correa ha sido el fruto de millones de dólares en propaganda, en manipulación de la prensa y medios de información.

Cuando en Marzo del año 2007 la gente ignoró que 57 diputados elegidos con voto popular fueron destituidos y reemplazados con “diputados” que estuvieron más acordes a la línea del gobierno. La gente prefirió ignorar ese acto de agresión contra la democracia y prefirieron verlo como algo necesario, el presidente no recibió oposición a un acto que en cualquier democracia constituía un acto inconstitucional y antidemocrático.

Luego pude ver un video en el cual muy claramente se demuestra que hubo una negociación para obtener los votos necesarios cuando Correa creía haber formado un Congreso que acataría sus órdenes.  Cuando eso no sucedió, Correa pidió inmediatamente la disolución del Congreso, porque entre otras cosas, el Congreso demostró no estar dispuesto a seguir los mandatos de Correa y se opuso a leyes que él quería aprobar. El video puede ser visto aquí y
claramente            es            una         negociación          – http://youtube.com/watch?v=DgMtnP9QHwg&mode=related&search=).

La gran masa popular aspira una fuerza de cambio radical cuando se le alimenta a diario de expresiones emotivas como, “la revolución ciudadana, la patria ya es de todos”, pero más allá de las palabras y retóricas se ignora el plan siniestro del proyecto Camelot. La mayoría de ciudadanos ecuatorianos no sospechan siquiera que este socialismo XXI es una fórmula para el desastre de nuestros países. Si cualquier analista económico pone a un lado sus intereses políticos y mira la evidencia, debe admitir que los resultados de aquí a cuatro años serán el caos, hambre y colapso del Ecuador.  Lejos de ser gobiernos progresistas, los gobiernos de Chávez y Correa son exactamente lo que prescribe el proyecto Camelot. Caballos de Troya que destruirán el país desde adentro.

La impresionante inestabilidad política de Ecuador así como también la realidad del dólar empiezan a causar un enorme déficit para el país que se vuelve incapaz de vender los bonos del estado. El propósito específico es forzar al país a adquirir préstamos que se vuelven inevitables por la necesidad de cubrir tanto el presupuesto, como las responsabilidades asumidas por el estado. Eso solo beneficia a Estados Unidos. El mismo Estados Unidos tan solo ha podido vender unos pocos billones cuando necesita vender al menos 75 billones de dólares al mes. Pero nadie quiere bonos de dólares porque ya todo mundo sabe que la deuda norteamericana es de 76 trillones. Pero Ecuador, estando dolarizado no tiene otra alternativa que endeudarse más en dólares. Así, si los bonos norteamericanos nadie los quiere comprar, quién va a querer comprar los bonos ecuatorianos que respaldan el dólar que circula en Ecuador. Peor cuando China también ha empezado a desechar sus bonos. Pero acaso si la gente ecuatoriana ignora esa realidad solo puedo guardar esperanzas que este libro abra el deseo de descubrir la verdad detrás de las políticas de Correa. 

Correa lejos de implementar un estudio para que Ecuador establezca su propia moneda y así el mismo gobierno pueda dictaminar su propia política económica, se ha mantenido firme en mantener la dolarización en Ecuador. Correa se ha mantenido como perro fiel al sistema. Pero cómo puede mantenerse fiel al dólar cuando al hacerlo toda política económica del Ecuador es dictaminada en Washington.

Su nuevo líder les ha prometido un fantástico nuevo mundo utópico donde aparentemente todo mal será rectificado, (si los videos anteriores son evidencia, la gente no debería poner muchas esperanzas en dicho cambio), pero la promesa es que se va a crear una nueva sociedad llena de justicia. Aunque tal parece que para lograrlo todos los ricos serán ajusticiados, todos los corruptos erradicados, todos los partidos acusados, todos los periodistas insultados, todos quienes no estén de acuerdo serán humillados. Así, la banca es ahora tachada de “ladrones’, los ricos de “pipones”, la prensa es “mentirosa”, y todo aquel que no esté de acuerdo con la postura del gobierno aparentemente es “corrupto.” Y el Presidente se cree con el derecho de amenazar y correr aun a reporteros. 

(http://www.youtube.com/watch?v=6cGTCtk9vmI&mode=related&search= ).
El mundo entero comienza a mirar a Ecuador con ojos anonadados, nadie puede entender lo que está pasando. Pero a la incertidumbre, los inversionistas han quitado a Ecuador de la lista de posibles inversiones, muy claramente reflejado en la enorme caída de todo tipo de acciones de compañías que tienen proyectos en Ecuador. El beneficio es que se detiene la fuga de capitales de Estados Unidos y se invierte en el cada vez más quebrado imperio.

Su gran líder ha ido de visita a Europa, aunque nadie entiende muy claramente para que, excepto quizás le era necesario ver a un Rey verdadero antes de coronarse a si mismo la majestad del Ecuador. En su magnificencia no le dio importancia reunirse con los inversionistas, los representantes de varias industrias o los banqueros de Europa.

No podía entender que estaba pasando en Ecuador y porqué se hablaba de un socialismo del siglo XXI, cuando el comunismo y socialismo quedó caduco en la Unión Soviética, en China, y Vietnam. Correa como líder del socialismo XXI es el único que clama saber y entender lo que se puede lograr. Pero los ecuatorianos deberíamos ser más maduros, más responsables, más patrióticos como para aceptar y adoptar un sistema creado por académicos extranjeros con el único propósito de crear la guerra civil de los pueblos. Los confundidos periodistas han intentado hacer preguntas, pero su presidente les ha dicho que él no es mago para contestar preguntas que no son interesantes de periodistas que, a su modo de ver y entender son, “bestias salvajes, gordas horrorosas e insensatos mentirosos”. El paralelo con Chávez es impresionante, tal como he apuntado, las cosas que tienen en común los caballos de Troya son notables
(http://www.youtube.com/watch?v=grEs8i6gii4 ).

El nuevo gran líder de Ecuador entiende la democracia a su modo y por ello, antes de eliminar definitivamente el Congreso, había dado órdenes expresas a su gabinete de ignorar cualquier decisión del Congreso.  Luego, para sellar su versión de dictatocracia prosiguió a usar la Asamblea Constituyente para la disolución del poder Legislativo porque consideraba a sus miembros nada menos que: “Perros que ladran.... corruptos…...horrorosos…. que no sirven para nada.”

Sus seguidores ahora aparentemente quieren emular a su gran líder y han adoptado la misma postura y el ejemplo. Todo aquel que se oponga a la destrucción de la democracia, o que apunte a par de decretos que demuestran las verdaderas intenciones del líder de la nación recibe epítetos, insultos, adjetivos. Nadie parece ver que hay mucho menos justicia, y el mismo gobierno está envuelto en escándalos de corrupción. Después de todo, si su gran líder llama perros a los miembros del congreso entonces ellos se sienten con derecho a llamar eso y mucho más a quien se oponga a su utopía.

Pero muy pronto Ecuador tendrá que despertar al mundo real. La globalización ha ligado las acciones económicas de todos los países. Y si la bolsa de valores de China termina afectando lo que sucede en la bolsa de valores de Londres y Nueva York, los efectos para un país como Ecuador que depende de una moneda extranjera por la cual paga el 9% de senioriage; que tiene minúscula industria que cada día es reducida aún más por la leyes impuestas y condicionadas a las extensiones de ATDEA, que son parte de la jugada del proyecto Camelot. Cuando la producción de su principal recurso de producción “el petróleo” ha decaído considerablemente; no por falta de recursos pero por inoperancia de PetroEcuador y confrontación con las multinacionales. Cuando su líder amenaza en quitar las concesiones mineras y de petróleo a varias multinacionales lo cual ha causado congelamiento de inversión. El resultado no puede ser otro que una seria crisis económica causada por las intransigencias de su líder.


Razones económicas para la implementación de Camelot en Ecuador. 

Si analizamos e investigamos las razones económicas para estos cambios en Ecuador podremos encontrar los siguientes factores:

La enorme caída del dólar en consecuencia de su deuda, déficit e inflación contra otras monedas del mundo está reduciendo el poder adquisitivo del dólar. Ecuador está dolarizado y paga 9% de senioriage por usar el dólar de la Reserva Federal. Esto crea automáticamente una deuda para el país y el total de pérdida por cada dólar es alrededor de 17 centavos de dólar: 9% de senioriage,+ costos de impresión 1%,+ porcentaje que gasta el Banco Central de Ecuador 7%. 

La incapacidad de Ecuador para vender los bonos que respaldan el uso del dólar se convierte en un déficit de la nación que obliga a crear una deuda. La combinación de una deuda para pagar un déficit se convierte en un factor inflacionario de catastróficas consecuencias.

La política monetaria ecuatoriana es emitida por el Banco de la Reserva Federal. Correa no controla la política económica del país.
La política fiscal de George Bush que desde que se convirtió en Presidente ha incrementado el déficit a sumas nunca antes vistas. Dicho déficit implica mayor deuda, implica más pagos de intereses en los bonos (sobre dos mil millones diarios en intereses)
Los efectos de sequías en China y otros lugares al mismo tiempo que lluvias excesivas por efectos del Niño en el Pacífico y la Niña en el Atlántico, y las consecuencias climáticas en otros lugares del mundo han causado enorme escasez de víveres y el incremento en precios de productos en las bolsas de valores.
Enorme demanda del maíz debido al uso en EE.UU. para el etanol, lo cual ha causado escasez enorme en varios países como México, incrementando así el precio en todo el mundo.  
La inflación de Estados Unidos es mucho mayor de lo que publica el gobierno, ejemplo claro, la leche en los Estados Unidos se ha incrementado de $3.65 por galón en mayo a $5.75 en julio.
Estados Unidos es el responsable directo del enorme incremento del costo de petróleo porque Bush incrementó al doble las reservas petroleras, mientras el consumo de gasolina por el ejército norteamericano y las compras del Pentágono prácticamente eliminaron a Kuwait como exportador de petróleo pues se utiliza estrictamente para consumo del Pentágono. 

La hiperinflación de los precios de alimentos y combustible en Estados Unidos es consecuencia directa de la deuda, el déficit, la especulación del mercado; si bien la misma es ignorada por la administración de Bush, que publica un índice que no toma en cuenta la verdadera inflación. Al Ecuador usar la moneda estadounidense, paga las consecuencias de dicha inflación porque el real, el peso colombiano y de hecho, todas las monedas del mundo están ganando valor sobre el dólar. La inflación de precios para productos tanto nacionales como extranjeros por ende seguirá subiendo en función directamente proporcional a como siga cayendo el dólar.

El precio de los alimentos seguirá subiendo en respuesta a la inflación tanto de EE.UU.
como de Ecuador. Esta se ve aún más afectada cuando Ecuador no ha vendido más que cien millones de dólares en bonos, mucho menos producción de petróleo, y posible endeudamiento que empujen aún a más intereses. Históricamente el valor de la comida es el más volátil de los elementos en los índices de precios que paga el consumidor.

Cuando hay escasez de productos, los productos más afectados son aquellos que se dañan más rápidamente o con fecha de caducidad como leche, vegetales, frutas. A diferencia con productos que no son tan afectados por la inflación como muebles y ropa ya que el consumidor puede posponer su compra.

Muchos productos son necesidades esenciales, tales como la leche indispensable para un bebe que no tiene importancia quien sea el consumidor se mantienen en demanda firme y que cuando hay demanda y escasez el precio incrementa.

Con la caída del dólar la mayoría de productos importados al Ecuador son más costosos. El doble efecto de la devaluación y la inflación afecta a todo producto importado. Si bien se cree que la caída del dólar ayudará a las exportaciones, la gente no puede olvidar que las importaciones también suben de precio pues se paga más dólares.  A todo esto afecta las sequías y precios de transporte y costos de fertilizantes.

Conflictos entre naciones a menudo causa la subida de precios. La amenaza de Ecuador de enjuiciar a Colombia frente a la Haya causó de inmediato la subida de productos colombianos; el conflicto con Petrobrás de inmediato subió los precios de distribuidores de Brasil; La postura de Correa ante EE.UU. ha empujado a congresistas a presentar ante el congreso estadounidense propuestas que pueden afectar al país (Chuck Grassly). Nuevamente eso afecta a Ecuador. 

Subsidios de ciertos productos en Estados Unidos ayudan al consumidor norteamericano pero afectan los precios de productos tanto importados como exportados en otros países. Ecuador al usar el dólar termina siendo afectado más por dichos subsidios.

En un estudio realizado por una comisión del congreso norteamericano, se llegó a determinar que el factor que más está afectando el precio de los alimentos y de todo producto es la cifra de cambio del dólar con otras monedas ya que el intercambio comercial es afectado por esos valores de la moneda. En otras palabras cuando el real, el dólar canadiense, el euro, la libra esterlina están batiendo record y subiendo a diario contra el dólar, los importadores están pagando mucho más por importar, y si bien se cree que ayuda a las exportaciones, en realidad están recibiendo menos por dichas exportaciones porque esta cayendo el valor del dólar.

El presidente de una nación debe ser el líder que CONDUZCA LOS INTERESES DE LA NACIÓN. Es demasiado obvio que Correa por toda su prosa de economista sabe muy poco de cómo funciona la economía real del mundo. Sabrá teoría pero no tiene noción de cómo administrar el país y mucho menos ha sido capaz de educar a la gente en las realidades que se enfrenta. Apuntar el dedo y culpar a los comerciantes es absurdo, debería verse en el espejo y apuntar el dedo al único culpable del inicio de una nueva crisis económica en Ecuador. Esto es resultado directo de que Correa pretende vender sus políticas, pero si acaso un “grupo” de ecuatorianos han comprado su demagogia como la solución, el resto del mundo no lo ven así.  Claramente se mantiene obedeciendo el plan y proyecto Camelot. 

Consideraciones Sociales y la Retórica de Correa. 

El griego Protágoras cuenta del sofista Leontino, quien argumentaba que es mucho más fácil convencer al paciente que se someta a la terapia aunque esta terapia sea cortarle el pie, si el argumento es que es mejor a perder la vida. En la política se puede entonces convencer al pueblo que se someta a terapia porque se le ha amedrentado que de no hacerlo perderán la patria. 

Admito que Correa ha hecho un arte de denigrar a los ricos, a la prensa, a otros partidos políticos y al congreso, llamándolos corruptos cada vez que le apetece, al punto que ahora sus seguidores repiten las mismas frases como si ahora se hubiese convertido en el lema de Correa. Pero difamar a la oposición ante los incompetentes con argumentos deshonestos no será duradero porque la misma fuerza de la verdad irá desnudando las mentiras y poniendo en evidencia el engaño. Y es que precisamente Aristóteles nos dice que: “Cuando una persona posee la verdad, el poder, la sabiduría y la honestidad dicha persona es totalmente competente y por serlo jamás recurriría a difamar, atacar y menospreciar a la oposición. Pero aquel que sabe que su retórica no está basada en principios verdaderos, entonces sabe que su argumento es ignorante, porque quien conoce de su materia responde sin decir nada falso, pero quien se da de sabio sin serlo intenta desacreditar a otros desde su punto privilegiado de poder porque es él mismo quien carece de argumentos. El momento que sus pretensiones quedan al desnudo, entonces el dialogo didáctico termina y entra en una crisis de autosuficiencia”.

Sin duda su actitud con la prensa, con otros partidos políticos, con el congreso demuestran “inestabilidad” de tal grado que la retórica de Correa se ha convertido en su “arma”. Lamentablemente la crisis es demasiado evidente y Ecuador está siendo acarreado a una crisis económica, política y social junto con la crisis de autosuficiencia de su presidente.

Por lo expuesto anteriormente podemos deducir del porque Correa propone todos los proyectos de infraestructura. Pero el Ecuador no puede ofrecer garantías de 100% a la inversión ni a la seguridad de inversionistas y compañías extranjeras como propone Correa. Tampoco puede exigir el 99% al 1%. En vez de crear un sistema de impuestos apropiado para que las multinacionales paguen lo que es justo por el petróleo (un 15% de impuesto + un 20% de regalías en la venta del recurso). Después de todo, las compañías tienen que percibir ganancias y se necesita al menos 35% para cubrir gastos de exploración, explotación, transporte, personal, investigación, maquinaria, protección del medio ambiente, administración, construcción, infraestructura, etc. Ciertamente ninguna compañía en el mundo puede operar con el 1% de ganancias. La propuesta misma es irracional y que venga de un economista graduado en Europa y Estados Unidos hacen quedar al país en ridículo. 

En vez de enmendar los artículos de la constitución que estén errados se ha gastado millones para escribir la constitución número 21, ya que aparentemente 20 constituciones anteriores no fueron suficientes. En vez de trabajar conjuntamente para que el poder legislativo realice su trabajo y redacte las leyes mineras para crear una industria minera responsable y una ley de protección del medio ambiente apropiada, se ha gastado año y medio en retórica, se congela la industria minera por 180 días dejando a miles en el desempleo, se abre las puertas a enormes multas, sanciones y juicios, se viola las leyes de inversión, tanto nacionales como extranjeras. Lejos de aliviar la carga de impuestos que pagan los ecuatorianos, Correa eliminó impuestos a las multinacionales de telecomunicaciones.

Un plan de gobierno responsable debería estar encauzado en invertir en la educación de tecnología avanzada, e impulsando el desarrollo tecnológico trabajando conjuntamente con universidades extranjeras para establecer nuevos departamentos para estudiar arqueología, tecnología minera, ingeniería minera, ingeniería de petróleos, tecnología de satélites, radares, GPR; diseño de gráficos digitales, diseño de juegos electrónicos, nano-tecnología procesamientos de alimentos, etc.; lo cual permitiría a Ecuador preparar, entrenar y emplear gente dedicada a las industrias que serán vitales para el futuro ecuatoriano. Solamente así se podrá construir la infraestructura necesaria, mejorar la educación, incentivar la micro industria y la macro empresa. Pero no se han tomado medidas económicas sensatas y a la fuerza, Ecuador deberá adquirir préstamos necesarios para solventar gastos que serán un duro golpe a la economía y sus ciudadanos. 

Ecuador puede seguir envuelto en sus rencillas ideológicas y sus divisiones. El gobierno puede mantenerse echando propuestas y contrapropuestas demagógicas. Sus demandas y contra demandas del ejecutivo contra el sector industrial y económico tienen un alto precio a pagar en el aspecto financiero. El mundo no va a estar esperando al líder y los resultados que él quiera inventar, peor cuando los resultados son parte de un plan concertado de crear la miseria del pueblo. Rafael Correa ha logrado hacer algo que ningún otro presidente de Ecuador ha logrado antes.  Hacer de Ecuador un país en limbo. Pero Rafael Correa no es el quijote de la mancha, es el caballo de Troya ecuatoriano.

Hoy por hoy, Ecuador es un país sin moneda propia y por ende, incapaz de dictar su política económica. Un país sin una estructura política coherente cuando los objetivos de Camelot se están implementando, es fácil visualizar el proceso ya anunciado en esta secuencia: posesión del poder, referéndum para aprobar elección de la asamblea, disolución del Congreso, elección de la asamblea constituyente, posesión de la asamblea, emisión de mandatos, aprobación de nueva ley tributaria, nueva ley de transporte, eliminación de concesiones mineras, nueva ley de minería, aprobación de plenos poderes para el mandatario, y aprobación de que el presidente se quede por mucho tiempo, referéndum para aprobar las nueva constitución, nuevas elecciones para elegir nuevo congreso, nuevo congreso. Pero seamos realistas, para entonces la única decisión que tendrá importancia será permitir que el caballo de Troya siga en el poder.

Un país más pequeño que el estado de Colorado ya tiene 24 provincias pero aparentemente no es suficiente y quiere dividirse en más provincias. 20 constituciones redactadas y las veinte son inservibles. Un país rico en recursos que su nuevo presidente clama que no hay negociación de dichos recursos. Así Ecuador está destinado a convertirse en el país donde la gente seguirá mirando lo que pasa hasta el día que un nuevo anuncio de un nuevo golpe de estado suceda. Ecuador ya se ha acostumbrado a que ningún presidente en la última década termine su mandato. Ahora al menos sabe quien está detrás de los fabulosos golpes de estado, quien realmente manipula y controla a los mismos izquierdistas y socialistas falsos. Es cuestión de tiempo. Pero esta vez Ecuador está contra el reloj para determinar su supervivencia como nación.

Ecuador necesita vender al menos 2,000 millones de dólares en bonos para operar en este año o hacer un enorme préstamo que nadie está dispuesto a conceder y que de obtenerlo causará serios estragos financieros a la nación. 

En ese ambiente sin embargo Correa promete bajar intereses, incentivar la industria, construir enormes proyectos de infraestructura que sin embargo, no han creado empleos pues las multinacionales traen su propia gente, crear grandes cambios y llevar a cabo al menos dos elecciones más (con enormes gastos).

Al mismo tiempo se ha incrementado la burocracia enormemente y de 15 ministerios ha creado 23 ministerios, lo cual incrementará el gasto burocrático y generará empleos de consumo y no de producción. Las promesas de generar empleos para todo ecuatoriano ciertamente no pueden ser creadas solamente con burocracia que se degenera en la creación de empleos de consumo –no crean riqueza solo consumen el dinero del estado-. Una nación no puede ser productiva si no se crean los recursos de trabajos productivos. La nación no puede ser competitiva en ninguna industria cuando se congela las actividades mineras y se causa serias pérdidas a las inversionistas que intentaban trabajar en el país. Las promesas demagógicas que hizo en la campaña de 100,000 casas anuales, a un precio de cinco mil dólares por unidad con paneles solares (sólo los paneles cuestan $3,000) nunca podrán hacerse realidad.
(http://www.youtube.com/watch?v=qAUbCAD6ElQ&mode=related&search=)
Las promesas son tan grandes que aunque la “popularidad’ de Rafael Correa todavía es muy alta, después que se esfume la cortina de humo los ecuatorianos despertarán a la realidad y Rafael Correa no tiene a donde ir pero para abajo, tanto en popularidad como en la percepción de los ciudadanos. Correa solo merece que se le llame lo que es, el caballo de Troya ecuatoriano.

Muchos han apuntado al peligro de Chávez. Pero Chávez esta siendo usado para exportar el socialismo XXI y cuenta con billones de barriles de crudo, una economía con un crecimiento de 10%, enormes proyectos de gasificación y varios tratados bilaterales de desarrollo de petróleo, gas y minería. Chávez sigue la retórica pero hace tratos a diario con las multinacionales y entrega contratos a diario para el desarrollo de Venezuela. Ecuador está haciendo lo contrario, su crecimiento es de solo 1% en lo que va de este año; Correa ha pedido la cancelación de contratos con Petrobrás; la Repsol ha anunciado que ha vendido las gasolineras que planea abandonar el Ecuador, aunque no ha resuelto los pagos de impuestos que aún adeuda el estado y existen varios pagos que adeuda al estado ecuatoriano. Todo esto cuando otros países cobran las multas respectivas y crean la forma apropiada de impuestos, este gobierno elige la posibilidad de juicios que como se vio con Occidental, se les pasó por alto hasta obtener representación legal apropiada. En otra acción insólita Correa ha decretado que algunos posos petroleros en manos de compañías multinacionales, son meramente campos marginales y por dicha circunstancia no tienen que hacer pago alguno de impuestos. La verdad es que nunca antes he visto a alguien tan peligroso para una nación como Rafael Correa. El momento que se despliegue la anarquía en el Ecuador solo podré decir: “Fue el caballo de Troya Correa.”

El Pez Muere Por Su Propia Boca

En entrevista del editor de política Martín Pallares del Comercio el Presidente Correa se delató ante el mundo con respecto a sus falsas posturas políticas como el líder del socialismo XXI en Ecuador.  No puedo saber las intenciones de Pallares pero la pregunta fue así:

“¿Qué sistema político es el ideal para Rafael Correa?” le preguntó Pallares.
La respuesta de Correa es inesperada porque el líder del socialismo XXI lejos de explicar la “supuesta doctrina” y la ideología que propone como solución para el país como el “sistema político que considera ideal”, a Correa ni siquiera se le ocurre mencionar algo del socialismo XXI, todo lo contrario, evita mencionar sus bases, sus fundamentos, sus principios e ideales. Correa contestó así:
 “La democracia liberal occidental que existe desde la época de Montesquieu o Tocqueville. Pero insisto: si usted lee a Alexis de Tocqueville, en su obra ‘Democracia en América’, verá que lo primero que dice es que, lo que más le sorprendió es la igualdad social y económica que hay en América. Las democracias formales no sirven mientras no haya esas transformaciones de fondo.” Palabras que Correa atribuye a Tocqueville. 

Debo admitir que esta declaración me dejó anonadado, porque cuando al líder de algún movimiento social y político le preguntan algo que es de conocimiento público y este evita responder, algo está gravemente mal.  Es como preguntarle a un sacerdote Católico si cree en la religión católica y él hable de cuanto admira al Dala Lama. Es el equivalente de preguntarle a Ronald Reagan del partido Republicano y él hable de la admiración que siente por algún francés. No puede caber duda alguna que Pallares le hace la pregunta para saber qué es después de todo el tan mentado Socialismo XXI. Pero a Correa ni siquiera se le cruza por la mente que como el máximo representante del Socialismo XXI debía explicar algo de ese sistema político y por qué lo considera sistema político ideal. 

Aparte de eso y si somos honestos con respecto a la obra de Tocqueville debemos decir que Tocqueville ignoró la verdad, no vio la realidad y escribió diatribas que nunca las practicó. Honestamente, como podía estar sorprendido de la igualdad social y económica en Estados Unidos de Norte América de 1830, cuando los negros vivían en esclavitud, los indios estaban siendo subyugados a vivir en las reservaciones y California, Arizona, Nuevo México y Texas aún eran parte de México y no de Estados Unidos. Las mujeres ni siquiera podían participar en elecciones y votar. Y en otro pequeño detalle, para ser senador o congresista de Estados Unidos debían tener al menos cuarenta mil acres de terreno, supongo que para garantizar ‘the pursuit of happines”. (La persecución de la felicidad)¿Cuál era la maravillosa igualdad social y económica a la que se refiere Tocqueville? Podrá haber escrito ciertos pensamientos que hoy se pudiesen tomar como ciertos, pero en 1830 eran mentiras insólitas.

Aparentemente la revolución de Correa está basada en las ideas de un burgués francés que escribió una obra hace 170 años, a pesar que en Ecuador no ha escatimado apelativos insultantes en contra de los burgueses ecuatorianos a quien llama “pelucones”. Ciertamente, Alexis Tocqueville fue un miembro de la burguesía que vivió entre 1805 a 1859. Aún obviando el hecho que las apreciaciones de Tocqueville se refieren a Estados Unidos solamente y no al continente americano en realidad. Tampoco debemos olvidar que dichas observaciones fueron en los mismos años cuando Ecuador apenas se independizaba de la Gran Colombia (1830) y se conformaba como Nación.

El libro de la Democracia en América Tocqueville denota un claro racismo y desprecio por las otras razas. Tocqueville estaba a favor de la colonización y “en contra de la esclavitud”, pero no por un sentido humanitario, sino porque estaba convencido que los descendientes de, “Los negros, los indios y las razas inferiores contaminarían a la raza suprema de los blancos”. Su trabajo de la “Democracia en América” está plagado de alabanza por el sistema norteamericano y lleno de epítetos racistas como este: “Lo primero que atrae a la vista, primero a la luz, al poder y la felicidad, son el hombre blanco, el europeo, hombre por excelencia; debajo de él aparecen el negro y el indio. Estas dos razas desafortunadas que no tienen ni nacimiento, ni cara, ni lengua, ni nada en común; solamente sus desgraciadas miradas. Ambos ocupan una posición igualmente inferior en el país que habitan.”  

Tampoco debemos dejar a un lado el hecho que Tocqueville, cuando fue parte del gobierno Francés, apoyó la represión conducida por el general Cavaignac, la misma que en 1848 abogó por imponer “estados de sitio, paros militares y regulación del estado por intermedio de la suspensión del orden constitucional. 
En 1849 fue nada menos que Tocqueville quien como ministro de asuntos extranjeros  abogó junto con Julio Dufaure, ministro del interior, para el reestablecimiento del estado del sitio en la capital y aprobó la detención de manifestantes. Tocqueville, apoyó leyes de restricción a la libertad política y hasta leyes contra la libertad de la prensa. Tocqueville fue crucial en pasar leyes donde aún se prohibía la libertad de clubes. Mientras si bien en cierto que en su libro “Democracia en América” apoyó cambios, en la práctica como parte del gobierno francés hizo todo lo posible por restringir libertades políticas, sociales y económicas. Por eso no es de admirarse que en realidad Correa admire a Tocqueville, pero ciertamente no por las observaciones mentirosas que plagan Democracia en América. Pero al analizar más profundamente la situación, he descubierto que en el proceso de investigación académica Robert Nisbet, uno de los principales participantes del proyecto Camelot, mencionaba y admiraba muchas acciones de Tocqueville. Acaso esto es lo que Correa realmente admira de este hombre. 

Aquellos que queremos el verdadero cambio social, económico e integral de una patria justa solo podemos desear que Correa corra la misma suerte de Tocqueville quien fue juzgado por "alta traición". Detenido en Vincennes y después liberado a pesar de haber solicitado la restauración de los borbones contra el imperio de Bonaparte II (1851-1871). Después de ello se alejó de la vida política donde se dedicó a escribir el bosquejo de L'Ancien Régime et la Révolution, publicando el primer tomo en 1856.

¿Por qué un Caballo de Troya en la Presidencia?

Como cualquier acto de ilusión y siguiendo el conocido esquema de operación de la CIA, que muy repetidamente ha conducido sus experimentos políticos y económicos en el Ecuador, a pretexto de los intereses económicos y estratégicos del Tío Sam. Rafael Correa súbitamente se convierte en la respuesta a Chávez y a Lula en la versión ecuatoriana de siempre -grandes promesas sin que haya sustancia alguna-. 

Sin duda, todo tipo de mecanismos y mercadeo vendieron el paquete que Rafael Correa era más brillante que todo hombre que haya pasado por la presidencia del Ecuador. Rafael Correa ciertamente con solo tres meses de haber sido ministro de economía y unos años de profesor, es acreditado con autoría de dos libros y de haber escrito numerosos artículos científicos para universidades norteamericanas. Admito no haber encontrado ni uno solo de ellos en el Internet. Pero sin más asoma como un grandioso economista. Ahora de presidente hace gestos similares a los tres chiflados y sin ofrecer ideas o respuestas claras, simplemente descarta con desdén, muecas, sonrisas disparatadas, gestos desarticulados a quien se oponga a sus postulados. Aparentemente en su mundo y su propia versión de democracia o socialismo XXI, versión Camelot, aka socialismo CIA, no caben cuestionamientos a sus pensamientos.
No existe respuesta clara cómo este Señor Correa sin más, se pudo haber ganado la admiración de varios millones de ecuatorianos en tan pocos meses y que semejante movimiento haya sido tan fácil. Pero en Ecuador, la CIA tiene amplia experiencia y se le puede engatusar al pueblo constantemente que es posible crear en menos de un año un nuevo partido político; crear una formula ganadora; ganar los votos y tener la estructura y coyuntura política necesarias para gobernar un país.
La realidad es que es imposible que eso suceda en ningún país sin que exista mucho dinero por detrás y como ya se ha experimentado anteriormente y se ha perfeccionado el esquema, eso solo sucede en Ecuador tan fácilmente como un abracadabra. Tal como lo contó Philip Agee, el ex agente de la CIA. En Ecuador han pasado décadas pero las operaciones continúan y ciertamente la CIA mantiene operaciones en el país, pues sería por demasiado ilógico que abandonen ahora que el Ecuador está dolarizado. 
En Ecuador nadie se debería extrañar que en todas las últimas elecciones presidenciales siempre haya ganado un candidato que ha formado su propio y flamante partido. Cada partido nuevo acusa a los demás de “partidocracia” a pesar que, Assad Bucaram, Abdalá Bucaram, Jamil Mahuad, Lucio Gutiérrez llegaron al poder con flamantes partidos políticos. Pero, los ecuatorianos aparentemente no aprenden y no se han dado cuenta que esto sucede. Seamos honestos.

¿Se puede formar un nuevo partido político y ganar elecciones? Solo en Ecuador.
¿De dónde proviene el dinero, la estructura política, los miles de creyentes y fanáticos, la ideología, el programa de gobierno y la organización política? Todo proviene de un estudio académico de varios años, de un enorme costo y con la implementación completa del proyecto Camelot por la CIA. 

Con la fuerza de un huracán Correa crea su propio partido y gana las elecciones. Pero me atrevo a preguntar si a alguien se le ocurrió pensar que para eso se necesita millones de dólares, millones de campañas y mucho dinero para organizar y pagar gente. Es tan grande la fuerza política de Correa y tan seguro está de su plan que ni siquiera gasta un centavo en intentar elegir un solo congresista al Congreso. Apenas se ganaron las elecciones se llevaron a cabo todo tipo de manejos turbios para lograr los votos, hasta que finalmente se pueda destruir el congreso. Para cuando eso sucedió, los miembros del congreso temían tanto por su seguridad que ni siquiera se atrevían a enviar correos electrónicos a sus mejores amigos. Se sentían asechados, y eran constantemente agredidos e insultados con la bendición del mandatario ecuatoriano, quien al tener el derecho constitucional y haber sido posesionado de presidente se sentía con ganas de adelantarse al proyecto Camelot y al plan concertado que quería abolir la democracia en Ecuador con dos patadas si él lo consideraba necesario. Pero no hay respuestas para ninguna pregunta porque Correa no cree necesario responder a nadie, porque es él y solamente él, la respuesta para Ecuador. La recomendación de Correa a quien le pregunte y cuestione el destino del Ecuador es “que tomen Valium” (respuesta dada en CNN). Respuesta que aparte de demostrar su falta de educación y respeto por sus propios compatriotas demuestra que el hombre tiene poco intelecto para discutir con capacidad los problemas de su país.

Acaso la gente puede pensar que los ecuatorianos eligieron a Correa porque era la única alternativa, pero hubo toda clase de candidatos. Pero Correa tenía dinero mágico para lograr cobertura en todo el país, tenía una compañía mexicana especializada en mercadeo de políticos. Correa tenía un plan muy claramente determinado y perfeccionado por años, fruto de las operaciones Cóndor, Simpático, etc. y las experiencias logradas en tantos otros gobiernos establecidos por la CIA. Por eso es que la mayoría de dineros de la campaña de Correa fueron depositados en efectivo, no existen datos específicos y extrañamente muchos de quienes asoman como contribuyentes a sus campañas son del partido de derecha y conservador de Ecuador.  Así, cualquier dinero que haya sido entregado sea por la Reserva Federal o el narcotráfico no pudo ser detectado (extrañamente Correa pide abolir leyes contra narcotraficantes). Correa ahora clama no haber mantenido control alguno de las cuentas de su campaña y de su partido político. Así debemos creer que el economista Correa no se daba por enterado de los manejos de su propia campaña ni partido pero es ahora el que conduce la economía del país. Por supuesto eso no es cierto. La economía de Ecuador es guiada por la Reserva Federal.

Correa igualmente parece un experto en como manipular la prensa. Inicialmente, su sonrisa constante aún en las entrevistas con la prensa le hizo el consentido de los periodistas. Pero inmediatamente después de anunciarse el ganador de las elecciones Correa dio un giro de 180 grados. Ahora se pelea, les insulta y les llama nombres a miembros de la prensa. Al punto que a una periodista le llamo “la gordita horrorosa”.

Igualmente, Correa uso muy efectivamente el Internet, que fue clave para lograr el apoyo de ecuatorianos que envían las remesas a sus familiares y mantienen comunicación vía Internet con sus familias. Así el partido de Correa fue el primer partido político de Ecuador con una presencia clara en el Internet. Al punto que usando el servicio de youtube todo mundo podía ver videos de Correa, cada discurso, cada presentación, inclusive sesiones de ejercicio, baile y pic nic con sus supuestos asesores en alta mar se trasmitían por youtube en lo que tituló el canal Correa. Todo para crear la noción de un poderoso movimiento de ecuatorianos en el extranjero que ahora tienen nada menos que cinco asambleístas. Aunque personalmente nunca logré siquiera la información como y donde votar en Houston, Texas y mis intentos terminaron con el enojo del cónsul, pero como todo lo que envuelve Correa por arte de magia miles de personas aparentemente votaron por él en todo el mundo. 

Correa hizo promesas demagógicas que las masas querían escuchar para ganar las elecciones. Solamente eso puede explicar que haya sido elegido presidente con una enorme cantidad de votos. La verdad es que la CIA se encargo de ello y se aseguró que gane las elecciones, aún si para lograrlo asomaban un millón de votantes que hace años ya son parte del suelo ecuatoriano.  Algo raro existe en dicho esquema y es que es igual de extraño que en Ecuador se logre llegar a la presidencia con una campaña llena de promesas, las mismas que son abandonadas tan rápido como se acapara el poder. Caso concreto es que una de las primeras declaraciones de Rafael Correa fue decir que Ecuador se mantendrá dentro de la dolarización, cuando en campaña, fue la idea central de su campaña el salirse de la dolarización, y fue lo que supuestamente le llevó a la fama. Igualmente la primera gran campaña de Correa fue el convencer al pueblo que el gobierno estaba cumpliendo todas sus promesas, pero eso es lo que decía el centro de información creado por el gobierno. Extrañamente Estados Unidos de Norteamérica se mantienen muy en silencio al respecto de Correa.

Es cuestionable que a Estados Unidos súbitamente le parece importar muy poco si existe o no democracia en Ecuador. Ninguna importancia se le dio al primer golpe de aviso cuando Correa sin más destituyó a miembros del Congreso y los reemplazó con sus secuaces. Pero aún con un Congreso lleno de elementos de su gusto, todavía no estaba dispuesto a gobernar y después de reemplazar a 57 congresistas ante los ojos del mundo, solo días después decía que no podía trabajar con un congreso lleno de corruptos (claro nunca explicó si se refería a los 57 que el mismo reemplazó o se refería a los demás). Por supuesto esas acusaciones y ataques de corrupción jamás fueron corroborados por prueba o evidencia alguna, al igual que la reciente acusación que la CIA tiene infiltrado a su gobierno. Correa sabe perfectamente que eso es cierto porque sabe quien es el caballo de Troya mayor. Pero como se ha vuelto costumbre, Rafael Correa acusa sin pruebas algunas, sin ningún amparo constitucional o democrático, así un buen día declaró que él no puede ni quiere trabajar con un Congreso de corruptos, pese a que dicho Congreso, llegó al poder el mismo día que él fue elegido. Sin duda a Correa no le cabe o se le escapó el concepto de la democracia, pero siniestramente Estados Unidos se mantuvo en silencio. Ciertamente no le dieron aplausos, pero ese fue otro indicio que algo extraño estaba ocurriendo en Ecuador y finalmente me llegué a sentir como un actor en la obra de Shakespeare y me dije “algo huele mal y apesta en toda esta situación”.
En Julio del 2007 mis sospechas me hicieron escribir esto en mi blog 
“Acaso debo preguntar como pregunta pedagógica, si alguien ha pensado que Fidel Castro necesita un reemplazo y los dos candidatos parecen ser Chávez o Correa. Después de todo, el mundo debería preguntarse si la gran mentira cubana simplemente sirvió de incentivo para mantener la ilusión de “enemigos” y así mantener la venta de armas del Industrial Complex ocupado, ya que de ello depende mucho la industria norteamericana.

 Ahora que los TV, VCR, Playstation, Nintendo y casi todo otro producto es importado de Asia se hace más necesario que nunca para EE.UU. crear la ilusión y la idea de un peligroso socialismo y comunismo, sea en versión ecuatoriana o venezolana, para que así los demás países se vean forzados a comprar armas. Después de todo, no le conviene a EE.UU. que todos los países se lleven bien como grandes amigos, pues eso causaría una seria depresión a quienes venden armas. Nada más conveniente entonces, que súbitamente crear anarquía en nuestros países. En Ecuador se está virando la torta con la idea de que Rafael Correa es socialista. Aunque las leyes son casi copias de postulados que se han hecho en Estados Unidos, como la ley tributaria, claro la versión ecuatoriana es con el doble o el triple de impuestos.


Correa tiene retórica en contra de tratados comerciales, pero en un país de trece millones de habitantes donde ya cinco millones han salido fuera del país, supongo que se hace fácil controlar la retórica, mantener la ilusión y pretender que el socialismo XXI, la confrontación mediática y las ideas utópicas son la respuesta a los problemas de la nación, qué importa que toda ley que trata de pasar es increíblemente similar a leyes de impuestos norteamericanas. Todo apunta a que Correa no pasa de ser un agente de los intereses económicos y estratégicos de esa élite financiera que controla el mundo.

Poco le importa a Correa o al menos no ha mencionado que la Reserva Federal de Dallas Texas tiene en sus cajas fuertes el oro de la Reserva monetaria de Ecuador. Poco importa que Ecuador no tiene voz ni voto en su destino monetario ni financiero, y tampoco se le ha dado importancia al hecho que el dólar, ahora parece ser uno de los viajeros de Disney cayéndose vertiginosamente desde la cima de la Tower of Terror, perdiendo su poder y valor adquisitivo contra todas las otras monedas del mundo, fruto de la inmensa deuda de sobre nueve trillones de dólares oficialmente y al menos US. $50.5 trillones de acuerdo a la misma oficina de contabilidad del Congreso de Estados Unidos. 

El dólar patalea y Estados Unidos está como gran atleta de pentatlón imponiendo todo tipo de record en déficit, deudas, desfalcos, fraudes, casas reposeídas, bancos que se quiebran, gente que termina en desempleo, etc., con cifras astronómicas que sobrepasan cualquier cifra que se haya visto en el colapso de 1929. La deuda de Estados Unidos no puede ser pagada, el dólar de la Reserva Federal esta destinado a un irremediable colapso financiero, lo único que no se sabe es la fecha exacta.

Esa cifra tan exorbitante de deudas es lo que motiva estas acciones siniestras de destruir a nuestras sociedades desde adentro. La deuda norteamericana sobrepasa todas las deudas de todo el resto del mundo combinado. Pero el mundo no se atreve a decir las verdades que el fraude de Estados Unidos es vergonzoso cuando imprime dólares sin siquiera ofrecer el pretexto que alguien acaso pueda comprar los bonos que supuestamente los respaldan.

En otro claro indicio de que Correa esta implementando el plan Camelot se debe analizar las leyes tributarias, las cuales claramente no tienen ni la intención de ser socialistas. Debo admitir que estoy asombrado que un economista que clama ser socialista haya presentado un plan que se parece demasiado a impuestos que han sido presentados en Estados Unidos. Ciertamente, ni siquiera en Estados Unidos jamás alguien ha pretendido pasar impuestos tan drásticos como los que Correa y su marioneta de Asamblea Constituyente aprobaron. Pero se debería hacer un estudio honesto e independiente de por qué un país que tiene ingresos petroleros, necesita impuestos de esa magnitud. Ciertamente que Estados Unidos necesita altos impuestos para financiar los enormes intereses que paga por su deuda, todas las armas, la guerra contra el terrorismo, y los enormes presupuestos para las agencias de espionaje. Ecuador no tiene esos gastos. Entonces no hay respuesta clara de porque tantos impuestos al país, al punto que ahora Norteamérica tiene impuestos más bajos que Ecuador. Sin contar que Estados Unidos tiene que financiar la guerra de Irak, Afganistán, los enormes costos de armamentos y las enormes responsabilidades gubernamentales. Ciertamente Ecuador no debería tener tan enormes impuestos al menos que se estuviera planeando financiar una guerra. Junto a las leyes existentes los norteamericanos ya son esclavos de los impuestos. 

La simple realidad es que aún en Estados Unidos existe un record de propiedades que están siendo reposeídas por los bancos y el gobierno debido a altos impuestos, a pesar que la mayoría de Estados tiene impuestos a la propiedad entre 1% a 7% por máximo. Me pregunto cómo el presidente ecuatoriano Rafael Correa pudo pedir a la asamblea que él controla, que se aprueben impuestos a la renta de nada menos que entre el 5% al 35%. Lo cual significa que un ecuatoriano que sobrepase el monto de $80,000 tendrá que pagar nada menos que $24,000 de impuestos solamente a la renta. Un impuesto de 35% es nada menos que una fórmula para la calamidad y el desastre en un país donde el salario básico, aún después de que Correa lo acaba de subir será apenas de $2,400 dólares al año. Pero como si eso fuese poco, el Presidente Correa quería nada menos que el 75% de impuestos a la herencia, sin contar los otros impuestos de ICE e IVA, significando que los ecuatorianos se convertirían en esclavos del sistema “socialista” creado por la CIA y que ahora implementa Correa en Ecuador. 

Lo extraño de las circunstancias es que todo el dinero de Ecuador termina siendo regulado y administrado por el Banco de la Reserva Federal de Dallas de Texas, pues al estar Ecuador dolarizado es quien controla y manda en el destino monetario de la pequeña nación sur americana. Es muy claro que Correa está obedeciendo órdenes de quien controla verdaderamente el país. Indudablemente, la meta es incrementar las divisas que respaldan al dólar. Pero todo ecuatoriano debe entender que Correa no puede ni toma ninguna decisión en la política económica del país.

En otro acto que demuestra que Correa sirve intereses extranjeros fue precisamente que Correa quitó los impuestos a las multinacionales y monopolios de telecomunicaciones, bajo el pretexto que eso bajará los precios, si bien es cierto que hubo una pequeña reducción, los ahorros para las multinacionales representa millones de dólares. Es otra forma de esclavizar al pueblo. 

En Estados Unidos los impuestos llegan hasta un total del 43% de lo que gana un individuo, ese impuesto es en realidad la suma del: Impuesto a la renta (hasta 7%), impuesto a la propiedad (entre 3% a 6%), Impuesto estatal (entre 3% a 7% pero parte se recibe crédito en el impuesto a la renta), Impuesto de Corporaciones (7%), Impuesto a Ganancia de Capitales (Incluye herencias 14% a 28%), y otros impuestos. Sin embargo, todos y cada uno de esos impuestos tienen créditos de todo tipo desde: créditos por cada hijo o por la familia; por el consumo de etanol; propiedad de equipos de industrias; compras de viviendas en zonas de rehabilitación; asistencia a zonas de desastre, etc. En fin, existen millones de rebajas y créditos. De tal manera que casi nadie en Estados Unidos paga más que el 30% de impuestos en su totalidad. Aún así no se logra evitar la fuga de capitales y por ello las medidas que se toman en Venezuela, Bolivia, Ecuador frenan la fuga de capitales, detienen la inversión en estos países y eso es conveniente para Estados Unidos. Es parte de la enorme necesidad de incentivar la inversión doméstica e industrial en Estados Unidos. Pero jamás en Estados Unidos se puede discutir de impuestos de tales cifras como pretende hacerlo el Presidente ecuatoriano. Eventualmente la gente se dará cuenta que dichos impuestos traerán zozobra y calamidad a Ecuador. Hablar de impuesto a la renta de 35%, más los demás impuestos en el país, afortunadamente no se aprobó el 75% del impuesto de herencia, significa que quien haga algo de dinero en Ecuador solo puede esperar ver a sus hijos quedarse en la calle. Pero Correa ya está hablando de reformas. Claro, era de esperarse, reformas que deben estar en el plan de contingencia de Camelot. 

Cualquier gobierno responsable sabe que debe fomentar la industria, el comercio, empleos, salud y educación proveyendo incentivos e invirtiendo en el país. Eso es imposible, cuando a las personas que precisamente podrían invertir y crear industrias, empleos y comercios se les impone enormes impuestos. Al mismo tiempo que, al imponer enormes impuestos a la herencia y a las ganancias de capitales se disminuye el incentivo de acumular riqueza ya que esta no puede ser percibida por los hijos. 

La llamada nueva ley de equidad tributaria es a mi modo de ver el atentado más grave de apoderarse del país por parte de la Reserva Federal de Dallas. Me atrevo a asegurar que los impuestos que ilegalmente han sido aprobados por la Asamblea Constituyente traerán graves consecuencias como:
Enormes cantidad de viviendas y propiedades reposeídas, esto conjuntamente criminaliza a sus ciudadanos.
Incumplimiento de pagos a préstamos de vivienda y propiedades.
Enorme escape de capitales. La simple realidad es que si alguien tiene más de $500,000 dólares en el Ecuador y sabe que va a tener que pagar enormes cifras y perder hasta el 75% de dicho capital como pago de impuestos, lo que hará es salir del país o mantener sus capitales fuera del país. Eso favorece a Estados Unidos. Es un doble golpe para Ecuador pues se detiene y frena la inversión extranjera y se corta incentivos para la inversión nacional.
Migración de compañías tanto nacionales como internacionales que encontrarán muy difícil de trabajar en esas circunstancias. Aún antes de las nuevas leyes mineras ya se hace casi imposible que la gente acepte ir a trabajar en Ecuador, con dichas medidas donde las leyes impiden incentivar el trabajo honesto y así se empieza a generar actos ilícitos.
Ecuador al estar dolarizado, no tiene la misma capacidad de competir con países que pueden ofrecer mano de obra extremadamente barata. Si se impone tantos impuestos es imposible que pueda mantener ejecutivos, científicos, técnicos, y personal capacitado si gran parte de sus salarios termina siendo pagado en enormes impuestos.

El Endeudamiento y Robo de los Dineros del Estado.

Ecuador está precisamente en el proceso de endeudamiento más acelerado de su historia. Este mes de Mayo, 2008 recibió 400 millones de un total de 1 200 millones de dólares ya aprobados. El propósito de la deuda es precisamente para los proyectos de infraestructura vial, hidroeléctrica y petrolera. Tal como había explicado antes, el plan Camelot es un plan a largo plazo y los caballos de Troya fueron puestos en el poder para construir la infraestructura necesaria para explotar los recursos. La deuda garantiza que las compañías estatales que se forman eventualmente queden sin dinero tan pronto como terminen el proyecto. Así la supuesta naturalización que sirve para que el pueblo no se oponga a los proyectos, es solamente utilizada por la élite financiera para construir la infraestructura sin costo alguno para ellos. Parte del plan es que una vez terminados los proyectos se le informa al país que no se le puede extender más crédito y con ello se crearan las circunstancias correctas para un nuevo auge de privatizaciones.
Los préstamos sin em
bargo no deberían ser necesarios porque el país debería tener suficiente dinero para cubrir sus gastos. No existe respuesta alguna siquiera de dónde desaparece los dineros del petróleo.

Para el año 2000, el 75% de la producción petrolera de Ecuador ya estaba en manos y bajo el control de PetroEcuador, la Empresa Estatal de Petróleos del Ecuador. La documentación y evidencia muy claramente demuestra que PetroEcuador contribuía 300,000 (bbl/d) barriles diarios y las compañías extranjeras solamente 100,000 (bbl/d) barriles diarios. Para un total de 400,000 (bbl/d) de exportación de petróleos; 236,000 (bbl/d) destinada a Estados Unidos. La otra parte a Chile y países caribeños. (http://www.eia.doe.gov/emeu/cabs/ecuador.html). 

Sin embargo, todo el dinero se esfuma y como demostraré, el Banco Central, el gobierno central y la misma prensa manipulada continúan promoviendo la idea que son las compañías multinacionales que se roban el dinero del petróleo. Precisamente, Correa hizo declaraciones ante la BBC de Londres y en varias conferencias clamando que Ecuador recibe solamente de $3 a $4 dólares por el petróleo. Pero el 75% de la producción ya está en manos de PetroEcuador. 
Ecuador produce 508,000 (bbl/d) barriles de petróleo diarios. La producción en realidad es mayor todavía ya que no se toma en cuenta siquiera la producción de alrededor de 100,000 (bbl/d) barriles de la Punta de Santa Elena que gobiernos anteriores decidieron son campos marginales y son libres de impuestos, supuestamente la producción va destinada directamente a la refinería y los fondos deben servir de financiamiento para la Universidad de Guayaquil. Sin embargo, de acuerdo a los datos obtenidos y publicados por varios organismos es indudable que la producción y exportación de petróleos de Ecuador sobrepasan los 400,000 (bbl/d) barriles diarios, dejando aún alrededor de 200,000 bbl/d para consumo interno y pago de subsidios. 

Para fines de este cálculo he decidido tomar solamente la cantidad que ya está en manos y control de PetroEcuador desde el año 2000. Dejando por tanto fuera del cálculo los 100,000 (bbl/d) que continúan siendo parte de la producción y exportación en manos de compañías extranjeras, y asumiendo que estas solamente pagan una minúscula parte del costo de venta. Aunque el mismo Correa ha declarado varios posos petroleros en manos de compañías extranjeras como campos marginales y por ende libres de impuestos. Eso significaría que si Ecuador percibe solamente un dólar por cada barril diario, en 365 días del año la cifra sería: (# de barriles exportados diariamente) X (días del año)= total de barriles vendidos (Vd. /d) X (DPA)= Total vendido por PetroEcuador.
 (300,000) x (365) = 109,500.000 barriles de petróleo exportados al año

Si ignoramos el costo al que se hayan vendido y asumimos que el país percibe un sólo dólar por cada barril, entonces la cifra en dólares sería exactamente la misma cifra en número de barriles vendidos. No existe ningún documento que reporte esa cifra y por ende no existe el dinero de al menos $109,500.000 dólares pagados a Ecuador. Aún asumiendo que la mitad sea consumido en gastos, es lógico asumir que el país debería tener al menos $55 mil millones de dólares si solamente percibiera un sólo dólar por barril como beneficio del petróleo. 

Las cifras de exportación son verídicas, las cifras de producción son reales, y por cada dólar que suba la cifra se doblaría directamente proporcional a dicha cantidad. Sin embargo, en el informe entregado al país se declara que el país ha percibido un  poco menos que $10,000 millones de dólares en tres años, lo cual no representa ni el 10% de la figura real que se ha vendido en un año. En otras palabras, significa que Ecuador estaría recibiendo 10 centavos de dólar por cada barril. Cuando el mismo Banco Central del Ecuador reporta que el costo de venta de petróleo ecuatoriano ha fluctuado entre $51 a $81 dólares en el año 2007. Cuando no ha sido parte de la ecuación por lo menos 208,000 (bbl. /d) barriles diarios para el consumo interno y el pago de varios subsidios del país. 

Esto significa que por cada dólar que incremente el precio y si suponemos que el país percibe al menos cinco dólares por barril la cifra sería así:

Total de barriles exportados X cantidad percibida por el país= Total de dinero pagado al país.
109,500.000x$5=$547,500.000. 
Si asumimos que el petróleo Napo ha percibido al menos un costo de $85 dólares por los últimos doce meses esa cifra sería así:
109,500.000X85=$9,307.500.000

La cifra sobrepasa los Nueve Trillones de dólares y no olvidemos que no hemos tomado en cuenta la producción de las multinacionales.

Cualquier persona puede revisar el hecho que Petroecuador ha clamado producción y ventas de 67 millones de barriles al año. Esa cifra multiplicada por US$81 dólares es nada menos que US$5,427.000.000. Lo cual significa casi cinco trillones y medio. Como es posible entonces que se reporte al país que las ganancias del petróleo son unos míseros 4 mil millones. Los dineros se esfuman y Correa nada ha hecho, ni ha dicho al respecto, porque le interesa vender la mentira que las multinacionales se han robado todo, pero mas del 50% de la producción esta en manos del estado y nada tienen que ver las multinacionales en esa producción. Así el otro cincuenta por ciento del petróleo también desaparece.

Si bien los años anteriores al 2007 son otros gobiernos los que deben responder a estas discrepancias, no debemos olvidar que en esos años el costo de petróleo era únicamente alrededor a $18 dólares y subió progresivamente alrededor a $40 y eventualmente la subida de precios en 2006-2008. Aún así se reportaron ventas de sobre seis mil millones de dólares. Por tanto, no puede caber duda que el gobierno de Rafael Correa ha hecho desaparecer miles de millones de dólares y debe ser llevado a juicio por robo ilícito de dinero del Estado, pues cabe mencionar que puso en la administración de PetroEcuador a gente de su partido y quienes sigan su política. 

Indudablemente que las compañías petroleras y PetroEcuador deben cubrir gastos de producción, explotación, impuestos y demás. Eso se sobreentiende, pero no existe informe alguno de las verdaderas cifras que son pagadas por todos esos factores. Así como tampoco existe un documento de constancia completo de las ventas realizadas tanto por las multinacionales como por PetroEcuador que pueda ser comparado a los archivos de producción. De acuerdo al informe del Banco Central del Ecuador, la producción petrolera del país la dividen en crudo oriente y crudo Napo, sin embargo, los montos citados no concuerdan con las cifras de producción y la comparación de informes de otros países que reciben petróleo ecuatoriano. La discrepancia es enorme, como es la discrepancia en el valor del petróleo, las cifras que se pagan al estado y las verdaderas cifras que exhibe el mercado.

Por ejemplo, el Banco Central clama que el total de petróleo exportado en noviembre de 2007 es solamente 5,836 barriles a un precio de venta promedio de $81.38. Sin embargo, al comparar las cifras citadas en sourcewatch, que es un sitio de información para la industria petrolera; The CIA World factbook, que es la información recopilada por la Agencia de Inteligencia de Estados Unidos; además de varios análisis e informes tanto del Banco Mundial, el mismo PetroEcuador y la BBC se puede determinar que todos coinciden en que la cifra de producción petrolera de Ecuador en noviembre de 2007 es nada menos que 539,000 barriles diarios, de los cuales se reportó la venta o exportación de al menos el 65% de la producción y los tres diferentes organismos calculan que la producción se mantuvo constante alrededor de esa cifra. Concluyendo que en noviembre así como en la mayoría de los meses del año 2007 se vendieron al menos 400,000 barriles diarios. El gobierno de Correa debe responder dónde se esfumó todo ese dinero. Porque 400,000 diarios multiplicados por $81 dólares es el equivalente a $32,400.000 diarios o al menos $32 mil millones de dólares diarios. Mientras el gobierno de Correa ha reportado 4 mil millones anuales. ¿Dónde está todo el dinero?
Según datos REPSOL YPF tiene varias concesiones en Ecuador, las cuales incluyen  el Bloque 16, los Campos Tivacuno y Bogi Capirón con una producción de aproximadamente 56 mil barriles diarios, lo cual a $81 dólares por barril significa nada menos que alrededor de cuatro millones y medio diarios. 

Mientras tanto, la deuda de la petrolera con el estado se sigue sumando; actualmente adeuda al estado 270 mil dólares por el préstamo del crudo de PetroEcuador para las pruebas de funcionamiento del Oleoducto de Crudos Pesados OCP.  Tampoco ha cancelado 100 millones de dólares por concepto del reajuste de la tarifa real del transporte de crudo de REPSOL YPF por el Oleoducto Estatal SOTE. 

En un acto sin precedentes y de  enorme perjuicio al país, las compañías PETROSUD,
PETROBELL y TECPEC, que operan los campos marginales Pindo, Palanda, Yuca Sur, Tigüino y Bermejo fueron excluidas de la Ley Reformatoria a la Ley de Hidrocarburos, excluyéndoles así de cualquier pago tributario, en otras palabras, están ganando millones de dólares sin pagar un centavo al país, todo con el supuesto propósito de subir la participación del estado a un 50-50, de los altos excedentes del precio del petróleo. 

Como se puede llegar a ninguna otra conclusión excepto que Correa está conduciendo políticas que favorecen a fuerzas extranjeras. Mientras se impone impuestos enormes al pueblo, se evita impuestos de millones de dólares del petróleo.

Igualmente, el gobierno de Correa ha adjudicado a varios consorcios empresariales la entrega de algunos campos petroleros importantes de PetroEcuador, como PUCUNA, TAPI, TETETE y FRONTERA, DYGOIL, en plena violación de la Ley de Hidrocarburos.

Pero es precisamente la razón esencial por la que estas compañías fueron entregadas dichos posos, es el ejemplo total y verídico que esto es el futuro de Ecuador. Pues estos posos son los que disfrutan de carreteras, y servicio eléctrico. 

Rafael Correa simplemente los ha declarado posos marginales y así no tienen que cumplir con pago alguno al estado, mientras se han entregado posos petroleros dotados de estaciones de producción, estudios sísmicos y GPR completos, personal técnico entrenado por el estado, algo que se ha gastado cientos de millones de dólares fueron entregados con pleno consentimiento del caballo de Troya.

Si Ecuador percibe solamente unos 25 centavos de dólar por cada barril, entonces el país debería recibir al menos 6,4 mil millones de dólares por año.  En la siguiente tabla se puede ver las cifras claramente. Es indudable que de cualquier forma que se quiera analizar, los dineros del país están desapareciendo. 

Correa se ha valido de estas mismas cifras para declarar todo tipo de nuevas reglas y ha clamado desde el 50% de ganancias para el país hasta la supuesta ley del 99%. Pero eso nos conduce entonces a que Correa tendría que responder dónde ha desaparecido el dinero del petróleo. Simplemente, la retórica obedece a la implementación de las supuestas medidas nacionalistas y patrióticas, pero muy claramente es solamente una estrategia mediática para justificar la enorme deuda que se está recibiendo de varios organismos. Deuda que servirá para construir la infraestructura, que ciertamente es necesaria e imprescindible para el país, pero extrañamente no se está implementando tecnologías alternativas que permitan la participación de la pequeña y mediana industria del país.  En la realidad, Ecuador no está ganando ni un sólo centavo más, o el dinero se sigue esfumando.
 
Producción Petrolera:
539,000 bbl/day (2007estimado) 
Consumo Interno de Petróleos:
182,000 bbl/day (2007estimación) 
Exportación:
400,600 bbl/day (2007 estimación fuente CIA) 
                      Importación:                               44,680 bbl/day (2004) 
                     Reservas de                                   5.89 billón bbl (estimación suministrada por un
experto.)  petróleo:
Producción de               279.4 millones cu m (2007estimación)  Gas:
Cifra de            13.300 millones de dólares (Informe de la CIA 2007) exportación:


La Manipulación Sexual y de Otra Índole.

Existen demasiados indicios que indican que el gobierno de Rafael Correa está utilizando las mismas técnicas que uso Fidel Castro en su gobierno, tal como se ha explicado, esas técnicas fueron desarrolladas en los 1950’s como técnicas anti subversivas y de control mental por los servicios de inteligencia MI-6 británico y también por la CIA.

Las técnicas utilizan todo tipo de mecanismo para mantener control sobre todo el personal de la burocracia administrativa de los ministerios a fin de asegurar su obediencia y lealtad. Puede ser desde el simple rumor que se han encontrado aparatos de espionaje en las oficinas de ciertos ministerios, o que se han encontrado teléfonos intervenidos. Con esa finalidad se establecen líneas supuestamente “seguras”, pero las compañías telefónicas del país están conformando un consorcio de unidad,  las empresas de telefonía Andinatel, Pacifictel son los accionistas de Telecsa (Alegro) y esta por ende no tiene voto alguno en las decisiones en el Consorcio de Telecomunicaciones, Detrás de todo está AT&T, ésta siendo norteamericana y con la presencia de la NSA con oficinas en Ecuador, cada grabación, cada conversación privada del gobierno esta siendo totalmente monitoreada y controlada.
De esta manera se mantiene el control sobre el terreno de las ideas. El personal se ve obligado a cumplir porque tienen miedo de las repercusiones. De esta forma se obtiene la aparente “unidad de voz” del partido y del gobierno. No hay ministros ni empleados que emitan voz de oposición a las políticas de Rafael Correa. 

La técnica es básica y considera que quien no piense como lo desea el estado o el grupo que detenta el poder será considerado un enfermo que recibirá atención médica preferiblemente del tipo psicológico. Generalmente se hace todo lo posible por considerarlo loco, desequilibrado y además se le desacredita, desprestigia, se le anula e invalida. Tal como sucedió con Pazmiño cuando publicó los videos de Patiño. De esta forma, en poco tiempo se destruyó todas las credenciales y el trabajo que había hecho para el gobierno, en realidad no había cambiado nada, era la misma persona que les sirvió a sus intereses, pero con el desprestigio generalmente se logra que pierda sus derechos y nadie les hace caso.

De esas técnicas de espionaje que se está usando en el gobierno de Correa no pueden escapar ni los oficiales militares, tal como consta la operación que Correa realizó al acusar sin pruebas ni evidencia al ejército y las fuerzas militares de estar infiltradas por la CIA, es todo lo reverso, fue gracias a esa acción que ahora está libre de poner el personal que sea fiel a la línea del gobierno.

Igualmente, los trabajadores públicos serán sometidos a la misma técnica, inclusive personal de los servicios de contrainteligencia o inteligencia. Así como también los dirigentes políticos tanto locales como regionales, inclusive de otros partidos.  Para ese fin se utilizan investigadores privados, se les involucra en actos delictivos, actos criminales o actos de espionaje. Tal cual está sucediendo en el caso Logroño. De lo contrario, se utiliza prostitutas que pueden ofrecerse a la persona que sea el blanco de la misión y sea fotos o grabaciones de sonido, grabaciones telefónicas pueden ser utilizadas para obtener su silencio o su voto. Inclusive se puede obligar a dichas personas ya involucradas a cometer actos, proponer acuerdos diseñados de acuerdo a la conveniencia e interés de Correa. Un gobierno liderado por un caballo de Troya obedece los intereses de una fuerza extranjera y por ende jamás pueden gobernar defendiendo los intereses del pueblo sino para los intereses de esa élite financiera mundial. 

Realidades Económicas vs. Absurdos de Correa 

Más allá de conceptos económicos los resultados obtenidos por países que en los últimos años han demostrado enorme crecimiento se pueden resumir quizás así: Visión y planeamiento nacional a largo plazo, clima favorable de inversiones que incluyan regulaciones claras, incentivos de impuestos, orden y seguridad. Además de la oferta de producción laboral barata, costos bajos de materiales, tratados que faciliten el comercio, tecnologías aplicadas para reducir costos de manufacturación, reducción de impuestos a corporaciones por medio de incentivos a la inversión (se da crédito cuando invierten en tecnología). Implementación de reformas a la educación para el entrenamiento apropiado de personal.

Las realidades económicas no pueden ser ignoradas en el planeamiento e implementación de las políticas económicas del gobierno ecuatoriano. Especialmente no se debe olvidar el recurso más importante de un pueblo, el recurso humano y la necesidad suprema de mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos como el mandato mismo de la existencia de un gobierno.  Lamentablemente, en nuestro país se pretende ignorar la lógica y lo que está sucediendo en el mundo.

En la última década, China ha despertado del letargo en el que estaba sumido por el comunismo. La economía emergente precedida por Japón, Corea del Sur, Singapur, Taiwán, Hong Kong y en no menor grado, India no tiene paralelo. El progreso económico en Asia ha sido marcado por enormes cambios tecnológicos e industriales. Al mismo tiempo que al combinar las poblaciones masivas de estos países, se hace imposible que países latinoamericanos compitan con ellos en términos de mano de obra barata a raíz de sus enormes poblaciones.

El impacto y las repercusiones del progreso chino se pueden sentir en todos los países, sean estos desarrollados o subdesarrollados. Se hace imperativo desarrollar estrategias y respuestas al reto que implica. Ecuador necesita un cambio radical que le permita un verdadero progreso y desarrollo.

Por todo lo expuesto se hace aún más difícil entender las políticas económicas de Rafael Correa y solamente sirven para desnudar la verdadera razón de quien controla sus decisiones. Se puede argumentar que Correa está gobernando sin un plan concreto de gobierno, pero sabemos que los parámetros ya fueron bien definidos. Aunque su argumento sea que quiere crear su propia versión económica. Pero, el gobierno de Correa es una contradicción absoluta. Por un lado es inestable y desordenado por los constantes cambios de ministros que nunca parece concretarse ninguna política antes de que salga un ministro y lo reemplace otro. Por el otro es extremadamente eficiente en implementar las políticas de reorganización del estado y la destrucción de las instituciones democráticas. Tal parece que el personal tiene que atenerse a los caprichos de Correa que mueve sus piezas de ajedrez como si fueran bolas de ping pong, pero destruye todo organismo con la exactitud de un reloj. Reiterando nuevamente lo ya apuntado de cómo el plan Camelot esta diseñado a causar el deterioro de todas las instituciones y del aparato gubernamental.

Haciendo un breve análisis se puede observar que las decisiones económicas de Correa han sido tan erradas que -de seguir su curso- pueden terminar en una grave crisis económica para el país suramericano. Ecuador tiene un crecimiento económico de 2.65% en el año 2007, de acuerdo al gobierno mismo, un número mucho más bajo ha sido citado por varios especialistas y economistas. Uno de los índices más bajos de todo Latinoamérica cuando Ecuador ha disfrutado de la subida de precios más alta en la historia mundial.

Mientras que el gobierno de Rodríguez Lara en el previo experimento de reconstruir naciones obtuvo un 10% de crecimiento y a pesar del constante cambio de gobiernos desde 1999, la economía ecuatoriana había logrado un crecimiento de al menos 4% en el 2006 durante el previo gobierno. La producción petrolera del país ha decaído considerablemente sin que haya una buena explicación cuando PetroEcuador ha mantenido control de la producción de al menos el 75% del recurso. Sin embargo, se ha seguido reduciendo porque no existe una ley clara que permita la inversión extranjera. Es de incautos decir que Ecuador está “negociando” con Venezuela, cuando es el único país con el que está haciendo tratos al respecto, porque ahuyentó a todas las multinacionales con los pronunciamientos de Correa de querer demandar enormes porcentajes de impuestos y regalías. El proceso como lo vengo explicando es simplemente iniciar los proyectos de infraestructura para el eventual colapso y finalmente terminará en manos del mismo postor de siempre.

No tiene sentido la posición de Correa de disminuir la producción petrolera. La producción comercial del país ha decaído considerablemente, al igual que la inversión extranjera y lo único que súbitamente ha subido es la aprobación de préstamos que sin más, ahora se le aprueban con miles de millones en camino para los varios proyectos de infraestructura. 

Correa puede clamar que la inversión extranjera ha subido, es únicamente gracias a tratados que ha firmado con Hugo Chávez, quien intenta exportar el modelo socialista de Heinz Dieterich Steffan usando la riqueza de petróleos venezolanos. El gobierno de Correa alude que la reducción en la producción petrolera se debe a la ineficiencia de técnicos ecuatorianos, delatando nuevamente el pretexto de contratar solamente multinacionales sin importar cuantos profesionales ecuatorianos queden desempleados. Correa culpa de ineficacia a la administración anterior de PetroEcuador, pero hace meses que cambió la administración y los dineros no aparecen ni crecen. Correa ha clamado ser un presidente populista pero ha ordenado que no permitirá las protestas pacíficas de la población y hasta autoridades locales están en prisión por haber marchado con su pueblo en protesta de una multinacional. 

El gobierno de Correa ha clamado que aunque la producción petrolera haya bajado la producción económica del país crecerá, seguramente porque sabe que nada detendrá el desarrollo y construcción de la infraestructura. Pero es muy difícil ser optimistas al respecto porque esta sucediendo todo lo contrario con las leyes tributarias aprobadas. La inestabilidad política del país, el acoso del gobierno de Correa contra la inversión y contra sus propios ciudadanos, inclusive los propios congresistas del país han sido prohibidos de “trabajar” que, en un depravado decreto de la Asamblea Constituyente controlada por Correa y en plena violación de la constitución vigente, “decretó” que el congreso está en recesión permanente. Algo que al ser decretado así significa que se viola la democracia y la constitución pues significa eliminar uno de los tres poderes del estado. 

Así, Ecuador vive en la incertidumbre ya que se ha creado ese ambiente por los constantes enfrentamientos. Correa acusa constantemente a la prensa, a los empresarios, a la industria y a las clases sociales. Acto seguido, se queja que hay fuerzas que quieren desestabilizar su gobierno, cuando es el ímpetu de justicia que reclama ante el atentado de las élites financieras del mundo que han puesto su caballo de Troya para construir, desarrollar e impulsar todo lo necesario que les permita eventualmente aprovechar de los recursos del país. Aunque Correa alude que otros partidos practican la partidocracia, como lo he demostrado, es Correa quien lo hace más que nunca, mientras las compañías nacionales luchan por su supervivencia y compañías internacionales y nacionales estudian proyectos de emigrar a otros países.

Ecuador debe adoptar la postura de ser una verdadera nación, libre e independiente que no está dispuesta a negociar la libertad, la democracia ni el progreso del país con ningún otro gobierno. Pero al mismo tiempo, Ecuador debe conducir sus negocios en la manera más profesional posible donde todo mundo sea considerado sin importar ideología, clase social o económica. Ahí el craso error de Correa. Por un lado, pretende hablar de desarrollo mientras sus medidas económicas parecen ser creadas para destruir la clase pudiente de Ecuador. Pero eso es un concepto errado como la lógica en la que se basa porque la destrucción de la clase pudiente hace que se detenga la inversión, se frene la industria, se imponga una recesión económica, se merma la generación de empleos, se haga más difícil la creación de nuevas empresas. No se puede crear la infraestructura de la nación solamente con contratos a compañías extranjeras, prescindiendo así de la mano de obra de ecuatorianos en su propia patria y creando el desempleo masivo que sigue forzando la migración de sus ciudadanos.

Ecuador necesita medidas económicas que le permitan crear un sistema que estimule la inversión, el trabajo, la generación de empleos y la explotación de recursos, lo cuál a su vez permitan y promuevan el comercio, las exportaciones y generen riqueza para todo ecuatoriano.

Una inversión riesgosa como es la exploración de petróleo requiere millones de dólares y aunque a veces se encuentre petróleo, la cantidad puede determinar si puede ser explotada. Si a todo esto tomamos en cuenta que los costos de exploración en la selva son bastante elevados, y si las corporaciones tienen que pagar un 30% de impuestos en sus operaciones, pagar altos salarios como sucede en la industria, necesitan invertir constantemente en tecnología, equipos y maquinaria, pero por sobre todo, el estándar de regalías en el mundo es entre el 15% al 22%, regalías que son por encima de los impuestos que cobra la nación que deberían estar entre el 15% al 20%. Así, tanto el estado como las compañías deberían terminar en una división justa del 50% para cada lado. 
La declaración del gobierno de Correa es por tanto claramente lo que desea el proyecto Camelot. Es una medida para ahuyentar a todas las compañías del mundo, afortunadamente estas rehúsan a hacerlo y se han mantenido firmes en sus intentos de operar en el país.

La misma propuesta de mantener el petróleo encontrado en los campos de ITT demuestra que Correa prefiere mantener el petróleo hasta cuando exista la infraestructura que permita su fácil explotación, y cuando el colapso económico mundial obligue a Ecuador a poner nuevamente sus recursos en las manos de la élite financiera mundial. Entonces se dará la bienvenida a la Exxon o la Mobil.

Correa rehúsa firmar el tratado de libre comercio con Estados Unidos y clama que va a implementar un programa económico que permita reemplazar dicho mercado. 

Ecuador gasta enormes cifras comprando electricidad de Colombia y Perú y el gobierno de Correa poco o nada ha hecho para incentivar y atraer la inversión extranjera que le permitan la generación eléctrica con turbinas de viento, u otras tecnologías.

Como si fuera poco, Ecuador no tiene en estos momentos una estructura legal constituida ya que debido a los caprichos de su Presidente, se mantienen en el limbo redactando una nueva constitución que el mismo Rafael Correa parece estar haciendo hasta lo imposible para que no se redacte y mantiene ocupados a los miembros de la constituyente en aprobar leyes que no deberían tener validez alguna, pues en el mismo estatuto de su creación, la Asamblea Constituyente tenía otro mandato popular. Sin embargo, si dichas leyes son aprobadas por un organismo que fue creado específicamente y únicamente para redactar una constitución, se genera un nuevo problema constitucional que seguramente desembocará en una nueva crisis política y un eventual enfrentamiento entre grupos políticos, agrupaciones sociales y los mismos poderes del estado y los militares.

Mientras que en países como Noruega las compañías petroleras hasta reparten un porcentaje a sus ciudadanos, en nuestro país el títere de la CIA negoció el pago de 3 centavos por barril de petróleo de la Texaco desde 1958 a 1978 en el robo más descarado por parte de una multinacional en la historia del país, que después abandonó dejando daños ambientales y sin haber contribuido a la infraestructura del país. A pesar de ello, se echan laureles en su propio sitio de Internet clamando ser los pioneros de la explotación de petróleos usando helicópteros, pero precisamente por eso nunca limpiaron el desastre y la calamidad que creaban. La cantidad de carcinógenos que derramaron en la selva, en los ríos tributarios del Amazonas  es igual a diez derrames de Valdez en Alaska. Es inconcebible que Brasil, Perú y Ecuador no hayan tomado acciones para limpiar ese enorme daño ambiental que puede traer serias consecuencias a la ecología y está causando cáncer y muerte a las tribus y los colonos de la región. Abrigo esperanzas que se forme una comisión para solucionar ese grave problema.

Ecuador por ejemplo, podría obtener grandes beneficios aún sin implementar cifras exactas como existen en Estados Unidos donde las corporaciones terminan pagando hasta 43% de sus ganancias. Ecuador podría establecer tarifas fijas de impuestos a las multinacionales y a las corporaciones. Pero lejos de incentivar la inversión, al imponer impuestos a la renta entre el 5% al 35% no solamente impide atraer gente calificada, Correa se delata en sus intenciones de sumir a todos los ecuatorianos a la pobreza cuando clama que es “prácticamente un crimen que unos ganen $30,000 dólares”. Un verdadero ecuatoriano debería aspirar que todo ecuatoriano gane al menos unos $80,000 dólares y no que todo ecuatoriano gane unos $5,000 al año.

Al mismo tiempo, existe una emergencia nacional de establecer nuevas industrias e incentivar la agricultura y comercio, así como también la explotación de recursos mineros porque los recursos petroleros de Ecuador están cada vez más escasos y en el caso de petróleo, es muy posible que Ecuador tenga solamente unos quince años de suministros y recursos petroleros. ¿Qué sucederá entonces? 

Es responsabilidad del gobierno iniciar un proceso de cambio paulatino que permita la transición de Ecuador de país petrolero a país con industrias alternativas. Por ello, debe buscar desde ahora soluciones que permitan la producción eléctrica con haciendas de viento, fábricas de combustible alternativo como el diesel de desechos de aceite, mayor exploración en todo el Pacífico. Reformas a la educación que incentive la minería, la reforestación, la pesca, etc.

No debemos olvidar que la riqueza del mundo se ha transferido. De acuerdo a un estudio de la misma CIA, los países más ricos son China y Japón con 16.5 billones de excedente comercial, seguidos por Alemania, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Noruega, y Hong Kong mientras el país más pobre del mundo es en realidad Estados Unidos, que tiene una deuda de 75 trillones de dólares; algo que no podrá pagar nunca. Aunque oficialmente el gobierno declara que es solamente 9.129 trillones.
Ecuador debe poner énfasis en establecer el comercio con países que están creando una enorme demanda de productos, tal como es el caso en los países asiáticos. Después de todo es un área geográfica de sobre 15 millones de kilómetros cuadrados, integrada por 22 países y con una población que se acerca a los tres mil millones de habitantes, si se toma en cuenta India. Entre estos países se encuentra China, Indonesia y Japón, Corea del Sur, Taiwán, Corea del
Norte, Hong Kong, Tailandia, Filipinas, Malasia, Vietnam, Brunei, Laos, Singapur, Camboya, Nepal, Sri Lanka, Myanmar, Mongolia, Bután, Blangadesh y Maldivas. 

Solamente la clase media de China es de sobre 330 millones de habitantes, lo cual es más grande que toda la población de EE.UU. La población entera de China se aproxima a 1.3 mil millones y sería lógico pensar que quien venda cepillos de dientes tiene mucho que vender en China, pero igualmente quien venda mangos y bananas debe intentar vender más a China. 

Pero Correa se pasa el tiempo en giras por todo Latinoamérica clamándose ser víctima de un ataque colombiano y habiendo cobrado la vida de un ecuatoriano militante de las FARC. A quien le pregunte algo que no le gusta, el mandatario ha recomendado valium a quienes se opongan a su plan socialista.  La producción bananera, de mangos y de otros productos termina pudriéndose porque otros países están cerrando las puertas a Correa y así el pueblo sufre.
El dólar sigue perdiendo su valor adquisitivo y devaluándose. Razón primordial por la que Ecuador debe salirse de la dolarización. Pero no solamente por la caída del dólar sino debido a que cuando Ecuador entregó sus reservas de oro a la Reserva Federal de Dallas, cada onza estuvo evaluada en $234 dólares. Si dichas onzas de oro son devueltas, éstas tienen un valor de sobre $1,000 por cada onza, el momento que se le devuelva a Ecuador el oro que le corresponde, prácticamente la deuda externa queda pagada y la valorización del país es mucho más grande y puede por tanto respaldar su propia moneda.
La nueva ley aprobada por la Asamblea es inconstitucional, especialmente cuando centraliza aún los impuestos de las provincias de Ecuador, cuando deberían estas mantener su independencia del gobierno central. Cada provincia debe recibir el pago correspondiente de las compañías que operan en el país. Correa logró aprobar una ley tributaria en el país sin que la Asamblea tenga tiempo de analizar dichas leyes ya que fueron presentadas y aprobadas en 12 días mientras eran días feriados (Diciembre 17 a Diciembre 29).

Pero, dichas leyes ni siquiera intentan solucionar problemas existentes tales como el fraude que existe donde compañías que operan por ejemplo en Imbabura, como Cementos Selva Alegre evita pagar ningún impuesto a la Provincia de Imbabura y paga impuestos como si fuera compañía que opera en Pichincha por meramente tener las oficinas allí. Esas cosas deben cambiar pues la provincia donde se explota los recursos no se beneficia. En otras circunstancias se conduce la explotación de varios posos petroleros en la punta de Santa Elena y todo el dinero va para beneficio de la Universidad, sin que Ecuador como país perciba absolutamente ningún beneficio del recurso.

Si Ecuador adopta medidas mesuradas y equitativas que las multinacionales puedan adoptar sin mayor argumento, pues son medidas similares a las que tienen que pagar en EE.UU., entonces Ecuador se puede beneficiar al imponer un porcentaje de impuesto a las corporaciones y una cifra de regalías. En Estados Unidos la combinación de impuestos federales y estatales que pagan las corporaciones es  alrededor del 40%, a esto las compañías pagan regalías a los Estados de alrededor el 20%. Generalmente son los impuestos estatales que cubren muchos programas de educación, salud, generación de empleos, construcción de vías e infraestructura, etc. Y otros programas de la misma índole son financiados por el gobierno central federal. Basado en estas premisas ampliamente conocidas y verificables, si Ecuador implementara leyes fáciles de aplicar como por ejemplo, un 15% de impuesto a la renta de toda corporación que opera en el país, el 10% de impuesto provincial para que la provincia donde se explote el recurso se beneficie y pueda pagar la infraestructura necesaria, la educación, el desarrollo económico, sin importar que fuese nacional o extranjera, y un 15% por regalías por explotación del recurso petrolero o minero, de los cuales el 5% debe ir también al gobierno provincial, lo cual permitiría atender las necesidades de infraestructura, educación, salud y protección ambiental.  Solamente así el desarrollo de los pueblos podría convertirse en realidad. Los precios actuales del petróleo, del oro, la plata o el cobre en realidad no son tan grandes como la gente piensa, es el dólar el que ha perdido tanto valor que por ello el valor adquisitivo es el efecto inflacionario creado por la misma Reserva Federal

Así Ecuador podría generar empleos, y desarrollar la infraestructura necesaria sin recurrir a enormes préstamos de instituciones manipuladas por la élite financiera mundial.

Solamente con una estructura económica apropiada y una base económica estable se podrá mejorar la educación y hasta adjudicar un porcentaje a la reforestación de Ecuador como medida que ayude a detener la rápida pérdida de sus glaciares, razón que podría tener catastróficas consecuencias para la agricultura del país. 

Los Ciudadanos de Una Nación No Son “Recursos No Renovables”.

Es impresionante el grado de control que quiere ejercer este gobierno sobre la gente. La Asamblea Constituyente de Ecuador ha aprobado ciertos códigos o artículos de ley que aparecen como algo muy benigno, pero son extremadamente peligrosos.  Aparte de la desorganización de dar patadas al viento con artículos incoherentes sin establecer primero los poderes del estado democrático de Ecuador, sin declarar los derechos humanos y civiles de sus ciudadanos, y sin establecer la legalidad para la propia asamblea. Los ecuatorianos tienen ahora que aceptar el fascismo de Acuerdo País como la supuesta gran revolución ciudadana.  La Asamblea Constituyente ha declarado al estado ecuatoriano como propietario  del patrimonio genético. Nadie ha hecho preguntas. Pero veamos lo que esto conlleva. 

El artículo aprobado por la Asamblea Constituyente dice así: 
Art. 3. El Estado ecuatoriano es propietario y ejerce soberanía en especial sobre los recursos naturales no renovables que se encuentren en su territorio, incluidos el agua, los yacimientos minerales y de hidrocarburos; así como la biodiversidad y su patrimonio genético y el espectro electromagnético. El patrimonio cultural es bien público, bajo las distintas formas de propiedad que establezca la Constitución y la Ley. 

De acuerdo a estudios y análisis realizados por la UNESCO, se aprobaron leyes para prevenir contra los abusos que en el futuro se pudiesen dar debido a un nuevo orden eugenésico regido por las leyes del mercado. Los adelantos científicos han permitido tal desarrollo en el campo genético que se pudiese prevenir que en el futuro los padres podrán “programar el porvenir biológico de sus hijos”, incluso antes de su concepción. Pero, alguien se ha preguntado lo que esto significa si el ciudadano ecuatoriano le nombra y concede al estado como PROPIETARIO DEL PATRIMONIO GENÉTICO. Ese pequeño artículo de la nueva constitución significa que el Estado Ecuatoriano tendría el derecho de “programar el porvenir biológico de sus hijos”, al igual que de los fetos y hasta cuando una persona haya muerto tendrían el poder de “tomar posesión de su recurso genético y vendernos en partes, en cómodas cuotas mensuales”. ¿Acaso Correa ya está pensando en un nuevo gran negocio de vender partes humanas? 

Si bien el único país que ha tenido en su constitución una declaración de poder y propiedad del patrimonio genético es la Alemania Nazi, es difícil creer que la Asamblea Constituyente pretenda pasar dicha ley burlándose de la sociedad cuando los declaran recursos no renovables, en un claro atentado contra sus ciudadanos en aprobar una ley predadora de la humanidad por parte de Acuerdo País. Pasar esta ley concedería el derecho al estado ecuatoriano de subyugar a sus ciudadanos a cualquier experimento genético si este así lo desea.

Si por un lado los estudios genéticos realizados por compañías como Genetech y Eli Lilly persigue el adelanto científico aludiendo que al alterar la genética pueden encontrarse curas a la diabetes, al alzheimers, schizofrenia, etc., al mismo tiempo, persiguen alterar “caracteres indeseables”.  A esto se crean muchos interrogantes ya que quienes tengan un gen de leucemia, querrán eliminarlo del esperma o del óvulo del que nacerá su hijo.  Bajo la nueva constitución ecuatoriana, los ciudadanos no tendrán ese derecho pues el dueño del patrimonio genético sería el estado ecuatoriano y tendría que solicitar que el estado lo haga. 

La pregunta para la Asamblea Constituyente de Ecuador es, qué es lo que pretenden en Ecuador nombrando al Estado el Propietario del patrimonio genético. Porque al hacerlo significa que los ecuatorianos se convierten en “OTRO RECURSO DEL ESTADO” y entonces, queda a discreción de Rafael Correa vender algunos ecuatorianos como especies y como ratas de laboratorio pues somos “propiedad del patrimonio genético de Ecuador”. 

Estoy seguro que asambleístas del gobierno (al menos seamos honestos, los 80 sub sirvientes de Correa quienes abandonaron su conciencia al ganar el voto popular y ahora aprueban sin cuestionamiento alguno todo cuanto desea Correa, dejando olvidado el hecho que están sirviendo al pueblo ecuatoriano y no los intereses del partido Acuerdo País) desconocen lo que está sucediendo en el país y lo que realmente conllevan las propuestas, las nuevas leyes y lo que es Socialismo XXI. Al menos eso les libraría de culpa, de lo contrario son participes de la destrucción del Ecuador como nación.
No es la ciencia la que plantea problemas, sino sus aplicaciones. Igualmente no es la existencia de la Asamblea el problema, es su incompetencia.

Empresas gigantes, como los grandes grupos químicos que han empezado a cerrar sus departamentos de química pura para concentrarse en las ciencias de genéticas están pasando de la era de la petroquímica a la de la genética comercial. Los genes serán en el siglo XXI lo que el petróleo, los minerales y los metales fueron en la era colonial e industrial: Una materia prima.

Lo que está en juego en este comercio tiene un nombre: “patentes”. En la última década se han aislado casi la totalidad de los 60.000 genes que constituyen nuestro patrimonio genético humano. Durante al menos veinte años, la propiedad intelectual de prácticamente cada uno de esos genes pertenecerá a esas firmas. Esto es crucial de entender y comprender y la razón por la cual cuando la Asamblea Constituyente de Ecuador al declarar en un artículo que el estado ecuatoriano es ahora “PROPIETARIO DEL PATRIMONIO GENETICO”, es el equivalente a declarar a cada ciudadano ecuatoriano igual que ganado o borregos y con un plumazo, declaran al ESTADO como PROPIETARIO SOBERANO de cada ecuatoriano. ¿Está dispuesto usted a convertirse en propiedad de Acuerdo País? ¿Qué opción tiene Ecuador si un día después de aprobada la constitución, Correa decide vender el patrimonio genético de Ecuador a una compañía a cambio de unos milloncitos (fácil después lo niega y dice que muestren la computadora)? 

No hay que pasar por alto que Costa Rica, por ejemplo, tiene un tratado ahora con Merck and Co. en el cual se le concede el derecho de acceso a todo el patrimonio genético del país, aparte que mantiene una organización de un millón de dólares. Pero, sobre todo, los medios de información no han entendido todavía la verdadera trascendencia de esas cuestiones, pues están obnubilados por la revolución de la información. Varios argumentos se han presentado ante la UNESCO con respecto a la estafa que representa el patentar los genes. Nunca ningún estado se ha declarado PROPIETARIO de los genes de cada ciudadano. Las legislaciones europeas y estadounidense estiman que un producto patentable debe ser original y útil. Pero en 1987, la Oficina de Patentes de Estados Unidos añadió a sus textos un párrafo que estipula que en lo sucesivo es posible patentar toda forma de vida genéticamente modificada, con excepción de los seres humanos después del nacimiento; creando con ello un cuestionamiento con respecto al feto. La única razón de esta restricción es que la constitución estadounidense prohíbe la esclavitud.

Miles de genes animales y humanos ya se han patentado. Por ejemplo, la compañía Myriad Genetics patentó el gen del cáncer del seno, en particular entre las mujeres azkenasíes (de origen judío de Europa central). Esa empresa es titular de una patente y es un invento suyo. Cuando una mujer, en cualquier parte del mundo, se somete a una prueba para detectar este gen, una parte de la suma que paga termina en manos de la compañía por concepto de derecho de patente.

El microbiólogo Stuart Neumann, solicitó patentar treinta manipulaciones que abarcan todas las combinaciones posibles de quimeras (animal-ser-humano) creadas para atender las necesidades de la investigación médica (humano-chimpancé, humano-cerdo, etc.).  Al quedar en manos del estado ecuatoriano, me pregunto si Correa ya está pensando en crear una nueva quimera (pelucón-humano). Yo estoy opuesto a la práctica de estas compañías, pero no puedo aceptar de ninguna manera que el estado ecuatoriano se declare dueño de mi patrimonio genético, menos Correa. La idea de dejar que el mercado y los consumidores decidan sobre nuestro futuro es una perspectiva aterradora. Permitir que el estado ecuatoriano sea dueño, propietario soberano de mi patrimonio genético es una tragedia. 

A numerosos microbiólogos les resulta excitante la idea de ser capaces de controlar el destino de cada humano y el alterar genéticamente a cualquier humano es jugar a ser Dios. ¿Quién me puede contestar honestamente después de ver el ego de Rafael Correa que a este señor no le encantaría jugar a ser Dios y mandar a transformarnos a quiénes nos oponemos a sus POLITICAS DE DESTRUCCION DEL ECUADOR?

Corresponde al pueblo ecuatoriano, y en especial a las nuevas generaciones, apoderarse del tema, debatirlo, formular preguntas, hacer oír su voz en la calle, los medios de comunicación, ante los tribunales, etc. Pero no permitiré que Acuerdo País me declare ser simple recurso de propiedad del estado.  

Incluso cuando las revoluciones sociales, tecnológicas y comerciales transforman las civilizaciones, siempre hay medios para influir en la nueva correlación de poderes que se instaura, para hacer valer su opinión. Tenemos que cobrar conciencia de que el país ha sido secuestrado por las FARC, cuando este gobierno recibió dinero del narcotráfico y de las FARC. La posición del gobierno de que se le entregue el hardware, el software y se le explique la tecnología de análisis es una burla a la inteligencia. Ahora somos víctimas de una política depredadora fuera del marco de la ley. Existe el riesgo de que escape del control ciudadano como ya ha logrado anular el control político de otros partidos y de estructura democrática al anular el congreso. 

No soy optimista ni pesimista. No sé si la generación actual sabrá tomar las decisiones adecuadas. Pero abrigo vivas esperanzas de que así sea. El cambio puede lograrse utilizando otras vías que no consistan sólo en apoyarse en las instituciones, que mantienen el statu quo. El militantismo no se limita a desfilar por las calles. No sólo debemos expresar nuestro desacuerdo sino proponer también una visión alternativa.

Una vez que se preste verdadera atención al comercio genético, el debate surgirá rápidamente no sólo en los medios militantes sino también en la industria. No se tratará solamente de un combate entre los ciudadanos, por un lado, y las grandes empresas, por otro: todo el mercado sentirá sus efectos. El mundo agrícola será el escenario de un enfrentamiento decisivo entre productores y distribuidores biológicos y las empresas de biotecnología. Claro, esto sucederá en todo el mundo excepto en Ecuador, donde el dueño será el estado ecuatoriano y dependerá si se le antoja a Correa, vender el patrimonio genético del banano, cacao, café, y hasta las papayas y naranjillas ecuatorianas.
 
Se asistirá al mismo fenómeno en el ámbito de la medicina y de la salud e igualmente, quedará en manos del gobierno firmar algún acuerdo para vender el ganado ecuatoriano (perdón, a los ciudadanos ecuatorianos). Los consorcios farmacéuticos se movilizarán en favor de la introducción de nuevos medicamentos elaborados de acuerdo con sus métodos  e impulsarán el desarrollo de las terapias génicas. Por su parte, las compañías de seguros presionarán para que la misma ciencia busque métodos de atención médica preventiva, a fin de no tener que rembolsar tratamientos onerosos. Toda decisión estará en manos del estado ecuatoriano pues será el PROPIETARIO SOBERANO DEL PATRIMONIO GENETICO.

Pronóstico del Futuro Inmediato

Juguemos a ser profetas usando una formula gitana. Si uno menciona generalidades, se hace más fácil acertar, especialmente si la gente quiere creer. Me gustaría que sea parte de un experimento. Memorice el próximo párrafo y dígale a una de sus amistades que dichas palabras le definen a esa persona.  

“Eres una persona valiente que no le gusta darse por rendido, te gusta la honestidad en las personas y siempre deseas hacer el bien. Lamentablemente tu suerte ha sido echada y has tenido mala suerte en el amor, siempre has escogido la persona equivocada para amar pues eres tú quien termina dando más y recibiendo poco. Eres perseverante aunque a veces indeciso al tomar decisiones, temes herir los sentimientos y optas por callar. Románticamente eres reservado aunque hay un volcán sexual en ti, tu signo es influenciado por la Luna y Venus.”

Me atrevo a asegurarle que muchas personas se identificaron con lo anteriormente promulgado y de hecho algunas le dirán que “casi todo es exacto como son”. Y es que si uno basa un análisis en las cosas inevitables a suceder entonces es difícil equivocarse. Por ejemplo, a todos nos gusta pensar de nosotros mismos como personas honestas, valientes y casi todos tenemos uno o dos fracasos en el amor, pero todos perseveramos y alguna vez somos indecisos. De igual forma todos vamos a llegar a la muerte tarde o temprano porque es algo inevitable. Ciertamente quien toma alcohol todos los fines de semana y luego maneja el coche incrementa sus posibilidades de volverse miembro de la estadística de quienes mueren en accidentes vehiculares.  Pero para mejorar las posibilidades de pronosticar acertadamente se hace necesario ir un poco más allá, que ver las posibilidades. Se hace imperativo analizar las posibilidades en consecuencia de los actos y acciones. Todo acto provoca una reacción, dijo Nicolás de la Cusa quien  fue el primero en hablar de la relatividad de las cosas, aunque el crédito le dieron a Albert Eintein. Caso aparte, sería muy fácil mencionar ciertas generalidades y asegurar el futuro de Ecuador sin mucho a equivocarse. Pero no se necesita ser profeta para vaticinar un futuro económico catastrófico para Ecuador. 

Debemos alertar a cada ciudadano ecuatoriano que a lo largo de la historia existen dos fuerzas económicas que han dado como resultado un colapso económico. No me refiero a las fuerzas de la oferta y la demanda pues estas son solamente fuerzas que dictaminan los precios de los mercados. Me refiero a las fuerzas opuestas que han sido causantes de todo colapso económico. La fuerza de la inflación por un lado y la fuerza de la deflación. 
Los expertos en economía, entre los que se auto titula y se congratula el Presidente Correa, podrán argumentar que la tesis de la inflación no cuenta porque es más importante la antitesis de la recesión y la síntesis del estancamiento económico (stagflation). Lamentablemente, Ecuador vive en una recesión crónica y padece de un estancamiento económico. Aún mas grave desde la dolarización y ahora está entrando en un periodo de desaceleración por las políticas de Correa. Aún entendiendo que el gobierno de Correa es un gobierno manipulado por fuerzas externas para construir la infraestructura para la futura explotación de sus recursos y con ello la creación de una enorme deuda que garantice la próxima ronda de privatizaciones y nueva fase neoliberalista. El resultado es que la pobreza continuará porque el grave error de Correa es no entender que el recurso más importante de un país son sus propios ciudadanos. 

Se hace necesario  especificar los efectos económicos basados en las políticas del gobierno ecuatoriano. Sin embargo, antes de hacerlo cabe mencionar que a la Señora Economía poco le importa quién se crea economista, emperador o rey. Menos por ende le importa el origen socialista, comunista o capitalista de un gobierno, ya que simplemente reacciona a los factores: capitales, inversión, inflación. Así, tenemos que al mundo económico no le importa las retóricas ni las promesas. Los fundamentos están dados y simplemente sin inversión de capitales no existe resultado. Dinero hace dinero esa es la ley económica universal. 

Seamos realistas, lo que menos existe en Ecuador en este momento es inversión. A esta realidad se puede adicionar los factores siguientes que lamentablemente son tantos o más fuertes en Ecuador:

1. Inestabilidad política: La Asamblea Constituyente está redactando una nueva constitución, la misma que después de gastos millonarios quedará a votación del pueblo aprobarla o no.
2.  Ausencia de leyes: Aunque nuevas leyes han sido aprobadas, estas no pueden ser permanentes por no estar respaldadas de un acto constitucional.
3.   Pugna de poderes: El Congreso ha sido desconocido por el Ejecutivo y puestos en prórroga por la constituyente. Acto que está en plena violación de la constitución actual.
4.   Reducción en la producción del petróleo: Se ha incrementado gastos y aunque su presidente habla de mayores ganancias, estas son resultado de la enorme subida del costo del petróleo. Sin embargo, es de poco beneficio para Ecuador que, estando dolarizado la subida del petróleo es solamente en respuesta a la enorme caída del poder adquisitivo del dólar.
5.    Subida de impuestos: Una nueva ley tributaria ha sido aprobada sin mecanismos de control, cobro, ni tan siquiera presupuesto apropiado para cambios necesarios en los organismos como el servicio de Rentas.
6.   Cambios de regulaciones y leyes mineras: Ecuador ha perdido ante organismos mediadores y ha sido multado por violar tratados reconocidos para la protección de las inversiones multinacionales. El intento del gobierno de desconocer concesiones mineras, petroleras y tratados comerciales pueden dar lugar a juicios donde Ecuador se vea obligado a pagar enormes sumas por multas. Ecuador está obligado a pagar 75 millones a Occidental a razón de cambios anteriores.

Así, Ecuador se enfrenta a una reducción de financiamiento apropiado debido a la enorme reducción de inversión extranjera. Igualmente la inversión nacional se ve asechada por la constante amenaza de Correa quien parece promulgar que ganar dinero es pecado y no deja de pregonar, que quien tiene dinero es enemigo de su gobierno y Correa no ha mermado esfuerzos en llamarlos pelucones, corruptos, y vende patria.  En sus diatribas populistas Correa acusa casi de crimen a quienes ganan treinta mil dólares. Es espeluznante pensar que un presidente de un país piense que para que haya progreso en su país sea mejor que todos ganen poco. 

La reducción del poder adquisitivo del dólar significa que Ecuador tiene que pagar más por productos importados (el dólar vale menos; el euro, yuan, yen y prácticamente todas las monedas del mundo valen más ya que el dólar se ha caído al menos 42% de su valor desde el año 2000) mientras Ecuador percibe menos por productos exportados. Como si esto fuese poco, los incrementos en las tarifas de impuestos hace que los costos de producción sean mayores, costos de salarios, costos de importación cuando Ecuador importa el 76% de sus materias primas. 

La obvia reacción a las acciones del gobierno es un incremento a la inflación. La subida de precios es inevitable cuando se sube impuestos y tarifas arancelarias y de aduanas. Pero cuando el dólar está siendo amenazado por inflación y deflación la medicina que escribe Correa parece ser más como una inyección para acabar el tormento de un paciente a punto de morir. Al menos, si yo fuese a emitir una póliza de seguro tendría que negarla porque Ecuador está caminando al desastre. 

La reducción de gastos del consumidor siempre afecta a todo comerciante. Si se pone presiones adicionales al comercio, la industria, la producción por medio de enormes impuestos. Al mismo tiempo, no existen leyes coherentes para estabilizar la confianza de su propio pueblo. El descontento popular muy pronto podría revertirse, y en consecuencia, el pueblo repetirá la ya muy conocida danza ecuatoriana de anteriores presidentes como Bucaram, Mahuad, Gutiérrez quienes se creían tan seguros del respaldo popular que hasta ahora creen que el pueblo les quiere escuchar. Correa podría encontrarse muy pronto en un avión buscando escapar el enojo del mismo pueblo al que le ha mentido con promesas que no pueden ser cumplidas. Quizás la realidad es que el apoyo a Correa es un espejismo porque el 66% de la población (en encuesta realizada por el diario El Universo) ni siquiera saben lo que es la supuesta “revolución ciudadana” que tanto clama su presidente. 

Es difícil entender que un economista, al menos de título como es Correa, padezca de tanta miopía. Los Griegos de Atenas inventaron la palabra idiota para describir a aquel político que carecía de honestidad, o aquellos que tenían poco razonamiento con respecto a la política y al pueblo. Desde entonces, la palabra idiota ha sido modificada en su definición, pero deberíamos aplicarla más que nunca al vocablo ecuatoriano en su definición original porque no cabe duda alguna, a Correa le cae como anillo al dedo la definición original. 

Correa está tan cegado en acaparar el poder, que ni siquiera puede ser honesto con el pueblo y decirle la verdad con respecto a que no tiene control alguno de la economía, pues toda política económica de Ecuador se está dictaminando desde Washington, como parte del acuerdo de la dolarización.  Así, el economista de profesión sabe perfectamente que su trabajo está relegado a pasar políticas destinadas a cambiar la estructura democrática, política y social del país con miras a la explotación a la que se someterá al país. Medidas diseñadas por el estudio Camelot. Las mismas que son tan erráticas y tan opuestas a la práctica universal, que no pueden dar otro resultado que el empobrecimiento de Ecuador. Después de todo, cada individuo en un mundo libre quiere tener la oportunidad de ganar dinero. Si las políticas están encaminadas a convertir toda la nación en propiedad del estado bajo la dirección represiva central, aunque se lo haga bajo el pretexto de igualdad, antes de llegar a dicha igualdad las masas desempleadas, la pobreza, el cierre de los negocios, la escasez de productos, las presiones sobre el pueblo darán como resultado una revolución en contra de quien prometió el cielo y sólo ha creado un infierno. No hace falta ser profeta, simplemente debemos seguir la lógica racional de eventos para pronosticar donde terminará Correa. No me atrevo a decir cuando, pero al igual que la muerte es inevitable, el fin de Correa seguramente empieza cuando la nueva política del dólar denuncie la verdad de la moneda.  El dólar ha perdido más del 42% de su valor adquisitivo desde que Ecuador se dolarizó, mantenerse en la dolarización es absurdo. La combinación de las fuerzas de la inflación y la deflación cambiarán rápidamente el clima económico en Ecuador. El país se verá incapacitado de vender los bonos ecuatorianos y como respuesta, el incremento en deuda y déficit desnudaran los absurdos del gobierno Correa. No solamente que sus políticas obedecen intereses de los banqueros dueños del FED, pero al igual que Chávez, pese a sus pronunciamientos, nunca se ha acercado a los países verdaderamente socialistas. El socialismo XXI es escrito por Heinz Dieterich Steffan y es administrado por la Reserva Federal, el Fondo Monetario Internacional y los Organismos de Control de los banqueros internacionales de la Comisión Trilateral. En las noticias a la gente se le informa lo que esta misma gente pretende. Después de todo, Reuters fue fundado por uno de estos banqueros, aunque el banco cerró hace tiempos.  La organización noticiera reparte las noticias de interés necesario para ellos. Al igual que otras varias organizaciones que sirven los intereses de la élite mundial están controlados y son de propiedad de los mismos banqueros.
Este plan que Rafael Correa pretende implementar como caballo de Troya de Ecuador es inaceptable en un mundo de justicia. No solamente es un atentado contra la soberanía de Ecuador, es una violación a los derechos humanos y a los derechos más básicos de respeto constitucional entre dos pueblos. Estos organismos de control al mundo como el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Trilateral, el CFR deberían ser prohibidos de operar en Latinoamérica y deberían  pagar indemnización a cada ciudadano de los países latinoamericanos por el enorme daño causado por todos sus operativos en más de cuatro décadas, donde en plena violación de la soberanía y la constitución de nuestros países han operado y desencadenado sus políticas predadoras de crédito y empobrecimiento de las naciones. Por encima de la declaración de respeto a los derechos civiles y humanos, han violado esos preceptos y violan impunemente el derecho de un pueblo a ejercer su libertad política, democrática, y económica bajo el pretexto de proteger sus intereses estratégicos y económicos que jamás han sido puestos en peligro por países latinoamericanos, mucho menos por Ecuador. Los asesinatos, crímenes, infiltración, espionaje, intervencionismo, torturas, robos de información, robos de los recursos y violación de leyes en todo Latinoamérica no pueden continuar.  Las operaciones de la CIA, NSA y todos los organismos e instituciones de espionaje y de inteligencia en países latinoamericanos son un acto depravado que bajo ningún precepto puede ser aceptado. Al igual que no sería correcto pedir a la gente norteamericana aceptar que los países latinoamericanos desaten operaciones de espionaje en Estados Unidos, el pueblo norteamericano no puede pedir que sigamos manteniendo el status quo y nos hagamos de la vista gorda en nuestros países, cuando sabemos perfectamente el daño que esto ha causado. El pueblo norteamericano no puede exigir respeto a su constitución, a su privacidad, a sus derechos, mientras no sean recíprocos del respeto de nuestros propios derechos constitucionales y derecho a la privacidad y libertad de los pueblos. No se puede aceptar que la CIA, la NSA mantengan operaciones en todo Latinoamérica porque son la fuente que alimenta la corrupción, la pobreza y la miseria de nuestros pueblos.